Ca­pri­cho de dio­ses

La épo­ca del es­plen­dor de la por­ce­la­na eu­ro­pea coin­ci­de, a prin­ci­pios del si­glo XVIII, con la fun­da­ción de la fá­bri­ca de Meis­sen

La Vanguardia - Dinero - - INMOBILIARIO - Carlos García-Osuna

Ci­tar a Meis­sen equi­va­le a re­fe­rir­se a la más an­ti­gua e im­por­tan­te fac­to­ría pro­duc­to­ra de por­ce­la­na de Eu­ro­pa. Una vez des­cu­bier­ta la fór­mu­la de la pas­ta dura por Graf von Ts­chirn­hau­sen, asis­ti­do por Bött­ger, la fá­bri­ca de Meis­sen im­pon­dría una es­pe­cie de dic­ta­du­ra so­bre los mé­to­dos de pro­duc­ción, el mo­de­la­do de las pie­zas y las mo­das de­co­ra­ti­vas en to­da Eu­ro­pa des­de que pre­sen­tó sus pri­me­ras pie­zas de por­ce­la­na en 1710.

Ba­jo la pro­tec­ción de Au­gus­to el Fuer­te, la fac­to­ría de Meis­sen se es­ta­ble­ció en la for­ta­le­za de Al­brechts­burg, muy cer­ca de Dres­den (Sa­jo­nia) en un pri­mer pe­rio­do ex­pe­ri­men­tal pa­ra con­ver­tir­se años más tar­de en la Real Ma­nu­fac­tu­ra de Por­ce­la­na de Sa­jo­nia. Los in­gle­ses se han re­fe­ri­do siem­pre a la por­ce­la­na de Meis­sen de­no­mi­nán­do­la “por­ce­la­na de Dres­den”, mien­tras que en Es­pa­ña y Fran­cia se la co­no­ció co­mo “por­ce­la­na de Sa­jo­nia”. Du­ran­te su pri­mer pe­rio­do pro­duc­ti­vo –has­ta 1719–, Meis­sen fa­bri­ca dos ti­pos de ce­rá­mi­ca: un gres de ex­traor­di­na­ria du­re­za de co­lor ro­ji­zo y por­ce­la­na de pas­ta dura epi­gra­fía- da co­mo por­ce­la­na de Bött­ger, que mo­ri­ría ese año des­pués de ha­ber si­do el in­tro­duc­tor de los mé­to­dos in­ven­ta­dos por él mis­mo y por Ts­chirn­hau­sen.

La tex­tu­ra de la pri­me­ra por­ce­la­na de Meis­sen po­seía ya un gra­do de du­re­za se­me­jan­te a la por­ce­la­na china, aun­que no se ha­bía con­se­gui­do to­da­vía un blan­co pu­ro y sus bar­ni­ces pre­sen­ta­ban mu­chas bur­bu­jas en sus­pen­sión. Los co­lo­res es­mal­ta­dos o de baja tem­pe­ra­tu­ra em­plea­dos en las de­co­ra­cio­nes de es­tas pri­me­ras pie­zas se li­mi­ta­ban al azul, ro­jo fé­rri­co, ver­de, ama­ri­llo, rosado y vio­le­ta. En 1715 se des­cu­brió un mé­to­do de lus­tra­do que se uti­li­zó en oca­sio­nes co­mo fon­do de un co­lor púr­pu­ra o morado. Tam­bién el do­ra­do y el pla­tea­do fue­ron em­plea­dos en la de­co­ra­ción de al­gu­nas pie­zas, aun­que el pla­tea­do ha lle­ga­do a nues­tros días con­ver­ti­do en ne­gro por la oxi­da­ción. Igual­men­te, des­de el prin­ci­pio, se acu­dió a la de­co­ra­ción mol­dea­da y apli­ca­da tan­to en el gres co­mo en la por­ce­la­na (más­ca­ras ro­dea­das de ho­ja­ras­ca y flo­res en di­ver­sas for­mas) y a la de­co­ra­ción per­fo­ra­da imi­tan­do un ti­po de por­ce­la­na china.

