EN­CE­FA­LO­GRA­MA PLANO

La Vanguardia - Dinero - - IBEX 35 -

Li­cen­cia­do en Cien­cias Eco­nó­mi­cas, Kess­ler & Ca­sa­de­vall Ase­so­ra­mien­to Fi­nan­cie­ro

Así se pue­de ti­tu­lar el com­por­ta­mien­to del Ibex 35 en el úl­ti­mo año, siem­pre te­nien­do en cuen­ta que los mo­vi­mien­tos la­te­ra­les en bol­sa nun­ca son una lí­nea pla­na y en to­dos los ca­sos lle­van apa­re­ja­da cier­ta vo­la­ti­li­dad de subidas y ba­ja­das. Des­de pri­me­ros de abril, el Ibex ha per­di­do 500 pun­tos o lo que es lo mis­mo al­go me­nos de un 5% pa­ra si­tuar­se en la par­te baja de los 10.000 -11.000 pun­tos, ran­go en el que se ha mo­vi­do des­de el ve­rano pa­sa­do, ex­cep­to en dos mo­men­tos crí­ti­cos a fi­na­les del año pa­sa­do y al co­mien­zo del pre­sen­te. En­ton­ces el Ibex per­fo­ró di­cho ran­go pa­ra flir­tear mo­men­tá­nea­men­te con los 9.000.

El pri­me­ro de es­tos dos mo­men­tos crí­ti­cos se pro­du­jo al ca­lor del res­ca­te de Ir­lan­da. En abril les aven­tu­ra­ba el in­mi­nen­te res­ca­te por­tu­gués que fi­nal­men­te se pro­du­jo pe­ro que, den­tro de la nue­va di­ná­mi­ca de apa­ren­te ais­la­mien­to de Es­pa­ña de los otros tres paí­ses “pe­ri­fé­ri­cos” ya res­ca­ta­dos, no lle­vó apa­re­ja­do un fuer­te mo­vi­mien­to a la baja de la bol­sa es­pa­ño­la. En reali­dad, na­da ha cam­bia­do sus­tan­cial­men­te en los úl­ti­mos me­ses en lo que res­pec­ta al desem­pe­ño de la eco­no­mía es­pa­ño­la. To­do pa­re­ce se­guir pen­dien­te de la ca­pa­ci­dad de las au­to­ri­da­des eco­nó­mi­cas, tan­to na­cio­na­les co­mo eu­ro­peas, pa­ra con­ven­cer a los in­ver­so­res de que las re­for­mas, ya to­ma­das y pen­dien­tes, sur­ti­rán los efec­tos desea­dos de re­duc­ción de la deu­da y de es­tí­mu­lo de la de­man­da in­ter­na, el ta­lón de Aqui­les de la eco­no­mía es­pa­ño­la (y de otras mu­chas desa­rro­lla­das).

Mi te­sis es que la in­cer­ti­dum­bre y fal­ta de vi­si­bi­li­dad, es­pe­cial­men­te con res­pec­to al po­ten­cial pro­ble­ma de fal­ta de con­trol de la deu­da au­to­nó­mi­ca y la re­so­lu­ción de la re­for­ma del sec­tor fi­nan­cie­ro (y en par­ti­cu­lar las ca­jas de aho­rros) ha­cen des­acon­se­ja­ble te­ner una ex­po­si­ción sig­ni­fi­ca­ti­va a la bol­sa es­pa­ño­la en es­tos mo­men­tos.

