Una política eu­ro­pea ca­da vez me­nos sa­gra­da

Go­bier­nos y Co­mi­sión Eu­ro­pea se plan­tean re­du­cir el pre­su­pues­to pa­ra la agri­cul­tu­ra y la ga­na­de­ría, ya muy men­gua­do en los úl­ti­mos años

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Bea­triz Na­va­rro

So­plan vien­tos de aus­te­ri­dad y la política agrí­co­la co­mún (PAC), una an­ti­gua va­ca sa­gra­da de la Unión Eu­ro­pea, pue­de ser una de las par­ti­das que más no­te los re­cor­tes pre­su­pues­ta­rios que se ave­ci­nan en la UE. El debate so­bre su cos­te se im­po­ne so­bre el de su re­di­se­ño, un asun­to que preo­cu­pa tan­to o más al sec­tor.

Pe­ro Eu­ro­pa bus­ca di­ne­ro pa­ra fi­nan­ciar nue­vas po­lí­ti­cas co­mo el con­trol de la in­mi­gra­ción ile­gal, la ac­ción ex­te­rior, la in­ves­ti­ga­ción, las re­des ener­gé­ti­cas o la lu­cha con­tra el cam­bio cli­má­ti­co... Y mu­chos go­bier­nos del nor­te, con apo­yo de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, pre­ten­den trans­fe­rir­lo de las sub­ven­cio­nes agrí­co­las, siem­pre ba­jo sos­pe­cha, aun­que no de­jen de men­guar.

“La agri­cul­tu­ra re­pre­sen­ta­ba un 80% del pre­su­pues­to de la UE en los años se­ten­ta, un 60% en los ochen­ta y un 40% hoy”, re­pa­sa­ba ha­ce unos días an­te la Eu­ro­cá­ma­ra el co­mi­sa­rio eu­ro­peo de Pre­su­pues­to Ja­nus Le­wan­dows­ki. Esa ten­den­cia a la baja, de­fen­dió, “de­be­ría man­te­ner­se”. Bruselas sos­tie­ne que es po­si­ble aho­rrar di­ne­ro sin que el cam­po eu­ro­peo se vea afec­ta­do, al­go que los afec­ta­dos y el Par­la­men­to Eu­ro­peo du­dan.

La Eu­ro­cá­ma­ra se ha po­si­cio­na­do en con­tra de los re­cor­tes al pre­su­pues­to. El al­to ni­vel de se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria que la UE se ha au­to­im­pues­to tie­ne un cos­te, re­cuer­dan. Y tam­bién de­be­ría con­si­de­rar­se la cues­tión de la so­be­ra­nía, an­te la pers­pec- ti­va de que el pla­ne­ta de­ba ali­men­tar a 9.000 mi­llo­nes de per­so­nas en el 2030, con las ten­sio­nes de pre­cios que pue­de aca­rrear.

“La PAC se ha ido orien­tan­do ca­da vez más al mer­ca­do, a de­jar que fue­ra es­te el que re­gu­la­ra la ofer­ta y la de­man­da. Pe­ro así no hay ga­ran­tías de pro­duc­ción y, en un mun­do en con­ti­nuo cre­ci­mien­to de­mo­grá­fi­co, la UE de­be­ría ser ca­paz de res­pon­der y ga­ran­ti­zar su ali­men­ta­ción”, sos­tie­ne la eu­ro­dipu­tada Iratxe García (PSOE), miem­bro de la co­mi­sión de Agri­cul­tu­ra. Las ayu­das di­rec­tas de­ben ver­se “co­mo una con­tra­par­ti­da al agri­cul­tor por el bien so­cial que ha­ce”, aña­de.

