Em­pren­der un pe­que­ño ne­go­cio sin aval

Las de­man­das de mi­cro­cré­di­tos, so­bre to­do per­so­na­les, han cre­ci­do rá­pi­da­men­te en Ca­ta­lun­ya des­de que em­pe­zó la cri­sis eco­nó­mi­ca

La Vanguardia - Dinero - - BARCELONA METRÓPOLIS - An­na Ca­ba­ni­llas

Un em­pren­de­dor sa­be iden­ti­fi­car una opor­tu­ni­dad de ne­go­cio y bus­ca los re­cur­sos ne­ce­sa­rios pa­ra po­ner­la en mar­cha. Pe­ro la­men­ta­ble­men­te es es­ta se­gun­da pre­mi­sa la que sue­le fa­llar en cen­te­na­res de ca­sos, e im­pi­de al em­pren­de­dor dar luz ver­de a su pro­yec­to. Una he­rra­mien­ta que en los úl­ti­mos años ha to­ma­do fuer­za en el mun­do –y tam­bién en nues­tro país– son los mi­cro­cré­di­tos, pe­que­ños cré­di­tos que os­ci­lan en­tre los 12.000 y 30.000 eu­ros –se­gún la en­ti­dad fi­nan­cie­ra– con un ti­po de in­te­rés bas­tan­te ba­jo –nun­ca su­pera el 6%– y, lo más im­por­tan­te, no pre­ci­san ava­les; só­lo la pa­la­bra del de­man­dan­te y un pro­yec­to em­pre­sa­rial que sea via­ble. “El mi­cro­cré­di­to es un pro­duc­to fi­nan­cie­ro que na­ció ha­ce al­gu­nos años en Ban­gla­desh, de la mano de Moha­med Yun­nus, que con­ce­día ape­nas unos cien­tos de eu­ros a per­so­nas que no te­nían ni pa­ra comer, pa­ra que pu­die­sen desa­rro­llar pe­que­ñas ta­reas co­mo, por ejem­plo, co­ser o cul­ti­var ali­men­tos y ob­te­ner unos in­gre­sos eco­nó­mi­cos pa­ra su fa­mi­lia. Tras sus bue­nos re­sul­ta­dos, se em­pe­za­ron a con­ce­der en otras par­tes del mun­do co­mo Su­da­mé­ri­ca y Eu­ro­pa”, ex­pli­ca Je­sús Pa­lau, pro­fe­sor de fi­nan­zas de Esa­de.

La Fun­da­ció In­ter­na­cio­nal de la Do­na Em­pre­ne­do­ra (Fi­dem) fue la en­ti­dad pio­ne­ra en in­tro­du­cir los mi­cro­cré­di­tos en Ca­ta­lun­ya, en el año 1999, y pos­te­rior­men­te en el res­to de Es­pa­ña. “Nues­tros mi­cro­cré­di­tos van di­ri­gi­dos a aque­llas mu­je­res em­pren­de­do­ras o em­pre­sa­rias con un ne­go­cio de an­ti­güe­dad in­fe­rior a cin­co años, que ten­gan di­fi­cul­ta­des de ac­ce­so a fi­nan­cia­ción, tan­to por fal­ta de ava­les co­mo por su si­tua­ción per­so­nal o fa­mi­liar”, apun­ta Núria Vi­ñas, di­rec­to­ra ge­ren­te del Fi­dem, que ase­gu­ra que des­de que es­ta­lló la cri­sis en Es­pa­ña han cre­ci­do las pe­ti­cio­nes de mi­cro­cré­di­tos un 30%. “Mu­chas mu­je­res que no se ha­bían plan­tea­do au­to­em­plear­se o crear un pe­que­ño ne­go­cio, aho­ra fren­te a su si­tua­ción de pa­ro o la de sus ma­ri­dos y com­pa­ñe­ros, de­ci­den em­pren­der, pe­ro ne­ce­si­tan un pe­que­ño co­jín fi­nan­cie­ro. No obs­tan­te, a raíz de la cri­sis es más di­fí­cil que un mi­cro­cré­di­to sea apro­ba­do, se de­ben cum­plir más re­qui­si­tos que an­tes y el pro­yec­to tie­ne que ser muy con­sis­ten­te”.

En el cam­po de las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras, fue tam­bién una ca­ta­la­na, Cai­xa Ca­ta­lun­ya, la pri­me­ra en lan­zar en Es­pa­ña –a tra­vés de su Obra So­cial en el año 2000– un pro­gra­ma de mi­cro­cré­di­tos pa­ra la au­to­ocu­pa­ción, así co­mo apo­yo fi­nan­cie­ro a em­pre­sas de in­ser­ción so­cio-la­bo­ral. A pe­sar

Los mi­cro­cré­di­tos son una he­rra­mien­ta de in­clu­sión fi­nan­cie­ra y la­bo­ral que ayu­da a mu­chas per­so­nas

de que des­de fi­na­les del 2010 la en­ti­dad ha de­ja­do de ofre­cer es­te pro­duc­to fi­nan­cie­ro, du­ran­te los diez años en los que el ser­vi­cio es­tu­vo ope­ra­ti­vo con­ce­dió más de 1.500 mi­cro­cré­di­tos que re­pre­sen­ta­ron una in­ver­sión de 13,4 mi­llo­nes de eu­ros y con los que lo­gra­ron crear más de 3.500 em­pleos en Es­pa­ña.

Hoy en día, La Cai­xa es una de las po­cas ca­jas de aho­rros que es­tá ofre­cien­do es­ta vía de mi­cro­fi­nan­cia­ción en Ca­ta­lun­ya. “Des­de Mi­cro­Bank ofre­ce­mos dos ti­pos de mi­cro­cré­di­tos. El per­so­nal, di­ri­gi­do a per­so­nas que tie­nen una

ANA JI­MÉ­NEZ

Mu­chas per­so­nas que no se ha­bían plan­tea­do au­to­em­plear­se o crear un pe­que­ño ne­go­cio, lo ha­cen con un mi­cro­cré­di­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.