Fa­ce­book des­cu­bre la di­plo­ma­cia

La em­pre­sa de Mark Zuc­ker­berg mon­ta su “ser­vi­cio ex­te­rior” a tra­vés del mun­do

La Vanguardia - Dinero - - TECNOLOGÍA - Nor­ber­to Ga­lle­go a Javier Oli­ván, director de desa­rro­llo in­ter­na­cio­nal de Fa­ce­book

En abril, du­ran­te una ce­na pri­va­da con em­pre­sa­rios de Si­li­con Va­lley, Ba­rack Obama sen­tó a su iz­quier­da a Ste­ve Jobs y a su de­re­cha a Mark Zuc­ker­berg. Va­rios días des­pués, Obama re­gre­só a Ca­li­for­nia y vi­si­tó la se­de de Fa­ce­book en Pa­lo Al­to; por pri­me­ra vez que se se­pa, Zuc­ker­berg se pu­so cha­que­ta y cor­ba­ta pa­ra la oca­sión. Lo mis­mo ha­ría la se­ma­na pa­sa­da, al par­ti­ci­par en Pa­rís en la reunión del E-G8, in­vi­ta­do por Nicolas Sar­kozy. La in­du­men­ta­ria es una anéc­do­ta: lo im­por­tan­te es que el jo­ven Zuc­ker­berg (27) no se co­dea só­lo con in­ver­so­res; los más de 600 mi­llo­nes de usua­rios de Fa­ce­book jus­ti­fi­can que los gran­des de es­te mun­do lo cor­te­jen, y él los ne­ce­si­ta.

Co­mo to­da em­pre­sa es­ta­dou­ni­den­se que se pre­cie, Fa­ce­book tie­ne una ofi­ci­na de re­pre­sen­ta­ción en Was­hing­ton, que em­pe­zó con una per­so­na en el 2007 y ya em­plea una do­ce­na. Su mi­sión no es otra que el lobby an­te los ór­ga­nos fe­de­ra­les y las cá­ma­ras, in­tere­sán­do­se por la re­gu­la­ción de internet y otros asun­tos que pue­den in­fluir en su ne­go­cio. Pa­ra di­ri­gir la ofi­ci­na, aca­ba de fi­char a Joel Ka­plan, que fue adjunto al je­fe de ga­bi­ne­te du­ran­te la pre­si­den­cia de Geor­ge W. Bush, y a My­riah Jor­dan, de la mis­ma fi­lia­ción, que se ocu­pa­rá de las re­la­cio­nes con el Ca­pi­to­lio, aho­ra do­mi­na­do por los re­pu­bli­ca­nos, por lo ge­ne­ral sus­pi­ca­ces an­te la mar­cha de internet. “Sen­ti­mos la ne­ce­si­dad de ex­pli­car cons­tan­te­men­te có­mo fun­cio­na nues­tro ser­vi­cio, có­mo pro­te­ge­mos a los usua­rios, y el va­lor de in­no­va­ción que apor­ta­mos a la eco­no­mía”, di­ce An­drew No­yes, por­ta­voz de la com­pa­ñía.

Has­ta aquí, na­da que otros no ha­gan de tiem­po atrás. Mi­cro­soft tie­ne una le­gión de lob­bis­tas y una agen­cia mul­ti­na­cio­nal de re­la­cio­nes pú­bli­cas; Goo­gle ha da­do más ca­li­bre a su di­plo­ma­cia, po­nién­do­la en ma­nos de Eric Schmidt, quien tras de­jar su res­pon­sa­bi­li­dad eje­cu­ti­va en la com­pa­ñía ac­túa, con ran­go de pre­si­den­te, co­mo em­ba­ja­dor de al­tí­si­mo ni­vel.

La ex­pan­sión in­ter­na­cio­nal del ne­go­cio de Fa­ce­book ha lle­ga­do a un pun­to en el que plan­tea pro­ble­mas de com­ple­ja na­tu­ra­le­za, más allá del mar­ke­ting. La com­pa­ñía no pu­bli­ca ci­fras, pe­ro las fuen­tes in­de­pen­dien­tes con­fir­man que el ma­yor po­ten­cial no ex­plo­ta­do es­tá en Asia, con una pe­ne­tra­ción del 3,4% so­bre la po­bla­ción y del 14,2% en­tre los usua­rios de internet. De los 922 mi­llo­nes de in­ter­nau­tas asiá­ti­cos, 500 mi­llo­nes es­tán en Ja­pón y China, don­de la pre­sen­cia de Fa­ce­book es dé­bil o nu­la (en China, 700.000 usua­rios son prác­ti­ca­men­te ce­ro). Fa­ce­book, an­cla­da en Ca­li­for­nia, tie­ne mu­cho que apren­der de las di­fe­ren­cias cul­tu­ra­les y de los re­sor­tes po­lí­ti­cos de esos mer­ca­dos.

Es­ta vi­sión ha lle­va­do a Zuc­ker­berg, y a su nue­va di­rec­to­ra de ope­ra­cio­nes, Sheryl Sandberg (que apren­dió el ofi­cio en Goo­gle), a to­mar la de­ci­sión de crear lo que ellos lla­man “nues­tro ser­vi­cio ex­te­rior”. En la web de la com­pa­ñía se pue­de leer una ofer­ta de em­pleo pa­ra con­tra­tar di­rec­to­res de asun­tos pú­bli­cos en Orien­te Me­dio, Eu­ro­pa Cen­tral, Ale­ma­nia, Es­can­di­na­via, Ita­lia, Reino Uni­do... y Es­pa­ña. Na­da de Asia, por aho­ra, pe­ro el pues­to de Orien­te Me­dio re­quie­re cua­li­da­des po­co co­mu­nes: “Diez años de ex­pe­rien­cia en re­la­cio­nes con go­bier­nos e in­dus­tria en la re­gión, do­mi­nio del ára­be, tur­co u otra len­gua, ade­más de per­fec­to in­glés, do­tes de co­mu­ni­ca­ción en ra­dio y te­le­vi­sión y, se en­tien­de, ser un apa­sio­na­do usua­rio de Fa­ce­book”. El pa­pel de es­te ser­vi­cio ex­te­rior se­rá do­ble: por un la-

La com­pa­ñía quie­re ‘em­ba­ja­do­res’ que trans­mi­tan su men­sa­je y que in­for­men so­bre los mer­ca­dos

do, trans­mi­tir el men­sa­je de la com­pa­ñía y, por otro, man­te­ner­la in­for­ma­da de la evo­lu­ción de las so­cie­da­des.

En el fon­do, es­tos mo­vi­mien­tos re­ve­lan un cam­bio de ac­ti­tud que no es ex­clu­si­vo de Fa­ce­book. Las em­pre­sas de internet son mul­ti­na­cio­na­les, y han com­pren­di­do que la ico­no­clas­tia pue­de enaje­nar­les la vo­lun­tad de los po­de­res pú­bli­cos, de­mo­crá­ti­cos o no. En su dis­cur­so du­ran­te el E-G8, Zuc­ker­berg se per­mi­tió afir­mar que la in­fluen­cia de Fa­ce­book en las re­vuel­tas ára­bes “ha si­do muy exa­ge­ra­da por la pren­sa”, pe­ro de­jó caer es­te otro men­sa­je: “No es una bue­na política que us­te­des pre­ten­dan de­jar pa­sar lo que les gus­ta de internet y con­tro­lar lo que no les gus­ta”.

AR­CHI­VO

Javier Oli­ván, director de desa­rro­llo in­ter­na­cio­nal de Fa­ce­book

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.