La se­gun­da épo­ca de Meis­sen, que abar­ca de 1720 a 1735, se co­no­ce co­mo el pe­rio­do ma­le­ris­che y re­pre­sen­ta una eta­pa de es­plen- dor pa­ra la de­co­ra­ción pin­ta­da, en la que se me­jo­ra­ron las téc­ni­cas, se in­cor­po­ra­ron nue­vos es­que­mas de­co­ra­ti­vos y se ob­tu­vo una tex­tu­ra mu­cho más blan­ca que po­día ser­vir de ba­se a los nue­vos co­lo­res, ins­pi­ra­dos en chi­noi­se­ries, en­tre los que des­ta­can las de si­lue­ta do­ra­da, a los que acom­pa­ñan los mo­ti­vos ja­po­ne­ses tam­bién muy va­lo­ra­dos por Au­gus­to el Fuer­te. En los años trein­ta son fre­cuen­tes las es­ce­nas por­tua­rias, y en los cua­ren­ta, las es­ce­nas de ba­ta­llas y los mo­ti­vos to­ma­dos de la Co­me­dia del Arte, ins­pi­ra­dos por los me­jo­res en cua­dros de Wat­teau.

Tras 1735 co­mien­za otra eta­pa de gran crea­ti­vi­dad en Meis­sen que iba a in­fluir en el arte del mo­de­la­do en por­ce­la­na de to­dos los cen­tros pro­duc­to­res de Eu­ro­pa. Se co­no­ce con el nom­bre de pe- rio­do de la plás­ti­ca y sus rea­li­za­cio­nes es­tán mar­ca­das por la no­ta­ble per­so­na­li­dad del mo­de­lis­ta Johann Jo­chim Känd­ler, que co­men­zó ha­cien­do fi­gu­ras de enor­mes di­men­sio­nes, co­mo las re­pre­sen­ta­cio­nes de fauna ela­bo­ra­das ex­pre­sa­men­te pa­ra la co­lec­ción que Au­gus­to el Fuer­te guar­da­ba en su pa­la­cio Ja­po­nés, o las imá­ge­nes de vír­ge­nes y san­tos pa­ra los al­ta­res, co­mo la se­rie de los após­to­les, de la que se con­ser­va en Leip­zig la fi­gu­ra de san Pa­blo

Las se­ries ale­gó­ri­cas co­mo Los cin­co sen­ti­dos, Los cua­tro ele­men­tos, Los do­ce me­ses, El tea­tro o La ca­za ins­pi­ra­ron a Känd­ler. Un ver­da­de­ro ha­llaz­go, que se ha­ría enor­me­men­te po­pu­lar, fue la se­rie de los mo­nos mú­si­cos de­no­mi­na­da Af­fen­ka­pe­lle.

El pe­rio­do aca­dé­mi­co, lla­ma­do Die Pund­tzeit Pe­rio­de, por el pun­to re­don­do que apa­re­ce en­tre las dos es­pa­das cru­za­das de la mar­ca de Meis­sen, se ini­cia en el año 1763. El de­co­ra­dor Die­trich, que di­ri­gía en­ton­ces los ta­lle­res de pin­tu­ra, ani­ma a sus de­co­ra­do­res a to­mar co­mo mo­de­los los lien­zos de la ga­le­ría de Dres­den y es­ca­yo­las que re­pre­sen­tan es­ta­tuas clá­si­cas.

Has­ta fi­nal del si­glo XVIII, los te­mas más uti­li­za­dos en las de­co­ra­cio­nes de Meis­sen se­rán las es­ce­nas ci­ne­gé­ti­cas, de ba­ta­llas y pas­to­ri­les, ade­más de re­tra­tos en si­lue­ta y me­da­llo­nes.

Nor­mal­men­te, las salas de subas­tas es­pa­ño­las po­nen a la ven­ta de ma­ne­ra ex­cep­cio­nal pie­zas de Meis­sen, que se co­ti­zan de ma­ne­ra so­bre­sa­lien­te tan­to en Eu­ro­pa co­mo en Es­ta­dos Uni­dos. Sir­va el ejem­plo de que su ré­cord mun­dial lo es­ta­ble­ció Ch­ris­tie’s en 5.612.000 eu­ros pa­ra una pa­re­ja de gar­zas blan­cas rea­li­za­das por Känd­ler en torno a 1732.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.