Ca­mi­nan­tes so­li­ta­rios

Cui­to y Vall­cor­ba en la hue­lla de los me­jo­res: Xam­mar, Pla, Ga­ziel o Ama­deu Hur­ta­do

La Vanguardia - Dinero - - CRÓNICAS BURGUESAS -

Ala som­bra de Pa­rís y puen­te in­te­rrum­pi­do ha­cia Ma­drid, Bar­ce­lo­na só­lo quie­re ser na­rra­da por ca­mi­nan­tes so­li­ta­rios. Dos de es­tos ca­mi­nan­tes, el eco­no­mis­ta y es­cri­tor Ama­deu Cui­to (au­tor re­cien­te de Me­mò­ries d’un som­ni) y el edi­tor Jau­me Vall­cor­ba (Qua­derns Cre­ma), re­pre­sen­tan ge­nui­na­men­te el cru­ce de ex­pe­rien­cias, mi­ra­das y co­no­ci­mien­tos, que ar­ti­cu­lan la ciu­dad com­pac­ta. Pa­rís, que fue jun­to a Per­pi­ñán el es­ce­na­rio de la in­fan­cia de Cui­to, vi­ve aho­ra mis­mo la his­to­ria de sus li­bros y de sus es­cri­to­res de re­fe­ren­cia ( Du­ras, Your­ce­nar, Gi­de, Clau­del, Gi­rar­doux, Sar­tre, Ca­mus...), gra­cias a una ex­po­si­ción que mues­tra los cien años de exis­ten­cia del se­llo edi­to­rial crea­do por Gas­ton Ga­li­mard (“la li­te­ra­tu­ra fran­ce­sa soy yo”). El acon­te­ci­mien­to tie­ne lu­gar es­tos días en Tol­biac, el ba­rrio que al­ber­ga la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal de Fran­cia, en un edificio pro­yec­ta­do por Do­mi­ni­que Pe­rrault, que se con­cre­tó unien­do la Bi­blio­te­ca Ar­se­nal, el fon­do del con­de de Ar­tois ( Carlos X) y los ar­chi­vos de la Bas­ti­lla.

En Ma­drid, que tam­bién es­tos días en­ga­la­na el pa­seo de Co­ches del Re­ti­ro con las tra­di­cio­na­les ca­se­tas de la Fe­ria del Li­bro, bu­cea Vall­cor­ba los ras­tros del país in­vi­ta­do, Ale­ma­nia (el fi­ló­so­fo Rü­di­ger Sa­frans­ki inau­gu­ró el even­to, en el Goet­he-Ins­ti­tut). Pre­ci­sa­men­te de ori­llas del Main, ha lle­ga­do a la ca­pi­tal es­pa­ño­la una gran ex­pe­rien­cia bas­tar­da de la cul­tu­ra mo­der­na: Pa­la­bras in­mi­gran­tes, una obra que re­co­pi­la 3.500 pa­la­bras, que han en­tra­do en el ale­mán pro­ce­den­tes de len­guas co­mo el hin­di, az­te­ca (náhuatl), ja­po­nés, ma­la­yo, yid­dish, no­rue­go, sui­zo-ale­mán o ka­laa­lli­sut de Groen­lan­dia.

Alumno de uno de los gran­des co­le­gios de Fran­cia y de la uni­ver­si­dad pa­ri­si­na, Cui­to vi­vió ple­na­men­te la ocu­pa­ción ale­ma­na y el exi­lio an­tes de en­trar en los círcu­los de la opo­si­ción clan­des­ti­na es­pa­ño­la, de la mano de Jo­sep Pa­llach. En 1962 coin­ci­dió en la ca­pi­tal fran­ce­sa con el olea­je de re­fu­gia­dos pro­duc­to del Con­tu­ber­nio de Mu­nich, que es­co­gie­ron el exi­lio al­re­de­dor de fi­gu­ras co­mo Je­sús Pra­dos, Fer­nan­do Bae-

