Con un do­lor de ca­be­za, ¿voy a tra­ba­jar?

La Vanguardia - Dinero - - GESTIÓN - Jor­di Gou­la

Del ab­sen­tis­mo ha­blan to­dos y ca­da vez más. Se afir­ma que es uno de los fac­to­res que en nues­tro país afec­ta más ne­ga­ti­va­men­te a la pro­duc­ti­vi­dad y un fo­co de aten­ción per­ma­nen­te de los po­ten­cia­les in­ver­so­res. Las que­jas de los em­pre­sa­rios es­tán a la or­den del día. El pre­si­den­te de la CEOE de­cía no ha­ce mu­cho que “el 40% de las au­sen­cias

La ges­tión del ab­sen­tis­mo su­po­ne hoy una nue­va cul­tu­ra, ba­sa­da en el ‘bie­nes­tar la­bo­ral’

que se pro­du­cen dia­ria­men­te en el tra­ba­jo tie­nen un ca­rác­ter ha­bi­tual”. Es una afir­ma­ción tre­men­da. Lo ma­lo es que no te­ne­mos re­fe­ren­cias fia­bles. Ca­da país la mi­de a su ma­ne­ra y el pun­to de an­cla­je más fia­ble son las mul­ti­na­cio­na­les, que pue­den com­pa­rar los ra­tios con pa­rá­me­tros si­mi­la­res de sus fac­to­rías en di­ver­sas ubi­ca­cio­nes. Y, por lo que se di­ce, no sa­li­mos bien pa­ra­dos. Ges­tio­nar el ab­sen­tis­mo es una de las ur­gen- cias del país, pe­ro a la ho­ra de la ver­dad no lo pa­re­ce, por­que fren­te a tan­to dis­cur­so tre­men­dis­ta se es­tá ha­cien­do muy po­co.

Ni si­quie­ra la cri­sis pa­re­ce ha­ber­le afec­ta­do po­si­ti­va­men­te, só­lo en las au­sen­cias in­jus­ti­fi­ca­das. Pa­ra Sergi Riau, director de or­ga­ni­za­ción de Egarsat, “no se no­ta en las in­ci­den­cias por en­fer­me­dad co­mún, si aca­so se re­du­ce el nú­me­ro de ba­jas, pe­ro au­men­ta la du­ra­ción, con lo que equi­li­bra –o in­clu­so au­men­ta en al­gu­nos ca­sos– los cos­tes an­te­rio­res”. De El pro­fe­sor Obe­so cuen­ta que, a gran­des ras­gos, hay tres ti­pos de ab­sen­tis­mo. Uno es el blan­co, for­za­do por una en­fer­me­dad, por ejem­plo. Otro es el ne­gro, que es el ha­bi­tual en los ca­ra­du­ras, “fal­tan por­que quie­ren”. Y un ter­ce­ro es el gris. Con un do­lor de ca­be­za hay gen­te que va a tra­ba­jar y otros se que­dan en ca­sa. “De he­cho, ha­blan­do de es­te ejem­plo nos sur­gió la idea pa­ra desa­rro­llar el es­tu­dio so­bre el bie­nes­tar en el tra­ba­jo y su in­fluen­cia so­bre el ab­sen­tis­mo”, ex­pli­ca Sergi Riau. Y apun­ta que “en reali­dad, es­ta­mos en un país en el que la ley es la mis­ma pa­ra la mis­ma opi­nión es Òs­car Cua­dra­do, director de re­cur­sos hu­ma­nos de Áreas. “Si los ra­tios han me­jo­ra­do al­go, no es por la cri­sis, sino por una me­jor ges­tión”. Lo cier­to es que se avan­za po­co. Se­gun el Ba­ró­me­tro Egarsat, del 2008, un 40% de las em­pre­sas no tie­ne po­lí­ti­cas so­bre el ab­sen­tis­mo y un 37% se li­mi­ta al con­trol y se­gui­mien­to, pa­so ne­ce­sa­rio pe­ro no su­fi­cien­te. “En es­tos úl­ti­mos años po­co se ha avan­za­do, ya que la prio­ri­dad ha si­do sor­tear la cri­sis co­mo sea”, apun- to­dos; el sis­te­ma de ins­pec­ción de tra­ba­jo, tam­bién, y la for­ma de se­lec­cio­nar va­ría po­co de una em­pre­sa a otra. Sien­do así, ¿có­mo es que en em­pre­sas de un mis­mo sec­tor el ab­sen­tis­mo es del 2% y en otras del 8%? La ra­zón hay que bus­car­la en las di­fe­ren­tes po­lí­ti­cas que lle­van a ca­bo”.

Os­car Cua­dra­do ex­pli­ca que se pue­den ha­cer ac­tua­cio­nes pun­tua­les sen­ci­llas y efi­ca­ces. “Una es la entrevista pos­ba­ja, en la que se mues­tra el in­te­rés por el es­ta­do del em­plea­do y acos­tum­bra a fun­cio­nar muy bien. Tam­bién se le pue­de lla­mar du­ran­te la en­fer­me­dad, con el mis­mo ob­je­ti­vo. Si ta Riau. Y pro­si­gue, “las em­pre­sas si­guen ges­tio­nan­do el ab­sen­tis­mo co­mo ha­ce 30 años, cri­mi­na­li­zan­do las fal­tas y no se dan cuen­ta de que aque­llas que uti­li­zan po­lí­ti­cas más di­ri­gi­das a la pre­sen­cia que a la au­sen­cia han me­jo­ra­do sus­tan­cial­men­te sus ra­tios”. Cua­dra­do cree que “hay una pa­la­bra cla­ve que aho­ra es­tá en desuso: el fac­tor de im­pli­ca­ción, el com­pro­mi­so. Por otro la­do, se cae a me­nu­do en el error de ver el ab­sen­tis­mo só­lo co­mo un cos­te y no se fo­ca­li­za en el as- quien lla­ma es el je­fe directo, la reac­ción es po­si­ti­va, lo que no gus­ta es que lla­men des­de la mu­tua pa­ra con­tro­lar”. Pa­ra Obe­so es muy im­por­tan­te que sea el je­fe directo quien mues­tre in­te­rés por el em­plea­do. “Por el víncu­lo que se es­ta­ble­ce”. Y Cua­dra­do aña­de que “el com­pro­mi­so ya no es con la em­pre­sa, sino con la per­so­na”.

