La arro­gan­cia es atre­vi­da

Cos­tas y Arias mues­tran las fa­llas de la ló­gi­ca que lle­vó a la cri­sis y apun­tan ca­mi­nos de sa­li­da

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS - LA TO­RRE DE LA ARRO­GAN­CIA Jus­to Ba­rran­co

Si la ig­no­ran­cia es atre­vi­da, la arro­gan­cia, ade­más, pue­de ser des­truc­ti­va, co­mo ha si­do po­si­ble com­pro­bar ca­da día des­de que es­ta­lló la ac­tual Gran Re­ce­sión. En reali­dad, arro­gan­cia e ig­no­ran­cia pue­den no es­tar tan le­ja­nas. Si a la eco­no­mía en los úl­ti­mos tiem­pos se le han apli­ca­do me­tá­fo­ras mé­di­cas –ha su­fri­do un in­far­to sú­bi­to–, los au­to­res de La to­rre de la arro­gan­cia, ca­te­drá­ti­cos de Política Eco­nó­mi­ca, creen que tam­bién con­vie­ne ha­blar de un rá­pi­do pro­ce­so can­ce­rí­geno en el pen­sa­mien­to eco­nó­mi­co, cu­yo edificio ha­bía si­do le­van­ta­do en los úl­ti­mos años ba­jo la su­po­si­ción de una ra­cio­na­li­dad ex­tre­ma de los agen­tes y de la efi­cien­cia de los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros des­re­gu­la­dos. Unos su­pues­tos que han lle­va­do al desas­tre y no que­dan le­jos del doc­tor Pan­gloss de Vol­tai­re, aquel que creía ha­bi­tar en el me­jor de los mun­dos po­si­bles, en es­te ca­so un mun­do eco­nó­mi­co ple­na­men­te es­ta­ble y ra­cio­nal.

Pe­ro, co­mo sa­be­mos ya, los ci­clos no se han aca­ba­do, los es­pí­ri­tus ani­ma­les que go­bier­nan la na­tu­ra­le­za hu­ma­na de los que ha­bla­ba Key­nes no han muer­to y no íba­mos ha­cia un mun­do ideal. De he­cho, re­mar­can An­tón Cos­tas y Xo­sé Carlos Arias, re­sul­tó que los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros no eran ni trans­pa­ren­tes ni ra­cio­na­les: tres años des­pués del de­rrum­be aún no se ha com­pren­di­do del to­do el ma­pa de los pro­duc­tos fi­nan­cie­ros más so­fis­ti­ca­dos. Su efi­cien­cia asig­na­ti­va, su ca­pa­ci­dad de in­ter­pre­tar ca­bal­men­te to­das las se­ña­les emi­ti­das por el res­to de ac­to­res eco­nó­mi­cos, apun­tan, era una gran su­per­che­ría. Y pre­ci­sa­men­te el eje de es­te im­pe­ca­ble en­sa­yo a cua­tro ma­nos es la re­la­ción en­tre po­der po­lí­ti­co y po­der de los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros –una re­la­ción des­equi­li­bra­da a fa­vor de los se­gun­dos des­de 1980, con la política y los po­lí­ti­cos con­de­na­dos a ser los alum­nos dis­ci­pli­na­dos de los dic­ta­dos de los mer­ca­dos– que ha crea­do las con­di­cio­nes pa­ra la si­tua­ción ac­tual.

Eso sí, lle­ga­dos aquí, la ló­gi­ca an­te­rior es­tá fi­ni­qui­ta­da y se van a cues­tio­nar mu­chos de sus tótems, in­clui­do la in­de­pen­den­cia de los ban­cos cen­tra­les. No só­lo por­que, co­mo apun­ta Sti­glitz, “han he­cho me­jor su tra­ba­jo el ban­co cen­tral de Bra­sil y el de In­dia, que de­pen­den del Go­bierno”, sino por­que, aven­tu­ran, va a ha­ber mu­cho ma­les­tar so­cial e ines­ta­bi­li­dad política mien­tras paí­ses co­mo Es­pa­ña dis­mi­nu­yen su en­deu­da­mien­to, con des­equi­li­brios ma­cro­eco­nó­mi­cos y cre­ci­mien­to len­to, qui­zá una dé­ca­da per­di­da. Y aun­que las po­lí­ti­cas ma­cro­eco­nó­mi­cas van a ser más au­tó­no­mas y ac­ti­vas que an­tes, ten­drán que ele­gir con­ti­nua­men­te en­tre ob­je­ti­vos con­tra­dic­to­rios co­mo la ne­ce­si­dad de ajus­te y la ne­ce­si­dad de es­tí­mu­los, ma­yor aho­rro pe­ro tam­bién reac­ti­va­ción del con­su­mo y la in­ver­sión... La cua­dra­tu­ra del círcu­lo. Ob­se­sio­nes co­mo la in­fla­ción pró­xi­ma a ce­ro tam­bién que­da­rán to­ca­das. Y la UE ten­drá que ele­gir: o ir ha­cia ade­lan­te, ha­cia una ma­yor in­te­gra­ción eco­nó­mi­ca, fi­nan­cie­ra y fis­cal o ha­cia atrás, ha­cia su di­so­lu­ción o la apa­ri­ción de blo­ques.

En Es­pa­ña, los au­to­res no se re­sig­nan al pa­ro ma­si­vo. No creen que ha­ya que se­lec­cio­nar dis­cre­cio­nal­men­te sec­to­res co­mo las re­no­va­bles pa­ra que con fuer­tes ayu­das ti­ren del em­pleo, sino fo­men­tar la com­pe­ti­ti­vi­dad de to­das las ac­ti­vi­da­des con ca­pa­ci­dad pa­ra ven­der en el ex­te­rior. Eso a me­dio y lar­go pla­zo pa­sa por la in­no­va­ción. A cor­to, por la mo­de­ra­ción sa­la­rial de to­dos uni­da a re­du­cir los pre­cios de los ser­vi­cios pro­te­gi­dos de la com­pe­ten­cia, sean co­mu­ni­ca­cio­nes, trans­por­tes o ser­vi­cios pro­fe­sio­na­les.

Y en­tre las co­sas por cam­biar, la re­la­ción en­tre política y fi­nan­zas. Pri­me­ro EE.UU. y des­pués la UE han apro­ba­do una me­jor re­gu­la­ción del sis­te­ma fi­nan­cie­ro. Pe­ro hay más sen­das que no se de­ben des­car­tar, co­mo la po­si­bi­li­dad de vol­ver a los con­tro­les di­rec­tos so­bre los mo­vi­mien­tos de ca­pi­tal a cor­to pla­zo, que apli­ca­dos efi­caz­men­te han evi­ta­do en Chi­le, Bra­sil o Ma­la­sia los peo­res re­sul­ta­dos aso­cia­dos a la fra­gi­li­dad fi­nan­cie­ra. Los au­to­res no quie­ren una era de pro­tec­cio­nis­mo ge­ne­ra­li­za­do, pe­ro, da­dos los des­ma­nes del sec­tor fi­nan­cie­ro, no creen que sea ir con­tra el pro­gre­so un re­tro­ce­so par­cial de la glo­ba­li­za­ción fi­nan­cie­ra.

Tras la cri­sis, se­ña­lan los au­to­res, ha cre­ci­do el cues­tio­na­mien­to de la in­de­pen­den­cia de los ban­cos cen­tra­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.