Cui­to vi­vió en Fran­cia la ocu­pa­ción ale­ma­na y el exi­lio an­tes de en­trar en los círcu­los po­lí­ti­cos

za, Jo­sé Suá­rez Ca­rre­ño o el mis­mo Dio­ni­sio Ri­drue­jo, ex fa­lan­gis­ta con­ver­ti­do en de­mó­cra­ta, sen­si­ble al ca­ta­la­nis­mo y fun­da­dor del Par­ti­do So­cial de Ac­ción De­mo­crá­ti­ca, co­no­ci­do tam­bién por sus ar­tícu­los en Re­vis­ta, el se­ma­na­rio fi­nan­cia­do por Al­bert Puig Pa­lau. El Dio­ni­sio de Cui­to es “un hom­bre ba­ji­to, de piel pá­li­da, ore­jas gran­des y ma­nos de­li­ca­das, fu­ma con frui­ción y se ex­pre­sa con ex­qui­si­ta na­tu­ra­li­dad”, y que aca­ba de pu­bli­car en Ar­gen­ti­na Es­cri­to en Es­pa­ña, don­de cuen­ta su re­torno de la Di­vi­sión Azul, el fra­ca­sa­do pro­yec­to aper­tu­ris­ta de sus ami­gos Ruiz Ji­mé­nez, To­var y Laín En­tral­go e idea­li­za el “ma­ci­zo de la ra­za”, el mag­ma en el que la re­pú­bli­ca en­con­tró ex­pli­ca­cio­nes y la re­be­lión mi­li­tar bus­có ex­pec­ta­ti-

Su ver­sión rea­lis­ta de la ca­rre­ra ha­cia la pro­cla­ma­ción del Es­tat Ca­ta­là es­tá re­co­gi­da en un die­ta­rio pre­mo­ni­to­rio es­cri­to en sep­tiem­bre del 1934 Re­fe­ren­te in­dis­cu­ti­ble de la gran ge­ne­ra­ción, fue director de

(1920-36) y pu­bli­có li­bros co­mo sus re­co­no­ci­das me­mo­rias vas; un va­go con­cep­to ma­cha­diano (… “de un pa­sa­do ma­ci­zo y de una ra­za / la Es­pa­ña del cin­cel y de la ma­za / .... de la ra­bia y de la idea”, es­cri­bió el poe­ta), que se su­po­ne sue­lo co­mún de las as­pi­ra­cio­nes re­pu­bli­ca­nas y del in­com­pren­si­ble acer­vo sal­va­ble de la Cru­za­da. Es­te en­cuen­tro, ca­si siem­pre in­com­pren­di­do, ob­se­sio­nó a un Ri­drue­jo dis­pues­to a com­po­ner una fuer­za en la que ca­brían gru­pos de­mo­crá­ti­cos y tam­bién in­te­lec­tua­les sa­li­dos del fran­quis­mo, co­mo la mis­ma fi­gu­ra de Gil Ro­bles, quien, al día si­guien­te de la reunión de Mu­nich, fue obli­ga­do a di­mi­tir del con­se­jo

Xam­mar fue un cu­rio­so ne­xo en­tre la re­sis­ten­cia del exi­lio y el li­be­ra­lis­mo con­ser­va­dor

pri­va­do del con­de de Bar­ce­lo­na.

Al re­bu­fo de la ley Fra­ga, Cui­to re­lan­za­ría años des­pués la re­vis­ta Mi­ra­dor, con­ver­ti­da en el ór­gano po­lí­ti­co del fu­tu­ro Rea­gru­pa­ment de Pa­llach, cu­yos ejem­pla­res en­tra­ban por la fron­te­ra fran­ce­sa en un do­ble fon­do del ma­le­te­ro de Mà­rius Es­tar­tús, des­pués de las co­rrec­cio­nes de Enric Roig y con las ca­ri­ca­tu­ras de Joan Hur­ta­do. No fal­ta­ron los ar­tícu­los de Armand Ca­ra­bén, Suá­rez Ca­rre­ño (la car­ta de Ma­drid) o del mis­mo He­ri­bert Ba­rre­ra. To­ca­do por la ur­gen­cia y el op­ti­mis­mo, Cui­to con­ven­ció al gran pe­rio­dis­ta Eu­ge­ni Xam­mar –ami­go de la fa­mi­lia y en especial de su abue­lo Ama­deu Hur­ta­do– pa­ra que co­la­bo­ra­ra con la pu­bli­ca­ción. Pa­ra en­ton­ces, Xam­mar, re­ti­ra­do en

EU­GE­NI XAM­MAR.

AMA­DEU HUR­TA­DO.

AGUS­TÍ CAL­VET (‘GA­ZIEL’).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.