Es­cul­tu­ra de cua­tro rue­das

La Vanguardia - Dinero - - ALTERNATIVAS - Al­bert Boet

Cuan­do ha­ce ape­nas un mes so­nó el gol­pe del mar­ti­llo, dan­do por ad­ju­di­ca­do el lo­te, se ce­rra­ba una de las más ex­tra­or­di­na­rias his­to­rias del di­se­ño au­to­mo­vi­lís­ti­co. Se aca­ba­ba de ven­der, a un com­pra­dor anó­ni­mo, una de las obras maes­tras de Ber­to­ne, la ya cen­te­na­ria em­pre­sa ca­rro­ce­ra ita­lia­na.

El Lan­cia Stra­tos HF Ze­ro, uno de los di­se­ños mí­ti­cos de los años se­ten­ta, aban­do­na­ba de­fi­ni­ti­va­men­te su lu­gar en el Mu­seo Ber­to­ne, don­de ha­bía mos­tra­do su be­lle­za jun­to a otro cen­te­nar de co­ches de au­tor. Li­lli Ber­to­ne, la viu­da de Nuc­cio Ber­to­ne, so­lo ha­bía po­di­do sal­var de la co­mi­sión li­qui­da­do­ra 84 co­ches, de los 90 que te­nía de fon­do el mu­seo, pa­gan­do 2,4 mi­llo­nes de eu­ros por ellos.

El res­to, seis co­ches úni­cos, va­lo­ra­dos en 3,6 mi­llo­nes, fue­ron irre­me­dia­ble­men­te subas­ta­dos du­ran­te la pa­sa­da edi­ción del Con­cur­so de Ele­gan­cia de Vi­lla d’Es­te, en Ita­lia. Se des­va­ne­cían de es­te mo­do los in­ten­tos de im­pe­dir, por par­te de em- pre­sa­rios de la in­dus­tria ita­lia­na y de un círcu­lo in­flu­yen­te de po­lí­ti­cos, que una de las me­jo­res co­lec­cio­nes del di­se­ño au­to­mo­vi­lís­ti­co se frag­men­ta­ra y sus pie­zas ter­mi­na­ran en al­gún ga­ra­je de Asia o el Me­dio Orien­te.

El nom­bre de Lan­cia Stra­tos re­su­ci­ta­rá a mu­chos mo­men­tos má­gi­cos del au­to­mo­vi­lis­mo de­por­ti­vo, pe­ro pro­ba­ble­men­te la ima­gen só­lo les re­cor­da­rá va­ga­men­te la de aquel pro­ta­go­nis­ta del Mun­dial de Ra­llies.

Y es que el Lan­cia Stra­tos HF Ze­ro es el con­cept, ple­na­men­te ope­ra­ti­vo co­mo to­dos los pro­to­ti­pos que fa­bri­ca­ba Ber­to­ne, que se pre­sen­tó en el Sa­lón de Tu­rín de 1970.

El Stra­tos HF Ze­ro, sa­li­do del lá­piz de Mar­ce­llo Gan­di­ni –que, jun­to a Giugiaro y Fioravanti, for­ma­ban un ex­traor­di­na­rio triun­vi­ra­to de di­se­ña­do­res ita­lia­nos, na­ci­dos en el 1938–, era la má­xi­ma ex­pre­sión de las ca­rro­ce­rías en for­ma de cu­ña a que ha­bía lle­va­do la gue­rra par­ti­cu­lar que man- te­nían los ca­rro­ce­ros Ber­to­ne, Ital­de­sign y Pi­nin­fa­ri­na a fi­na­les de los se­sen­ta.

Un di­se­ño que cau­ti­vó por su atre­vi­mien­to fu­tu­ris­ta; una es­cul­tu­ra con cua­tro rue­das, un co­che de en­sue­ño que con­ju­ga­ba con­cep­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos y la ex­pre­sión ar­tís­ti­ca más pu­ra pa­ra apli­car­los lue­go a un au­to­mó­vil. Di­cen que la idea que per­se­guía Ber­to­ne, y que trans­mi­tió a Gan­di­ni, era la de ex­plo­rar cuán ba­jo po­día ser un co­che. Sus 84 cm de al­tu­ra ca­si ha­cen du­dar de que en su in­te­rior pue­dan sen­tar­se dos ocu­pan­tes.

De lo que no ca­be du­da es que el Stra­tos HF Ze­ro era un co­che ple­na­men­te fun­cio­nal, ya que el pro­pio Nuc­cio Ber­to­ne lo con­du­jo has­ta la fá­bri­ca Lan­cia el día que se ce­rra­ba el acuer­do pa­ra fa­bri­car un Stra­tos más real y que en po­co tiem­po se con­ver­ti­ría en un mi­to del au­to­mo­vi­lis­mo.

Se­ría exa­ge­ra­do de­cir que el Ze­ro que en­can­di­ló en el Sa­lón se pa­re­ce al Stra­tos de pro­duc­ción, pe­ro lo úni­co cier­to es que sin el pri­me­ro ja­más exis­ti­ría el se­gun­do. Se cum­plía así una de las ha­bi­li­da­des de los di­se­ños de Ber­to­ne, el de con­ver­tir los sue­ños en reali­dad.

Al­gu­nos di­rán que las lí­neas del Stra­tos no crea­ron es­cue­la apli­cán­do­se su con­cep­to en la in­dus­tria au­to­mo­vi­lís­ti­ca de las dé­ca­das pos­te­rio­res, pe­ro, de­jan­do de la­do mu­chas de las apor­ta­cio­nes téc­ni­cas no vi­si­bles, tam­bién hay que te­ner en cuen­ta que la pro­pia evo­lu­ción de la se­gu­ri­dad pa­si­va en los co­ches ha­ría in­via­ble y ho­mo­lo­ga­ble el cir­cu­lar con un mo­de­lo de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas.

Jun­to al Stra­tos HF Ze­ro, otros cin­co Ber­to­ne pa­sa­ron a otras ma­nos, en­tre ellos el Lam­borg­hi­ni Mar­zal, ad­ju­di­ca­do por un mi­llón y me­dio de eu­ros, pe­ro es­ta­mos se­gu­ros que el pre­cio fi­nal pa­ga­do por el Ze­ro, 761.000 eu­ros, no es­ta­ba con­di­cio­na­do por el he­cho de que el co­che fue­ra uno de los pro­ta­go­nis­tas de la pe­lí­cu­la Moon­wal­ker de Mi­chael Jack­son ro­da­da en 1988. En el Mu­seo Ber­to­ne que­da el hue­co de una de sus pie­zas cla­ve, y la his­to­ria del di­se­ño au­to­mo­vi­lís­ti­co ita­liano ha per­di­do de vis­ta un co­che irre­pe­ti­ble. Un nue­vo com­pra­dor anó­ni­mo se ha adue­ña­do de un sue­ño con­ver­ti­do en reali­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.