La cri­sis au­men­ta las co­rrup­te­las

La gran ma­yo­ría de em­plea­dos cree que sus di­rec­ti­vos usa­rían “ata­jos” pa­ra lo­grar sus ob­je­ti­vos

La Vanguardia - Dinero - - GESTIÓN - Jor­di Gou­la

Di­cen que to­da cri­sis agu­di­za el in­ge­nio. En al­gu­nos ca­sos pa­ra bien y en otros pa­ra mal. Se­gu­ro que nin­gún es­tu­dio­so ha­brá de­di­ca­do su tiem­po a ver de qué la­do se in­cli­na de­fi­ni­ti­va­men­te es­ta ba­lan­za, nos he­mos de con­for­mar vien­do las ini­cia­ti­vas de los em­pren­de­do­res, que son ca­da vez más –y eso es lo me­jor que nos pue­de pa­sar en es­tos mo­men­tos– y com­pro­ban­do qué su­ce­de en las em­pre­sas, don­de sí se ana­li­za el gra­do de co­rrup­te­las que tie­nen lu­gar. Eso es lo que ha­ce ca­da dos años Ernst & Young con su Eu­ro­pean Fraud Sur­vey, que aca­ba de apa­re­cer en su ver­sión del 2011, y en el que se ana­li­za tam­bién lo que su­ce­de en Es­pa­ña. En él se re­co­ge la opi­nión de em­plea­dos y di­rec­ti­vos so­bre su per­cep­ción del frau­de, el so­borno y la co­rrup­ción en el mun­do em­pre­sa­rial, lo que su­po­ne una bue­na guía pa­ra ver por dón­de van los ti­ros en es­te más que res­ba­la­di­zo te­rreno.

Pues bien, ya de en­tra­da nos di­ce que na­da me­nos que un 82% de em­plea­dos es­tán con­ven­ci­dos de que sus di­rec­ti­vos no du­da­ría en uti­li­zar lo que de­no­mi­nan “ata­jos” pa­ra al­can­zar sus ob­je­ti­vos. La la­xi­tud de la cul­tu­ra es­pa­ño­la en el te­rreno de la éti­ca que­da aquí de­mos­tra­da, ya que es­ta­mos na­da me­nos que 20 pun­tos por en­ci­ma de la me­dia eu­ro­pea –que, to­do sea di­cho, tam­po­co es baja– y nos da ya un pri­mer al­da­bo­na­zo. “La per­cep­ción es que el director pue­de uti­li­zar prác­ti­cas no éti­cas pa­ra cum­plir sus ob­je­ti­vos por la gran pre­sión a la que es­tá so­me­ti­do y lo cier­to es que con la cri­sis la pre­sión es muy al­ta”, ex­pli­ca Mi­guel Ángel Ber­zal, director de Fo­ren­sic de Ernst & Young en Es­pa­ña. Ade­más, un 42% pien­sa que las prác­ti­cas co­rrup­tas han au­men­ta­do con la re­ce­sión eco­nó­mi­ca que atra­vie­sa el país.

Pe­ro si es­to es lo que pien­san los em­plea­dos, lo que opi­nan los di­rec­ti­vos tam­po­co tie­ne des­per­di­cio ni de­be­ría caer en sa­co ro­to. Así, en­tre los “ata­jos” pa­ra rea­li­zar un ne­go­cio –re­ga­los, pa­gos en me­tá­li­co...– el 30% de di­rec­ti­vos na­cio­na­les con­sul­ta­dos ve­ría jus­ti­fi­ca­do el pa­go de un so­borno si ello con­tri­bu­ye­se al cre­ci­mien­to de la em­pre­sa, fren­te a só­lo el 19% de co­le­gas eu­ro­peos. Só­lo cua­tro de ca- da diez, nun­ca ac­tua­ría de esa for­ma, fren­te al 50% de los eu­ro­peos. La per­cep­ción de los em­plea­dos, pues, no va erra­da, y Ber­zal plan­tea que “la pre­sión pue­de ha­cer que la lí­nea de la éti­ca que­de muy di­fu­mi­na­da”.

Es­ta si­tua­ción ge­ne­ra una se­rie de ries­gos evi­den­tes pa­ra to­da or­ga­ni­za­ción. “La ma­yor to­le­ran­cia ha­cia el frau­de, el so­borno y la co­rrup­ción que ob­ser­va­mos en el es­tu­dio, jun­to con las ini­cia­ti­vas de re­duc­ción de cos­tes de mu­chas em­pre­sas, les es­tán ge­ne­ran­do una ma­yor ex­po­si­ción a su­frir un frau­de”, co­men­ta Ricardo No­re­ña, so­cio res­pon­sa­ble de Fo­ren­sic de E&Y. Y aña­de que “pa­ra la di­rec­ción de las com­pa­ñías, así co­mo pa­ra los con­se­jos de ad­mi­nis­tra­ción, de­be­ría ser una prio­ri­dad re­for­zar su com­pro­mi­so con la éti­ca en los ne­go­cios y que es­ta ac­ti­tud sea tam­bién per­ci­bi­da por los em­plea­dos y de­más gru­pos de in­te­rés”.

