“Nues­tra pró­xi­ma fron­te­ra son los mó­vi­les”

La Vanguardia - Dinero - - TECNOLOGÍA -

La se­de de Fa­ce­book en Pa­lo Al­to ocu­pa un edificio que fue­ra de unos la­bo­ra­to­rios de Hew­let­tPac­kard, en el que tra­ba­jan 2.000 em­plea­dos, que a fi­na­les de año se tras­la­da­rán al an­ti­guo cam­pus de Sun Mi­crosys­tems, tres ki­ló­me­tros al nor­te. “A es­te rit­mo, se nos que­da­rá pe­que­ño des­de el pri­mer día”, co­men­ta Javier Oli­ván. Na­ci­do en Hues­ca, se for­mó co­mo in­ge­nie­ro en Ale­ma­nia y em­pe­zó su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal en Ja­pón. Con es­te cu­rrícu­lo, na­da más ló­gi­co que un em­pleo glo­bal: la ex­pan­sión in­ter­na­cio­nal de Fa­ce­book.

Em­pe­ce­mos por un tó­pi­co: ¿tie­ne Fa­ce­book un mo­de­lo de ne­go­cio?

Es­ta­mos al prin­ci­pio del prin­ci­pio. La orien­ta­ción de la com­pa­ñía es a muy lar­go pla­zo y hoy, si te­ne­mos que de­fi­nir nues­tro mo­de­lo de ne­go­cio, es pu­bli­ci­ta­rio. Un mo­de­lo en el que los usua­rios no só­lo se co­nec­tan con sus ami­gos, sino tam­bién con mar­cas que les in­tere­san, pro­duc­tos que les gus­tan... Fa­ce­book crea una opor­tu­ni­dad que no exis­tía pa­ra que las mar­cas dia­lo­guen con sus con­su­mi­do­res

¿Có­mo se asig­na la pu­bli­ci­dad que hay en las pá­gi­nas de Fa­ce­book?

Es un pro­ce­so au­to­ma­ti­za­do, de for­ma que el anun­cian­te nun­ca sa­be a qué usua­rios va a lle­gar; de­fi­ne sus cri­te­rios de for­ma agre­ga­da: gen­te de 20 a 30 años, va­ro­nes a los que les gus­te el fút­bol, que vi­van en tal ciu­dad.... y el sis­te­ma le di­ce más o me­nos cuán­tos son, pa­ra que de­ci­da cuán­to es­tá dis­pues­to a pa­gar por clic.

¿Es una evo­lu­ción del mo­de­lo ini­cial o la crea­ción de nue­vos ser­vi­cios?

Hay un ma­len­ten­di­do que con­sis­te en pen­sar que Fa­ce­book es Fa­ce­book.com, y real­men­te no lo ve­mos así, lo ve­mos co­mo par­te del en­tra­ma­do de internet. Por ejem­plo, si Fa­ce­book es un fa­ci­li­ta­dor del comercio elec­tró­ni­co es por el sim­ple he­cho de que, co­mo soy afi­cio­na­do al surf, mis ami­gos me acon­se­ja­rán com­prar una ta­bla que ellos han usa­do, y es­to ani­ma a los fa­bri­can­tes de ta­blas a anun­ciar­se en Fa­ce­book y me atrai­gan ha­cia un si­tio de comer- cio elec­tró­ni­co, que no es de Fa­ce­book, pa­ra ha­cer la transac­ción.

De una transac­ción que ge­ne­ra di­ne­ro, ¿cuán­to se que­da Fa­ce­book?

No es­toy fa­mi­lia­ri­za­do con eso, pe­ro ge­ne­ra­mos más va­lor del que so­mos ca­pa­ces de cap­tu­rar pa­ra la com­pa­ñía. Cla­ro que, en ese pro­ce­so, Fa­ce­book cap­tu­ra una frac­ción de ese va­lor y lo mo­ne­ti­za, pe­ro no es nues­tro ob­je­ti­vo; Mark lo di­ce abier­ta­men­te: lo pri­me­ro es que crez­ca la ba­se de usua­rios, y has­ta que no ha­ya­mos co­nec­ta­do a to­das las per­so­nas que ten­gan ac­ce­so a es­ta for­ma de co­mu­ni­ca­ción que es internet, el pro­yec­to es­ta­rá inaca­ba­do.

Con más de 600 mi­llo­nes de usua­rios, el 70% fue­ra de EE.UU., la ex­pan­sión pa­re­ce con­su­ma­da.

No lo es­tá, por­que nues­tra pró­xi­ma fron­te­ra son los mó­vi­les, que si­guen cre­cien­do en áreas del mun­do don­de la internet con­ven­cio­nal no se ha desa­rro­lla­do tan­to, co­mo In­dia, don­de hay una tec­no­lo­gía que per­mi­te usar Fa­ce­book en mu­chos mó­vi­les dis­tin­tos, no só­lo en los avan­za­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.