DE RI­COS Y DE PO­BRES

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

Pro­fe­sor aso­cia­do de Esa­de, es­pe­cia­lis­ta en in­no­va­ción y crea­ti­vi­dad

Lo re­su­mi­ré de un mo­do bur­do, a ries­go de pa­re­cer sim­plis­ta: a raíz de la cri­sis, los ri­cos son más ri­cos y los po­bres, más po­bres. La cla­se me­dia es­tá com­pri­mién­do­se. Tan­to en su pe­so re­la­ti­vo res­pec­to al to­tal de la po­bla­ción co­mo en la to­ta­li­dad de gas­to que re­pre­sen­tan.

La po­bre­za en Es­pa­ña re­pre­sen­ta ya cer­ca del 20% de la po­bla­ción. Y la cla­se baja tam­bién as­cien­de en­te­ros. La su­ma de am­bas ron­da el 60% de los ciu­da­da­nos. Por su par­te, el pe­so re­la­ti­vo de los ri­cos ha au­men­ta­do mo­de­ra­da­men­te. Ha­ce unos días, en un en­cuen­tro en Ma­drid con los pro­pie­ta­rios de gran­des gru­pos de con­ce­sio­na­rios, un em­pre­sa- rio me con­fe­sa­ba que en me­dio del de­rrum­be de ven­tas de co­ches, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, sus ven­tas de mo­de­los de al­ta ga­ma ha­bían au­men­ta­do.

Yo opino que es­te tsu­na­mi eco­nó­mi­co con­vier­te en (tem­po­ral­men­te) ob­so­le­tas las seg­men­ta­cio­nes tí­pi­cas de mer­ca­do­tec­nia pa­ra de­vol­ver el pro­ta­go­nis­mo al aná­li­sis clá­si­co de ca­pas so­cia­les. Los cam­bios de las pau­tas de con-

En Es­pa­ña, la po­bre­za re­pre­sen­ta ya cer­ca del 20% de la po­bla­ción y la cla­se baja, el 35%

su­mo que se ob­ser­van en múl­ti­ples sec­to­res son con­se­cuen­cia de es­te mo­vi­mien­to de fa­llas so­cial. Cla­ro que en es­te ca­so, la so­cio­lo­gía se ha vis­to afec­ta­da por la política mo­ne­ta­ria. La de­man­da y el con­su­mo de la cla­se me­dia se ha com­pri­mi­do por dos mo­ti­vos: res­tric­ción del cré­di­to y sen­sa­ción de em­po­bre­ci­mien­to por pér­di­da de va­lor de las pro­pie­da­des in­mo­bi­lia­rias. Par­te del con­su­mo des­afo­ra­do de los años bue­nos se hi­zo con ren­tas fu­tu­ras, es­to es, a cré­di­to. Y la ilu­sión de te­ner pi­sos que se re­va­lo­ri­za­ban con ca­rác­ter se­ma­nal in­fun­día una con­fian­za cie­ga en gas­tar por­que el pre­cio del me­tro cua­dra­do ya aho­rra­ba por no­so­tros. Cuan­do cré­di­to e in­mo­bi­lia­rio se de- rrum­ba­ron, tam­bién lo hi­zo la de­man­da de las cla­ses me­dias. Por su par­te, las cla­ses ba­jas se en­gro­san a tra­vés de otro fe­nó­meno: el des­em­pleo.

Quie­ro in­ci­dir so­bre un as­pec­to fun­da­men­tal que ha ve­ni­do pa­ra que­dar­se. Se ha­bló mu­cho en Es­pa­ña de la cul­tu­ra de la pro­pie­dad en de­tri­men­to de la del al­qui­ler, con­tra­rio a otros paí­ses de Eu­ro­pa. Nun­ca he creí­do en tal cul­tu­ra. La cul­tu­ra de la pro­pie­dad es­tá vin­cu­la­da a la cul­tu­ra del cré­di­to. Cuan­do el prés­ta­mo es­ca­sea, se re­gre­sa a la cul­tu­ra de ren-

Cuan­do cré­di­to e in­mo­bi­lia­rio se de­rrum­ba­ron, tam­bién lo hi­zo la de­man­da de las cla­ses me­dias

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.