¿Aler­ta sa­ni­ta­ria o tre­ta co­mer­cial?

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

Ru­sia de­ci­dió el miér­co­les ce­rrar sus fron­te­ras a to­das las im­por­ta­cio­nes de ver­du­ras y hor­ta­li­zas de la Unión Eu­ro­pea a raíz de la con­ta­mi­na­ción de la bac­te­ria E.co­li. “¿Es una aler­ta sa­ni­ta­ria? ¿Sus po­lí­ti­cos se preo­cu­pan más por la sa­lud de sus ciu­da­da­nos que las au­to­ri­da­des de los paí­ses de la UE? ¿O es más bien una ba­rre­ra co­mer­cial?”, la­men­ta Ri­card Pa­rés, director de Por­cat, la aso­cia­ción de pro­duc­to­res de por­cino de Ca­ta­lun­ya.

Pa­rés re­cuer­da que en una Eu­ro­pa que ha eli­mi­na­do sus fron­te­ras co­mer­cia­les y con un comercio in­ter­na­cio­nal es­tric­ta­men­te re­gu­la­do con­tra las po­lí­ti­cas pro­tec­cio­nis­tas “las ba­rre­ras co­mer­cia­les se en­mas­ca­ran en mu­chas oca­sio­nes de aler­ta sa­ni­ta­ria”. Es­to, ex­pli­ca, per­mi­te ce­rrar el mer­ca­do a los com­pe­ti­do­res, de­bi­li­tar a sus em­pre­sas, que han de asu­mir cuan­tio­sas pér­di­das de las que en mu­chos ca­sos tar­da­rán años en re­cu­pe­rar­se, y dar un apo­yo ex­tra al sec­tor agroa­li­men­ta­rio del país.

A su jui­cio, es­te fue el ca­so tam­bién de la fie­bre por­ci­na, que pro­vo­có el cie­rre de las fron­te­ras eu­ro­peas a las ex­por­ta­cio­nes de car­ne de cer­do es­pa­ño­la “cuan­do era una en­fer­me­dad que no afec­ta­ba a las per­so­nas, y no­so­tros en Ca­ta­lun­ya no te­nía­mos ni un so­lo ca­so”.

La aler­ta sa­ni­ta­ria, se­ña­la Pa­rés, es le­tal pa­ra el sec­tor agroa­li­men­ta­rio. “Su efec­to pa­ra­li­zan­do el con­su­mo es in­me­dia­to y esas ven­tas no se re­tra­san co­mo su­ce­de en otros sec­to­res, en los que el bien se con­su­me más tar­de, sino que se pier­den. Na­die que no ha­ya co­mi­do pe­pi­nos es­ta se­ma­na co­me­rá el do­ble la se­ma­na pró­xi­ma. Y los ali­men­tos, al ser pe­re­ce­de­ros, han de des­truir­se. Un dis­pa­ra­te, des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co y mo­ral”, de­nun­cia.

Jo­sé María Gil, director del Cre­da, con­si­de­ra que los pro­ble­mas de sa­lud ali­men­ta­ria “se abor­dan des­de un pun­to de vis­ta na­cio­na­lis­ta, cuan­do ha­bría de pri­mar el in­te­rés de abor­dar­los con­jun­ta­men­te”.

Las aler­tas, ade­más, “ge­ne­ran ru­mo­res que se trans­mi­ten y exa­ge­ran más de­pri­sa que nun­ca a tra­vés de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y las re­des so­cia­les”, se­ña­la Joan Ca­ball, coor­di­na­dor na­cio­nal de Unió de Pa­ge­sos. “Un ejem­plo es lo qué pa­só con las va­cas lo­cas en Gran Bre­ta­ña: los pri­me­ros días el 25% de las per­so­nas de­ja­ron de comer car­ne y lue­go cos­tó tres tri­mes­tres re­cu­pe­rar ni­ve­les de ven­tas si­mi­la­res a los de an­tes de la cri­sis”. De esas ex­pe­rien­cias, se­ña­la Gil, “he­mos apren­di­do que la con­fian­za en la ca­li­dad y se­gu­ri­dad de un pro­duc­to se ga­na pun­to a pun­to pe­ro en una cri­sis se pier­den 500 de gol­pe”. pe­ro el sec­tor es el prin­ci­pal me­dio de vi­da en el 90% del te­rri­to­rio gru­pos de dis­tri­bu­ción. Es­to, se­ña­la Ca­ball, da un po­der com­pra enor­me a la dis­tri­bu­ción en la ca­de­na ali­men­ta­ria: si en 1995 el pro­duc­tor in­gre­sa­ba el 30% del pre­cio de ven­ta de un pro­duc­to, hoy es­te por­cen­ta­je no lle­ga al 20%. “Los pro­duc­to­res de cer­do, por ejem­plo, he­mos su­fri­do el al­za de los ce­rea­les en el pre­cio de los pien­sos, pe­ro los pre­cios al con­su­mi­dor no han subido: no he­mos po­di­do tras­la­dar esos cos­tes y las ex­plo­ta­cio­nes es­tán al bor­de de las pér­di­das”, ex­pli­ca el director de Por­cat.

Jo­sé María Gil re­cuer­da que es­tán su­bien­do to­dos los cos­tes de­ri­va­dos del pro­pio pro­ce­so de in­ten­si­fi­ca­ción: el agua es más ca­ra (y por el au­men­to de la elec­tri­ci­dad es más ca­ro bom­bear­la); tam­bién los ce­rea­les pa­ra ali­men­to ani­mal o los fer­ti­li­zan­tes, de­ri­va­dos del pe­tró­leo. Pa­ra man­te­ner la ren­ta­bi­li­dad, apun­ta Pa­rés, las ex­plo­ta­cio­nes por­ci­nas han de avan­zar ha­cia la in­te­gra­ción, ya que “los pe­que­ños ga­na­de­ros ca­da vez lo van a te­ner más di­fí­cil”.

El director del Cre­da cree que la apues­ta por un ma­yor ta­ma­ño pa­ra aba­ra­tar cos­tes y com­pe­tir en pre­cio es só­lo una de las es­tra­te­gias pa­ra se­guir sien­do via­ble en el cam­po. “La otra pa­sa por di­fe­ren­ciar­se, bus­can­do ni­chos de mer­ca­do co­mo las de­no­mi­na­cio­nes de ori­gen, la ca­li­dad, las va­rie­da­des tra­di­cio­na­les o la eco­lo­gía”. Pa­ra Ca­ball só­lo la se­gun­da op­ción es via­ble en Ca­ta­lun­ya, don­de el pre­cio de la tierra no es­tá re­la­cio­na­do con sus usos agra­rios sino con su po­ten­cial ur­ba­nís­ti­co “¿Quién pue­de aquí cre­cer com­pran­do tie­rras? Só­lo que­da ga­nar po­ten­cial eco­nó­mi­co apos­tan­do por la ca­li­dad, por la va­rie­dad, sien­do pio­ne­ros. Y te­ne­mos un gran alia­do, la die­ta me­di­te­rrá­nea, su va­rie­dad y la va­ria­bi­li­dad de pro­duc­tos se­gún la tem­po­ra­da que son la ba­se de su ri­que­za”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.