“Hay que de­jar que la gen­te fra­ca­se pa­ra que pue­da te­ner éxi­to”

La Vanguardia - Dinero - - INTERNACIONAL - Marc Bassets

Ar­tur C. Brooks, pre­si­den­te del la­bo­ra­to­rio de ideas Ame­ri­can En­ter­pri­se Ins­ti­tu­te (AEI), in­te­lec­tual de re­fe­ren­cia de la de­re­cha nor­te­ame­ri­ca­na y ar­ti­cu­lis­ta oca­sio­nal de La Van­guar­dia, aca­ba de pu­bli­car en Es­pa­ña La ba­ta­lla. El li­bro, elo­gia­do por per­so­na­li­da­des del con­ser­va­du­ris­mo co­mo Jo­sé María Az­nar, Newt Gin­grich o Dick Che­ney, es un ma­ni­fies­to li­be­ral –en el sen­ti­do eu­ro­peo del tér­mino– que ar­ti­cu­la al­gu­nas de la ideas del mo­vi­mien­to Tea Party.

En­tre fi­na­les de los años 80 y prin­ci­pios de los 90, an­tes de de­di­car­se a la eco­no­mía, Art­hur Brooks ejer­ció de mú­si­co en Bar­ce­lo­na. Es­tá ca­sa­do con una ca­ta­la­na y ha­bla un catalán y un cas­te­llano per­fec­tos. En La ba­ta­lla ar­gu­men­ta que en EE.UU. se desa­rro­lla una pug­na que en­fren­ta el mo­de­lo eu­ro­peo, que en­car­na­ría Obama, y el mo­de­lo pu­ra­men­te es­ta­dou­ni­den­se de li­bre mer­ca­do y li­bre em­pre­sa.

Des­de Eu­ro­pa hay la vi­sión de que EE.UU. es un país con de­sigual­da­des bru­ta­les, con mi­llo­nes de per­so­nas sin se­gu­ro mé­di­co, una me­nor es­pe­ran­za de vi­da, vio­len­cia…

Es­to es un bu­lo…

Pe­ro hay al­go de ver­dad.

En to­dos es­tos in­di­ca­do­res se pue­de en­con­trar por lo me­nos un país eu­ro­peo con un mo­de­lo so­cial­de­mó­cra­ta que es­té peor que EE.UU. El Reino Uni­do y Fran­cia tie­nen pro­ble­mas te­rri­bles de vio­len­cia ju­ve­nil. El em­ba­ra­zo ju­ve­nil es más al­to en ca­si to­da Eu­ro­pa oc­ci­den­tal que en EE.UU. Res­pec­to a la co­ber­tu­ra sa­ni­ta­ria, es cier­to, EE.UU. ne­ce­si­ta una re­for­ma sa­ni­ta­ria. Hay que re­sol­ver­lo.

¿Co­mo lo re­sol­vie­ron los eu­ro­peos ha­ce se­ten­ta años?

La cues­tión es si lo re­sol­vie­ron de ver­dad. Por­que mu­chos de los sis­te­mas en Eu­ro­pa oc­ci­den­tal son in­sa­tis­fac­to­rios pa­ra una par­te de los ciu­da­da­nos y se es- tán de­rrum­ban­do, son in­sos­te­ni­bles. ¿Que­re­mos un sis­te­ma sa­ni­ta­rio grie­go? Ob­via­men­te, no. Por­que Gre­cia no pue­de per­mi­tir­se su sis­te­ma sa­ni­ta­rio.

¿Y un sis­te­ma sue­co o ale­mán?

De­pen­de. La cues­tión en­ton­ces es si pue­de ha­cer­se es­to en Es­ta­dos Uni­dos. ¿Por qué la es­pe­ran­za de vi­da es más baja? Si se to­ma la de­mo­gra­fía de Ale­ma­nia y se com­pa­ra con la de EE.UU., y se mi­ran los gru­pos de­mo­grá­fi­cos equi­va­len­tes, es de­cir, los ame­ri­ca­nos de ori­gen eu­ro­peo, EE.UU. tie­ne una ma­yor es­pe­ran­za de vi­da que Ale­ma­nia. Lo que su­ce­de es que te­ne­mos una can­ti­dad tre­men­da de di­ver­si­dad ra­cial y ét­ni­ca y es­to es lo que cam­bia la de­mo­gra­fía. Y re­sul­ta que los gru­pos con me­nor es­pe­ran­za de vi­da son los que han dis­fru­ta­do de un ma­yor ac­ce­so a los pro­gra­mas so­cial­de­mó­cra­tas. Los que han te­ni­do ma­yor pro­tec­ción so­cial, más sub­si­dios de des­em­pleo y más be­ne­fi­cios con Me­di­caid (sanidad pú­bli­ca pa­ra los más po­bres) son los que tie­nen una me­nor es­pe­ran­za de vi­da. ¿Qué pa­sa con eso?