En lo que res­pec­ta al sec­tor fi­nan­cie­ro, el bai­le de ci­fras en­tre los que ven re­la­ti­va­men­te pe­que­ños agu­je­ros ma­ne­ja­bles y gran­des mi­nus­va­lías la­ten­tes con­ti­núa. Sin en­trar en las ci­fras con­cre­tas ni tra­tar de dis­cer­nir dón­de se en­cuen­tra la can­ti­dad “real” (si es que exis­te tal co­sa, por­que la mis­ma es di­ná­mi­ca en mi opi­nión y fuer­te­men­te de­pen­dien­te de la evo­lu­ción de di­fe­ren­tes va­ria­bles eco­nó­mi­cas), re­sul­ta bas­tan­te evi­den­te que en las te­sis de los que de­fien­den ne­ce­si­da­des de ca­pi­tal ma­ne­ja­bles, la va­lo­ra­ción de los ac­ti­vos es cier­ta­men­te op­ti­mis­ta. El ajus­te de los pre­cios en el sec­tor in­mo­bi­lia­rio na­cio­nal, ba­jo el aná­li­sis de nu­me­ro­sos pa­rá­me­tros, pa­re­ce cla­ro que no se ha com­ple­ta­do.

Más allá de es­tos dos fac­to­res de ám­bi­to na­cio­nal, la UE si­gue sin ser ca­paz de lle­gar a una so­lu­ción, si no de­fi­ni­ti­va, que al me­nos cie­rre la in­cer­ti­dum­bre que ro­dea a có­mo se­re­mos ca­pa­ces de ha­cer fren­te de una ma­ne­ra or­de­na­da al pa­go de la in­gen­te deu­da que acu­mu­la­mos un buen nú­me­ro de paí­ses en la re­gión. Por úl­ti­mo, en ca­so de ma­te­ria­li­zar­se en al­gún mo­men­to las ame­na­zas que se cier­nen so­bre la ex­pan­sión eco­nó­mi­ca glo­bal, nues­tro pu­jan­te sec­tor ex­te­rior (lo úni­co que nos per­mi­te sa­car la ca­be­za por en­ci­ma de la re­ce­sión) po­dría ver­se afec­ta­do, con los con­si­guien­tes efec­tos ne­ga­ti­vos pa­ra la eco­no­mía na­cio­nal y las asun­cio­nes con­te­ni­das por ejem­plo en las prue­bas de sol­ven­cia de las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras.

Por úl­ti­mo, hay dos da­tos im-

Hoy te­ne­mos va­rios ele­men­tos ra­zo­na­bles pa­ra in­fra­pon­de­rar la bol­sa es­pa­ño­la en las car­te­ras de va­lo­res

por­tan­tes que he­mos co­no­ci­do es­te mes. Uno en lo eco­nó­mi­co y otro en lo re­la­ti­vo a los re­sul­ta­dos em­pre­sa­ria­les, es­te ver­da­de­ro mo­tor de las bol­sas. En lo eco­nó­mi­co co­no­ci­mos que el PIB subió un 0,3% en el pri­mer tri­mes­tre y la des­com­po­si­ción del mis­mo y el aná­li­sis de di­ver­sos in­di­ca­do­res in­du­ce a man­te­ner el es­ce­na­rio de dé­bil cre­ci­mien­to pa­ra los pró­xi­mos tri­mes­tres.

En lo re­la­ti­vo a las gran­des em­pre­sas co­ti­za­das del Ibex 35, su be­ne­fi­cio agre­ga­do el pa­sa­do tri­mes­tre fue bá­si­ca­men­te el mis­mo que el del pri­mer tri­mes­tre del 2010. Ello con­tras­ta con un in­cre­men­to de be­ne­fi­cios del 22% el año an­te­rior (pri­mer tri­mes­tre del 2010 con res­pec­to al pri­mer tri­mes­tre del 2009) y con cre­ci­mien­tos me­dios de to­da­vía dos dí­gi­tos pa­ra las em­pre­sas de los prin­ci­pa­les ín­di­ces bur­sá­ti­les nor­te­ame­ri­ca­nos y de va­rios paí­ses eu­ro­peos. Se ob­ser­va ya sin du­da en es­tos tam­bién una des­ace­le­ra­ción en el cre­ci­mien­to de los be­ne­fi­cios cor­po­ra­ti­vos, pe­ro una me­jor si­tua­ción re­la­ti­va a Es­pa­ña. Otro ele­men­to más pa­ra in­fra­pon­de­rar la bol­sa es­pa­ño­la en las car­te­ras de va­lo­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.