A te­nor de es­tos re­sul­ta­dos pa­re­ce evi­den­te que la cul­tu­ra an­ti­co­rrup­ción y an­ti­frau­de no ha ca­la­do to­da­vía lo su­fi­cien­te en­tre mu­chas com­pa­ñías es­pa­ño­las. Así, só­lo el 49% de las em­pre­sas en­cues­ta­das di­ce dis­po­ner de una política an­ti­frau­de y un có­di­go de con­duc­ta. “En es­te pun­to –di­ce Ber­zal–, la di­fe­ren­cia no es muy gran­de con las eu­ro­peas, ya que son el 56%. Don­de sí hay mu­cha di­fe­ren­cia es en la for­ma­ción, ya que só­lo el 19% de los con­sul­ta­dos di­ce ha­ber re­ci­bi­do for­ma­ción en es­te ám­bi­to, fren­te al 38% del res­to de Eu­ro­pa. Aquí po­de­mos te­ner un có­di­go de con­duc­ta, pe­ro si se ar­chi­va en un ca­jón no sir­ve pa­ra na­da. Hay que ex­pli­car­lo al per­so­nal y se le de­be in­cul­car cuá­les son las prác­ti­cas frau­du­len­tas, ya que en mu­chos ca­sos pue­de in­cu­rrir en ellas sin sa­ber­lo”. Y po­ne el ejem­plo de los re­ga­los. “Pue­de que el có­di­go prohí­ba re­ci­bir re­ga­los de más de 200 eu­ros, pe­ro si no lo sa­be y re­ci­be uno de mil, pue­de es­tar en­tran­do en un ca­mino pe­li­gro­so que pue­de desem­bo­car en al­gún ac­to frau­du­len­to más ade­lan­te. Aquí nues­tras em­pre­sas pin­chan”, con­ti­núa No­re­ña.

Cu­rio­sa­men­te, aun­que los da­tos del in­for­me mues­tran una ten­den­cia al au­men­to de las prác­ti- cas frau­du­len­tas, no se per­ci­be un ma­yor es­fuer­zo por par­te de las com­pa­ñías a la ho­ra de apli­car me­di­das de pre­ven­ción. En es­te as­pec­to, la cri­sis ha pa­sa­do fac­tu­ra. Se­gún el in­for­me, se ha re­gis­tra­do un des­cen­so ge­ne­ra­li­za­do en el uso de me­ca­nis­mos pa­ra combatir el frau­de con res­pec­to a ha­ce dos años. Y ci­ta, por ejem­plo, que han te­ni­do lu­gar en la au­di­to­ría in­ter­na y ex­ter­na, en los con­tro­les so­bre el gas­to, en el desa­rro­llo de có­di­gos de con­duc­ta, en ase­so­ría ju­rí­di­ca in­ter­na o en la ya co­men­ta­da for­ma­ción an­ti­frau­de. A pe­sar de ello, No­re­ña afir­ma: “Es­ta­mos tra­ba­jan­do con un ele­va­do nú­me­ro de com­pa­ñías es­pa­ño­las que quie­ren es­ta­ble­cer me­di­das de con­trol pa­ra la pre­ven­ción de de­li­tos”. Y ci­ta que “la apro­ba­ción del nue­vo Có­di­go Pe­nal ha si­do cla­ve en es­te cam­bio de ac­ti­tud”.

Es­te con­jun­to de per­cep­cio­nes y reali­da­des desem­bo­ca en una cier­ta alar­ma por par­te de to­dos, lo que ex­pli­ca que un 60% de los en­cues­ta­dos es­pa­ño­les coin­ci­dan en que de­be­ría ha­ber ma­yor su­per­vi­sión por par­te del Go­bierno y or­ga­nis­mos re­gu­la­do­res en un fu­tu­ro pró­xi­mo pa­ra re­du­cir el ries­go de frau­de y co­rrup­ción. “En es­te pun­to sí es­ta­mos por en­ci­ma de la me­dia eu­ro­pea y el au­men­to es tam­bién muy sig­ni­fi­ca­ti­vo con res­pec­to a dos años atrás”, con­clu­ye Ber­zal.

JO­MA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.