To­dos coin­ci­den en que pa­ra que es­tas ac­tua­cio­nes ten­gan efi­ca­cia –prio­ri­zan­do la pre­sen­cia a la au­sen­cia y, por su­pues­to, con con­trol y se­gui­mien­to– la cú­pu­la de la em­pre­sa de­be for­zar un cam­bio de cul­tu­ra. “El ti­po de li­de­raz­go que se ejer­ce es cla­ve”, di­ce Obe­so. pec­to so­cial, don­de es­tá la raíz”.

Por su­pues­to, peor es­tán los que no se han en­te­ra­do. “No pue­do en­ten­der có­mo hay em­pre­sas que se que­jan del ab­sen­tis­mo y no ha­cen na­da pa­ra me­jo­rar la si­tua­ción”, di­ce Carlos Obe­so, director del Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios La­bo­ra­les de Esa­de, y aña­de que “la ges­tión del ab­sen­tis­mo su­po­ne hoy una nue­va cul­tu­ra”. Es­ta nue­va cul­tu­ra se ha bau­ti­za­do en su de­no­mi­na­ción anglosajona co­mo well-being y lo que pre­ten­de es en­fo­car la sa­lud la­bo­ral des­de una preo­cu­pa­ción proac­ti­va por la sa­lud fí­si­ca y psi­coe­mo­cio­nal de los em­plea­dos. “Re­sul­ta cu­rio­so ver có­mo hay mu­cha cul­tu­ra de mar­ke­ting y de clien­tes y muy po­ca de re­cur­sos hu­ma­nos”, ex­pli­ca Obe­so, quien lo acha­ca a su com­ple­ji­dad. “En cuan­to tra­tas de cuan­ti­fi­car to­do lo re­fe­ren­te al ab­sen­tis­mo te das cuen­ta en­se­gui­da de la com­ple­ji­dad que ello com­por­ta”.

¿Qué pa­sos se de­ben se­guir pa­ra avan­zar por el ca­mino co­rrec­to? “Lo pri­me­ro es no ver la re­duc­ción del ab­sen­tis­mo co­mo un ob­je­ti­vo en sí mis­mo, sino co­mo un pa­so ha­cia la me­jo­ra de la pro­duc­ti­vi­dad. Lue­go hay que diag­nos­ti­car y cuan­ti­fi­car el fe­nó­meno. El se­gui­mien­to y con­trol de­be se­guir, pe­ro pa­ra­le­la­men­te de­ben apli­car­se otras po­lí­ti­cas. En el ba­ró­me­tro se ob­ser­va có­mo las que más in­fluen­cia ejer­cen so­bre una caí­da del ab­sen­tis­mo son aque­llas que tie­nen que ver con la me­jo­ra del es­ta­do emo­cio­nal y la pro­mo­ción de una cul­tu­ra cor­po­ra­ti­va fuer­te en el seno de la em­pre­sa”, apun­ta Riau. Con to­do, re­co­no­ce que se tra­ta de po­lí­ti­cas muy no­ve­do­sas y, por tan­to, “se tie­ne muy po­ca con­cien­cia de ellas y que­da to­da­vía un lar­go ca­mino pa­ra su im­plan­ta­ción, so­bre to­do en las py­mes”.

Abun­dan­do en ello, Obe­so apun­ta a la ne­ce­si­dad de que se va­lo­re más el tra­ba­jo. “Hoy la re­la­ción que se tie­ne con el tra­ba­jo es pe­cu­liar: se ci­ñe, en prin­ci­pio, al cuán­to ga­na­ré y có­mo ha­ré ca­rre­ra, pe­ro cuan­do una em­pre­sa se preo­cu­pa de la re­la­ción emo-

La re­duc­ción del ab­sen­tis­mo de­be ver­se co­mo un pa­so cla­ve ha­cia la me­jo­ra de la pro­duc­ti­vi­dad

cio­nal, me­jo­ra la res­pon­sa­bi­li­dad en el tra­ba­jo y la im­pli­ca­ción de los em­plea­dos”. Riau po­ne un gra­mo de op­ti­mis­mo ca­ra al fu­tu­ro. “A pe­sar de to­do, al­go se va me­jo­ran­do. Se de­be te­ner en cuen­ta que, por po­co que se ha­ga en el buen ca­mino, la me­jo­ra de los ra­tios no tar­da en lle­gar. Si que­re­mos re­sul­ta­dos di­fe­ren­tes, no po­de­mos ha­cer siem­pre lo mis­mo”. “Con ello aca­ba­re­mos con­si­guien­do unas or­ga­ni­za­cio­nes mu­cho me­jo­res”, con­clu­ye Cua­dra­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.