¿De­be­ría la PAC vol­ver a sus orí­ge­nes? Po­cos lo de­fien­den, aun­que la cues­tión re­sur­gió du­ran­te la cri­sis de pre­cios de ha­ce un par de años. Su pri­mer ob­je­ti­vo, en los años se­sen­ta, era ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria de Eu­ro­pa, en­ton­ces un mer­ca­do ce­rra­do, in­ci­tan­do a los agri­cul­to­res a pro­du­cir más. Lle­ga­ron los ex­ce­den­tes, las fa­mo­sas mon­ta­ñas de man­te­qui­lla y los ríos de le­che des­per­di­cia­da... El pre­cio de la pro­duc­ción eu­ro­pea se pu­so

Fran­cia, Es­pa­ña y Po­lo­nia te­men que la re­na­cio­na­li­za­ción de la PAC dé alas a un re­cor­te de ayu­das

por en­ci­ma de la pro­duc­ción mun­dial –se la acu­sa de hun­dir­la– al tiem­po que las puer­tas, pro­gre­si­va­men­te, se abrían a otros mer­ca­dos. Las ayu­das pa­sa­ron a com­pen­sar ese cam­bio, acen­tua­do con el pa­so de los años.

El re­to es­tá en ha­cer que las con­si­de­ra­cio­nes so­bre se­gu­ri­dad y so­be­ra­nía ali­men­ta­ria sean com­pa­ti­bles con el ob­je­ti­vo de “re­ver­de­cer” to­da­vía más la PAC, es de­cir, con­di­cio­nar más ayu­das no a la pro­duc­ción, sino al res­pe­to de las nor­mas me­dioam­bien­ta­les y el desa­rro­llo ru­ral. Con la gran re- for­ma del 2003, la UE dio más mar­gen a los go­bier­nos pa­ra de­ci­dir có­mo gas­tar par­te del di­ne­ro. Fran­cia, Es­pa­ña y Po­lo­nia te­men que si es­ta ten­den­cia se con­so­li­da dé alas a bri­tá­ni­cos y ho­lan­de­ses, en­tre otros, pa­ra re­cla­mar una re­duc­ción de las sub­ven­cio­nes, da­do que la PAC se­ría ca­da vez más na­cio­nal. De ahí que de­fien­dan que la UE si­ga ocu­pán­do­se no só­lo del me­dio am­bien­te ru­ral sino de la or­ga­ni­za­ción de los mer­ca­dos y la ges­tión de cri­sis (véa­se in­for­ma­ción ad­jun­ta).

Otra de las cues­tio­nes que di­vi­de a los go­bier­nos y a los gru­pos po­lí­ti­cos es la po­si­bi­li­dad de im­po­ner un to­pe de ayu­das a los gran­des te­rra­te­nien­tes. A día de hoy, quie­nes más hec­tá­reas tie­nen son los que más sub­ven­cio­nes co­bran, in­de­pen­dien­te­men­te del uso que den a la tierra. Bruselas quie­re po­ner un te­cho a las ayu­das, pe­ro una ma­yo­ría de paí­ses, apo­ya­dos por el PP Eu­ro­peo y el Gru­po Li­be­ral, se nie­gan. Los so­cia­lis­tas es­tán a fa­vor, si se va­lo­ra el em­pleo que ge­ne­ra la ex­plo­ta­ción y su apor­ta­ción so­cial.

Bruselas pre­sen­ta­rá sus pro­pues­tas pa­ra re­for­mar la PAC en oto­ño, en pa­ra­le­lo al debate pre­su­pues­ta­rio. La Eu­ro­cá­ma­ra y los go­bier­nos ten­drán más de un año pa­ra ce­rrar un acuer­do que en­tre en vi­gor en el 2014. El ob­je­ti­vo que el cam­po es­pa­ñol le ha mar­ca­do al Go­bierno es man­te­ner el ac­tual ni­vel de in­gre­sos: 7.500 mi­llo­nes de eu­ros en ayu­das (2009), sa­gra­do, di­cen aun­que la pro­pia PAC lo sea ca­da vez me­nos.

CARLA GOTTGENS / BLOOMBERG

Los pro­duc­tos lác­teos han si­do unos de los gran­des ca­ba­llos de ba­ta­lla des­de el ini­cio de la PAC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.