Ber­lus­co­ni du­da y Drag­hi avi­sa

Ita­lia de­ci­de su política tras un gra­ve tro­pie­zo elec­to­ral del Go­bierno

La Vanguardia - Dinero - - INTERNACIONAL - Eu­se­bio Val

Más de uno la­men­ta en Ita­lia que Ma­rio Drag­hi se mar­che a Frank­furt a di­ri­gir el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE) du­ran­te los pró­xi­mos ocho años. ¿No se­ría al­guien de su per­fil la fi­gu­ra ideal pa­ra to­mar las rien­das del país al fren­te de un go­bierno téc­ni­co, sin las­tres po­lí­ti­cos ni per­so­na­les, y pa­ra pi­lo­tar la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca y las re­for­mas es­truc­tu­ra­les pen­dien­tes?

El dis­cur­so de Drag­hi del pa­sa­do mar­tes, su úl­ti­mo ba­lan­ce anual al fren­te de la Ban­ca de Ita­lia, fue ana­li­za­do con lu­pa y se in­ter­pre­tó co­mo un ver­da­de­ro pro­gra­ma de go­bierno, con ocho pun­tos bien de­fi­ni­dos, una ver­da­de­ra hoja de ru­ta pa­ra si­tuar de nue­vo a Ita­lia en la sen­da de un cre­ci­mien­to ro­bus­to y sos­te­ni­do. El pro­ble­ma pa­ra los ita­lia­nos es que no es­tá muy cla­ro qué re­ce­tas fi­nal­men­te se apli­ca­rán, có­mo, du­ran­te cuán­to tiem­po y por quién.

Las re­cien­tes elec­cio­nes ad­mi­nis­tra­ti­vas par­cia­les, so­bre to­do los re­sul­ta­dos en Mi­lán y Ná­po­les, ne­fas­tos pa­ra la coa­li­ción de cen­tro­de­re­cha que en­ca­be­za Silvio Ber­lus­co­ni des­de el 2008, vol­vie­ron a in­tro­du­cir un fac­tor de in­cer­ti­dum­bre política. ¿Se­rá ca­paz il Ca­va­lie­re de ago­tar los dos años que le que­dan de le­gis­la­tu­ra, has­ta el 2013? ¿Go­za­rá el Go­bierno con la es­ta­bi­li­dad y la cohe­sión ne­ce­sa­rias pa­ra ges­tio­nar un pro­gra­ma de ajus­te pre­su­pues­ta­rio y, a la vez, im­pul­sar re­for­mas?

En la bús­que­da de cul­pa­bles por lo su­ce­di­do en Mi­lán y Ná­po­les, de in­me­dia­to apa­re­ció Giu­lio Tre­mon­ti, el su­per­mi­nis­tro de Eco­no­mía, co­mo chi­vo ex­pia­to­rio. El ri­gor con que apli­ca la ti­je­ra a los gas­tos del Es­ta­do ha­bría in­flui­do en la es­ca­be­chi­na elec­to­ral. Sur­gie­ron vo­ces a fa­vor de un re­plan­tea­mien­to de la política eco­nó­mi­ca y de una ba­ja­da de im­pues­tos a par­ti­cu­la­res y em­pre­sas. El mis­mo Ber­lus­co­ni, en unas de­cla­ra­cio­nes que pa­re­cían un desafío a Tre­mon­ti, di­jo que su mi­nis­tro “pro­po­ne pe­ro no de­ci­de”; es de­cir, que el guar­dián de la or­to­do­xia en las cuen­tas pú­bli­cas de­be­ría ple­gar­se a otras exi­gen­cias. Es un len­gua­je que ge­ne­ra du­das so­bre cuál se­rá fi­nal­men­te la fi­lo­so­fía del plan de ajus­te in­mi­nen­te que el Go­bierno de­be anun­ciar pa­ra avan­zar ha­cia la me­ta del dé­fi­cit ce­ro en el 2014.

En es­te con­tex­to ha­bía mu­cha ex­pec­ta­ción por el dis­cur­so de Drag­hi. El ban­que­ro cen­tral dio una de cal y otra de arena. Pa­ra ani­mar los áni­mos, re­cor­dó que Ita­lia, gra­cias a al­gu­nos ajus­tes he­chos en el de­ce­nio de los no­ven­ta del si­glo pa­sa­do –la re­for­ma de las pen­sio­nes–, a la re­es­truc­tu­ra­ción del sec­tor ban­ca­rio –en par­te tu­te­la­da por él mis­mo– y a la “pru­den­te ges­tión del gas­to pú­bli­co” –pi­ro­po ha­cia Tre­mon­ti–, sa­lir de la cri­sis es­tá re­qui­rien­do un “es­fuer­zo me­nor que en mu­chos otros paí­ses avan­za­dos”. Re­cal­có asi­mis­mo que los ban­cos ita­lia­nos no han ne­ce­si­ta­do de res­ca­te pú­bli­co.

Tras el bál­sa­mo pa­ra el al­ma lle­gó otra me­di­ci­na más amar­ga pa­ra sa­nar par­tes del cuer­po con pro­ble­mas. El fu­tu­ro pre­si­den­te del BCE ad­vir­tió de los pe­li­gros de pro­ce­der a re­cor­tes in­dis­cri­mi­na­dos del gas­to. Una aus­te­ri­dad po­co ca­li­bra­da po­dría fre­nar el cre­ci­mien­to en dos pun­tos del PIB en los pró­xi­mos tres años. El ajus­te, se­gún Drag­hi, de­be es­tar siem­pre orien­ta­do al cre­ci­mien­to, por lo que se im­po­ne una pre­ci­sión qui­rúr­gi­ca. Drag­hi tam­bién es par­ti­da­rio de re­du­cir la pre­sión fis­cal a par­ti­cu­la­res y em­pre­sas, com­pen­san­do la pér­di­da de re­cau­da­ción con una lu­cha aún más in­ten­sa con­tra la eva­sión tri­bu­ta­ria, una de las la­cras ita­lia­nas, en especial del sur.

Drag­hi enume­ró una se­rie de re­for­mas pa­ra fa­vo­re­cer el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, co­mo la de la jus­ti­cia ci­vil y la edu­ca­ti­va. Men­cio­nó tá­ci­ta­men­te el com­ba­te con­tra la co­rrup­ción y las ma­fias, al re­cor­dar el pre­cio más ele­va­do de las obras pú­bli­cas en Ita­lia res­pec­to a otros paí­ses y el de­rro­che de fon­dos de ayu­da eu­ro­pea. El go­ber­na­dor, en fin, la­men­tó la adap­ta­ción aún in­su­fi­cien­te de Ita­lia a las al­tas tec­no­lo­gías, la dua­li­dad en­tre tra­ba­ja­do­res pre­ca­rios y pro­te­gi­dos, y la po­ca pre­sen­cia la­bo­ral de la mu­jer. Mu­chas ideas de go­bierno pa­ra un ban­que­ro con fa­ma de dis­cre­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.