Y aho­ra, la agri­cul­tu­ra

El cam­po vi­ve una pre­ca­rie­dad en­dé­mi­ca, le­jos de las ex­pec­ta­ti­vas que pro­vo­có la en­tra­da de Es­pa­ña en la UE

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Ro­sa Sal­va­dor

La cri­sis gol­peó ini­cial­men­te a la cons­truc­ción, lue­go de­vas­tó la in­dus­tria y aho­ga aho­ra a fa­bri­can­tes y dis­tri­bui­do­res de bie­nes de con­su­mo mien­tras el “con­ta­gio grie­go” se ce­ba en las ca­jas y el res­to del sis­te­ma fi­nan­cie­ro. La agri­cul­tu­ra, con su vo­ca­ción ex­por­ta­do­ra, per­ma­ne­cía aje­na a es­ta cri­sis. Has­ta es­ta se­ma­na: la alar­ma sa­ni­ta­ria desata­da en Ale­ma­nia por la bac­te­ria E.co­li ame­na­za con ce­rrar los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les a las fru­tas y hor­ta­li­zas es­pa­ño­las, unos pro­duc­tos que es­tán aho­ra en ple­na co­se­cha y que apor­tan el 40% de la pro­duc­ción del sec­tor.

El pe­pino se ha que­da­do es­ta se­ma­na sin pre­cio de re­fe­ren­cia en los mer­ca­dos ma­yo­ris­tas: no se han ce­rra­do transac­cio­nes, por fal­ta de de­man­da, a nin­gún pre­cio. Pe­ro otras hor­ta­li­zas, teó­ri­ca­men­te al mar­gen de la po­lé­mi­ca, tam­bién se han de­rrum­ba­do: el pre­cio de la ce­bo­lla ha caí­do en ori­gen un 50% y el ca­la­ba­cín un 60%, con ven­tas que son un ter­cio de lo nor­mal.

Una de­ba­cle pa­ra un sec­tor que em­plea a 980.000 per­so­nas (el 4,4% de la po­bla­ción ac­ti­va) y ge­ne­ra el 2,7% del PIB. Su im­pac­to in­di­rec­to, ade­más, se ex­tien­de al trans­por­te, la in­dus­tria ali­men­ta­ria y la dis­tri­bu­ción, tri­pli­can­do esa ci­fra y, so­bre to­do, es la ba­se eco­nó­mi­ca de más del 90% del te­rri­to­rio.

¿Qué ha pa­sa­do con un sec­tor que pa­re­cía lla­ma­do a ser uno de los gran­des triun­fa­do­res de nues­tra en­tra­da en el Mer­ca­do Co­mún en 1986? “Las ex­pec­ta­ti­vas que te­nía­mos de nues­tra en­tra­da en la UE eran de­ma­sia­do al­tas y no se han cum­pli­do”, re­co­no­ce Jo­sé María Gil, director del Cen­tre de Re­cer­ca en Eco­no­mia i Desen­vo­lu­pa­ment Agroa­li­men­ta­ri (Cre­da). “Tras nues­tra en­tra­da, ade­más, Eu­ro­pa em­pe­zó a re­for­mar la Política Agra­ria Co­mún (PAC), re­du­cien­do las ayu­das a los pre­cios, des­vin­cu­lán­do­las de la pro­duc­ción y vin­cu­lán­do­las al me­dio am­bien­te y al en­torno ru­ral”, se­ña­la.

El re­sul­ta­do ha si­do un es­tan­ca­mien­to de la ren­ta agra­ria real por ocu­pa­do a los ni­ve­les de ha­ce 20 años (de 25.560 eu­ros al año) y aun es­to só­lo ha si­do po­si­ble por la re­duc­ción de la po­bla­ción ocu­pa­da (se han per­di­do 400.000 em­pleos des­de 1990) y por las sub­ven­cio­nes (6.852 mi­llo­nes el año pa­sa­do), que apor­tan el 30% de la ren­ta que ge­ne­ra la agri­cul­tu­ra es­pa­ño­la.