O fue un error dar­les es­ta ayu­da, o ha­bría que ha­ber­les da­do más ayu­das, co­mo las que tie­ne un ale­mán, por ejem­plo.

Aún más, ¿no? O sea, hay que do­blar o tri­pli­car los sub­si­dios. Ase­gu­rar­se de que nun­ca tra­ba­jen. De que nun­ca pa­guen por na­da. Y la iz­quier­da ame­ri­ca­na cree que hay que echar más di­ne­ro al po­zo. Y si echa­mos tres, cua­tro, cin­co ve­ces más de di­ne­ro, los ame­ri­ca­nos po­bres me­jo­ra­rán. Es­to es in­ge­nuo, no pa­sa­rá. Y el mo­ti­vo es, en par­te, por­que tres ge­ne­ra­cio­nes de po­bres en Amé­ri­ca nun­ca han tra­ba­ja­do.

En­tien­do que sea rea­cio a dar lec­cio­nes, pe­ro ¿qué de­be ha­cer Es­pa­ña?

Un 45%, 43% o 42% de las per­so­nas de en­tre 18 y 25 es­tán en pa­ro en Es­pa­ña. ¿Qué es­ta­mos ha­cien­do pa­ra que sea más fá­cil pa­ra los jó­ve­nes al­go que no sea en­con­trar un te­rri­ble em­pleo en el go­bierno? ¿Qué es­ta­mos ha­cien­do pa­ra ayu­dar­les a ser em­pren­de­do­res? Es de­ma­sia­do di­fí­cil ser un em­pren­de­dor. Es de­ma­sia­do di­fí­cil te­ner éxi­to. Cuan­do mu­chas de las per­so­nas más em­pren­de­do­ras quie­ren ve­nir a uni­ver­si­da­des nor­te­ame­ri­ca­nas y que­dar­se en EE.UU., es­to es un gran pro­ble­ma. Te­néis que que­da­ros vues­tros em­pren­de­do­res. No po­déis per­der a to­da una ge­ne­ra­ción.

¿Hay de­ma­sia­do Es­ta­do?

Se ne­ce­si­ta más y me­nos. Más crea­ción de opor­tu­ni­da­des. Un sis­te­ma que di­ga que Es­pa­ña es un gran país que tie­ne una cul­tu­ra le­gí­ti­ma, útil e im­por­tan­te, y que Es­pa­ña es un lu­gar don­de se pue­de te­ner éxi­to. Y tam­bién for­ma­ción bá­si­ca. Es­pa­ña es bas­tan­te bue­na en for­ma­ción bá­si­ca, en la es­cue­la pri­ma­ria y se­cun­da­ria. En la es­cue­la se­cun­da­ria apren­des ma­te­má­ti­cas. Me­jor que en

LOS LÍ­MI­TES DE LA PRO­TEC­CIÓN SO­CIAL

EE.UU., se­gún los da­tos que he vis­to. ¿Qué po­de­mos ha­cer pa­ra ser una cul­tu­ra más em­pren­de­do­ra pa­ra es­tos jó­ve­nes, pa­ra pre­pa­rar­los y dar­les más opor­tu­ni­da­des? Por otro la­do, se ne­ce­si­ta me­nos (Es­ta­do). ¡Apár­ta­te! ¡De­ja que la gen­te fra­ca­se! Hay que de­jar que la gen­te fra­ca­se pa­ra que pue­da te­ner éxi­to, y dar­le más opor­tu­ni­da­des. La cues­tión es ¿pue­de ha­cer­se en Es­pa­ña? Du­ran­te dé­ca­das se han he­cho unas po­lí­ti­cas de­ter­mi­na­das. ¿Có­mo se cam­bia? Ig­no­ro la res­pues­ta.

¿Su­pri­mi­ría el sub­si­dio de des­em­pleo?

