El cal­va­rio de la cla­se me­dia

La lar­ga du­ra­ción de la cri­sis gol­pea al grue­so de pro­fe­sio­na­les y co­mer­cian­tes, un co­lec­ti­vo que se be­ne­fi­ció del boom y aho­ra su­fre sus con­se­cuen­cias

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Mar Galtés

El em­po­bre­ci­mien­to de la cla­se me­dia se ha con­ver­ti­do en te­ma de con­ver­sa­ción ha­bi­tual de las sobremesas fa­mi­lia­res y ter­tu­lias de ca­fé. La cri­sis, esa cri­sis fi­nan­cie­ra de los bo­nos de deu­da que tie­ne re­vuel­tos a los mer­ca­dos eu­ro­peos, la cri­sis de los cer­ca de cin­co mi­llo­nes de pa­ra­dos en Es­pa­ña, la cri­sis que no sa­be qué ha­cer con una ge­ne­ra­ción de jó­ve­nes sin ofi­cio ni be­ne­fi­cio, se es­tá em­pe­zan­do a ce­bar tam­bién en la cla­se me­dia. Esa cla­se me­dia mo­der­na que con su con­su­mo y sus im­pues­tos ha fi­nan­cia­do y se ha be­ne­fi­cia­do del Es­ta­do de bie­nes­tar que de­fi­ne las úl­ti­mas dé­ca­das de pros­pe­ri­dad en Eu­ro­pa. Esa cla­se me­dia de los pro­fe­sio­na­les li­be­ra­les, los co­mer­cian­tes, los tra­ba­ja­do­res de cue­llo blan­co, es­tá vien­do re­du­ci­do su po­der ad­qui­si­ti­vo y, tam­bién, sus ex­pec­ta­ti­vas de fu­tu­ro.

Los sa­la­rios en una com­pa­ñía de ser­vi­cios de las big four son ilus­tra­ti­vos: es­te 2011 se ha eli­mi­na­do el bo­nus, que po­día lle­gar a re­pre­sen­tar el 30% del suel­do, pa­ra ca­si to­dos los pro­fe­sio­na­les, (in­clui­dos los so­cios con­so­li­da­dos, cu­yos in­gre­sos se mue­ven en­tre los 100.000 y 300.000 eu­ros anua­les). Pe­ro so­bre to­do, el re­cor­te afec­ta a las in­cor­po­ra­cio­nes. En el 2009 un abo­ga­do de pri­mer año en­tra­ba co­bran­do 28.000 eu­ros, y un au-

“Lo más preo­cu­pan­te es el em­po­bre­ci­mien­to re­la­ti­vo de los hi­jos de la cla­se me­dia, de la ge­ne­ra­ción jo­ven”

di­tor, 24.000. En el 2011, es­tos sa­la­rios se han re­du­ci­do a 24.000 y 22.000.

“Más que un em­po­bre­ci­mien­to de la cla­se me­dia, lo más preo­cu­pan­te es el em­po­bre­ci­mien­to re­la­ti­vo de los hi­jos de la cla­se me­dia, de la ge­ne­ra­ción jo­ven”, di­ce el catedrático Jo­sep Oliver. “A la cla­se me­dia de más de 45 años, la cri­sis les afec­ta re­la­ti­va­men­te me­nos. Pe­ro a los jó­ve­nes les pe­di­mos que se for­men y se es­fuer­cen, y co­mo so­cie­dad no les ofre­ce­mos pers­pec­ti­vas la­bo­ra­les. El 100% de los 2,3 mi­llo­nes de em­pleos des­trui­dos son de me­no­res de 35 años”. Se ha ro­to el con­tra­to im­plí­ci­to en­tre ge­ne­ra­cio­nes, di­ce. Por pri­me­ra vez, los hi­jos de es­ta cla­se me­dia van a vi­vir peor que sus pa­dres. “Los hi­jos del peo­na­je no vi­ven peor que sus pa­dres”, aña­de Oliver.

Los mé­di­cos, ol­vi­da­da esa épo­ca en la que fue­ron un co­lec­ti­vo eli­tis­ta, tam­bién de­nun­cian que sus ni­ve­les de exi­gen­cia y res­pon­sa­bi­li­dad pro­fe­sio­nal es­tán ca­da vez más ale­ja­dos de su po­der ad­qui­si­ti­vo. “En Eu­ro­pa, los sa­la­rios de un mé­di­co que em­pie­za son si­mi­la­res. Pe­ro el re­co­rri­do no. En quin­ce años un ale­mán pue­de co­brar tres ve­ces más que aquí”, di­ce Jau­me Pa­drós, del Col·le­gi de Met­ges. “El ele­men­to de pro­mo­ción pro­fe­sio­nal se ha es­tan­ca­do por cul­pa del sis­te­ma re­tri­bu­ti­vo de la sanidad pú­bli­ca, por eso plan­tea­mos sis­te­mas que im­pli­quen al mé­di­co en la ges­tión”, aña­de. Un adjunto de hos­pi­tal, sin com­ple­men­tos pue­de

En los úl­ti­mos tres años, en Ca­ta­lun­ya se han ce­rra­do 10.000 es­ta­ble­ci­mien­tos co­mer­cia­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.