“La pro­pia UE re­co­no­ce que

La UE des­man­te­ló su pro­tec­cio­nis­mo agra­rio tras en­trar Es­pa­ña y hoy el sec­tor su­fre la com­pe­ten­cia ex­te­rior La par­ti­ci­pa­ción del pro­duc­tor en el pre­cio de ven­ta no lle­ga al 20%, por el pe­so de la gran dis­tri­bu­ción Se dis­pa­ran los cos­tes de pro­duc­ción: suben la ener­gía, el agua, los abo­nos, los ce­rea­les... y las re­gu­la­cio­nes

las re­for­mas de la PAC han fra­ca­sa­do y pre­pa­ra nue­vos cam­bios”, re­cuer­da Joan Ca­ball, coor­di­na­dor na­cio­nal de Unió de Pa­ge­sos. Y eso que su pre­su­pues­to ha pa­sa­do de 21.000 mi­llo­nes de eu­ros en 1986 (en una Eu­ro­pa a do­ce) a 48.000 en la actualidad.

La re­for­ma de la PAC coin­ci­dió con la in­clu­sión de la agri­cul­tu­ra en los acuer­dos de li­bre co- mer­cio del GATT, que han eli­mi­na­do cu­pos y aran­ce­les a la im­por­ta­ción y con ellos el di­fe­ren­cial de pre­cios que exis­tía en­tre la UE y el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal (que lle­gó a ser del 48% a nues­tra en­tra­da en la Co­mu­ni­dad y hoy es ape­nas del 7%). “He­mos abier­to nues­tras fron­te­ras a los gran­des blo­ques ex­por­ta­do­res, con acuer­dos mul­ti­la­te­ra­les co­mo los del GATT o los que se ne­go­cian con Ma­rrue­cos o el Mer­co­sur, pe­ro nos cues­ta ex­por­tar por­que ne­ce­si­ta­mos al­can­zar acuer­dos bi­la­te­ra­les, país por país”, di­ce Gil.

“La UE tie­ne que bus­car fór­mu­las pa­ra pro­te­ger nues­tro sec­tor agro­ga­na­de­ro por­que es­tá tra­ba­jan­do con ma­yo­res cos­tes en bue­na par­te por su re­gu­la­ción”, pi­dió Ri­card Pa­rés, director de Por­cat, la pa­tro­nal de pro­duc­to­res del por­cino, un sec­tor que ge­ne­ra el 40% de la pro­duc­ción fi­nal agra­ria de Ca­ta­lun­ya. “Nues­tras ex­plo­ta­cio­nes tie­nen que cum­plir unos re­qui­si­tos muy exi­gen­tes de bie­nes­tar ani­mal, res­pe­to me­dioam­bien­tal, se­gu­ri­dad sa­ni­ta­ria y tra­za­bi­li­dad. Pe­ro no se exi­gen a paí­ses con los que com­pe­ti­mos, co­mo Bra­sil, que pue­den ven­der aquí más ba­ra­to”.

“La so­cie­dad man­tie­ne una ac­ti­tud hi­pó­cri­ta –de­nun­cia Joan Ca­ball–. Dic­ta unas le­yes y lue­go mi­ra ha­cia otro la­do cuan­do de­be­ría ga­ran­ti­zar que las cum­plen to­dos los pro­duc­tos que se ven­den en la UE. Y ni si­quie­ra per­mi­te que el con­su­mi­dor pue­da ele­gir los pro­duc­tos que las cum­plen fren­te a los otros”. Unió de Pa­ge­sos re­cuer­da que el 70% de los es­ta­ble­ci­mien­tos co­mer­cia­les no cum­plen la exi­gen­cia de in­for­mar del ori­gen de la fru­ta y ver­du­ra fres­ca o de la car­ne, pa­ra que el con­su­mi­dor pue­da ele­gir se­gún su ori­gen y ca­li­dad.

En los úl­ti­mos años el cam­po ha su­fri­do, ade­más, la con­cen­tra­ción de la dis­tri­bu­ción ali­men­ta­ria, que en los años 80 ape­nas se ini­cia­ba: Mer­ca­do­na, Ca­rre­four y Eros­ki-Ca­pra­bo ven­den hoy más del 46% de la le­che que se con­su­me en Es­pa­ña, mien­tras que otro 46% se vende en otros gran­des

Un agri­cul­tor co­se­cha el arroz en Pals

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.