Tie­ne que ha­ber un equi­li­brio. Es bas­tan­te ra­di­cal de­cir que hay que ir a ce­ro. Una de las prio­ri­da­des del Es­ta­do, una de sus fun­cio­nes, es man­te­ner un ni­vel por en­ci­ma de la po­bre­za. ¿Qué ni­vel? De­pen­de del pun­to de vis­ta. Yo creo que bas­tan­te ba­jo. Pe­ro no quie­ro que los ni­ños ca­rez­can de pro­tec­ción sa­ni­ta­ria bá­si­ca, que se mue­ran de ham­bre. Creo que no es ci­vi­li­za­do, y el es­ta­do de­be­ría pa­gar por es­to. Aun­que sea in­efi­cien­te, no im­por­ta. Es lo que se de­be ha­cer. Más allá de es­to, de­be­ría­mos suprimir más sub­si­dios de des­em­pleo, por­que es­ta­mos da­ñan­do a las per­so­nas en Amé­ri­ca. ¿Es apli­ca­ble a Es­pa­ña? Creo que pro­ba­ble­men­te. He co­no­ci­do a mu­chos po­lí­ti­cos con­ser­va­do­res que lo creen.

Con­ser­va­do­res...

Cla­ro. He co­no­ci­do a al­gu­nos del PSOE que es­tán a fa­vor del li­bre mer­ca­do y lo en­tien­den. Gen­te de mi edad que son so­cia­lis­tas, pe­ro no real­men­te iz­quier­dis­tas. Y hay mu­chos con­ser­va­do­res que no creen en el sis­te­ma li­be­ral. Só­lo quie­ren be­ne­fi­cios pro­te­gi­dos so­bre la ba­se del le­ga­do. Es ho­rri­ble el con­ser­va­du­ris­mo eu­ro­peo cuan­do po­ne las co­sas di­fí­ci­les a la gen­te co­rrien­te pa­ra avan­zar. Gran par­te del con­ser­va­du­ris­mo eu­ro­peo se ha de­di­ca­do a po­ner ba­rre­ras en el ca­mino de la gen­te.

¿Es jus­to un im­pues­to de su­ce­sio­nes?

Se­ría to­tal­men­te jus­to.

¿Es­tá a fa­vor?

No, por­que no es li­bre. Hay tres ob­je­ti­vos po­lí­ti­cos: efi­cien­cia, jus­ti­cia y li­ber­tad. A ve­ces se re­fuer­zan unos a otros, y otras hay ten­sión en­tre ellos. Es ex­tre­ma­da­men­te jus­to gra­var la he­ren­cia, pe­ro no te ha­ce li­bre.

¿Qué im­pues­to te ha­ce li­bre? Hay que gra­var al­go.

Siem­pre es un pro­ble­ma de li­ber­tad. Pa­ra te­ner una so­cie­dad efi­cien­te de­be ha­ber im­pues­tos, no por­que los im­pues­tos por sí mis­mos creen más efi­cien­cia sino por­que ayu­dan a re­sol­ver fa­llos del mer­ca­do, que es muy in­efi­cien­te. Con un cri­te­rio de li­ber­tad, los im­pues­tos te ha­cen me­nos li­bre, cla­ro. Pe­ro hay que en­con­trar un equi­li­brio. Has ga­na­do di­ne­ro ho­nes­ta­men­te, has pa­ga­do im­pues­tos, y quie­res dár­se­lo a tu hi­jo. Es una cues­tión bá­si­ca de li­ber­tad. Pe­ro des­de el pun­to de vis­ta de la jus­ti­cia di­ría que no de­bes que­dár­te­lo. Pe­ro es­to es lo que hay que de­ci­dir. Al­gu­nas so­cie­da­des di­rán que la jus­ti­cia es más im­por­tan­te, y otras que la li­ber­tad lo es más. En Amé­ri­ca nos gus­ta mu­cho la li­ber­tad. Lle­var pis­to­las es ex­tre­ma­da­men­te in­efi­cien­te pe­ro hay un cri­te­rio de li­ber­tad, y por eso es­tá en la Cons­ti­tu­ción. En el ca­so del im­pues­to de su­ce­sio­nes las per­so­nas ra­zo­na­bles pue­den es­tar en desacuer­do, y mu­chas per­so­nas dis­cre­pan de mí, y lo en­tien­do.

No le gus­tan las he­ren­cias.

Odio es­ta idea, por­que ten­go da­tos so­bre la gen­te que he­re­da di­ne­ro. Echa tu vi­da a per­der. Tu vi­da es peor si he­re­das di­ne­ro. No al­can­zas el éxi­to por ti mis­mo. Ade­más, si he­re­das mu­cho di­ne­ro te pa­sa­rás la vi­da pre­gun-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.