UN NUE­VO MO­DE­LO PA­RA LA AGRI­CUL­TU­RA

La Vanguardia - Dinero - - BARCELONA METRÓPOLIS -

Con­se­ller de Agri­cul­tu­ra, Ra­ma­de­ria, Pes­ca, Ali­men­ta­ció i Me­di Na­tu­ral de la Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lun­ya

Co­mo di­jo el his­to­ria­dor agra­rio neer­lan­dés B.H. Sli­cher van Bath, “pa­ra co­no­cer la reali­dad eco­nó­mi­ca de una so­cie­dad hay que pre­gun­tar­se qué fun­ción y qué pa­pel desem­pe­ña la agri­cul­tu­ra”. Él se re­fe­ría al pa­sa­do, cuan­do la agri­cul­tu­ra te­nía una gran im­por­tan­cia, pe­ro su ase­ve­ra­ción se pue­de apli­car a la épo­ca ac­tual, te­nien­do en cuen­ta que en el año 2050 la po­bla­ción mun­dial se­rá de nue­ve mil mi­llo­nes de per- so­nas, lo que su­po­ne que la de­man­da mun­dial de ali­men­tos au­men­ta­rá un 70%, se­gún la FAO.

Ca­be, pues, pre­gun­tar­se qué pa­pel desem­pe­ña el sec­tor agra­rio en Ca­ta­lun­ya, mu­cho des­pués de que un sociólogo fran­cés, Henry Men­dras, pro­vo­ca­ra en 1967 un ver­da­de­ro te­rre­mo­to con su fa­mo­so li­bro El fi­nal de los pa­ye­ses. Men­dras anun­ció, en un país tra­di­cio­nal­men­te agra­rio co­mo Fran­cia, la lle­ga­da de una nue­va era, en la cual los agri­cul­to­res ya ha­bían aban­do­na­do una eco­no­mía de sub­sis­ten­cia pa­ra con­ver­tir­se en em­pre­sa­rios ple­na­men­te ca­pi­ta­lis­tas, in­te­gra­dos en un mer­ca­do ca­da vez más am­plio.

Que­re­mos un pa­yés em­pre­sa­rio que ha­ga com­pe­ti­ti­va su ex­plo­ta­ción y apli­que cri­te­rios de in­no­va­ción

Pe­ro es­te mo­de­lo se ha apli­ca­do en Eu­ro­pa de una ma­ne­ra pe­cu­liar, a cau­sa de la Unión Eu­ro­pea y de la Política Agra­ria Co­mún (PAC). Es­ta si­tua­ción se ca­rac­te­ri­za por las abun­dan­tes ayu­das co­mu­ni­ta­rias que re­ci­be el sec­tor. Se ha ins­ta­la­do, por ello, una es­pe­cie de cul­tu­ra de la sub­ven­ción, en la que lo más sig­ni­fi­ca­ti­vo no es la in­no­va­ción em­pre­sa­rial y las ini­cia­ti­vas de nue­vos ne­go­cios, sino cum­plir con los re­qui­si­tos bu­ro­crá­ti­cos dic­ta­dos por Bruselas pa­ra co­brar las ge­ne­ro­sas ayu­das ema­na­das de la Co­mu­ni­dad Eu­ro­pea.

Sin re­nun­ciar a las co­sas bue­nas de la PAC, creo que de­be­mos vol­ver al di­bu­jo ori­gi­nal de Men­dras, aun­que me­jo­ra­do: ver­da­de-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.