¿Qué se en­tien­de por cla­se me­dia?

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

“Si ha­ces una en­cues­ta a la po­bla­ción, to­do el mun­do con­tes­ta que per­te­ne­ce a la cla­se me­dia, por­que to­dos nos sen­ti­mos en la me­dia de nues­tro en­torno”, di­ce el pro­fe­sor de Esa­de Car­les To­rre­ci­lla. Es de­cir, que el que vi­ve en Pe­dral­bes di­ce que es cla­se me­dia por­que su ami­go tie­ne un avión pri­va­do, y él no. Y el po­co más que mi­leu­ris­ta, que tie­ne col­chón fa­mi­liar y un co­che pa­ga­do a pla­zos, tam­bién se sien­te más cla­se me­dia que el ve­cino del ter­ce­ro que so­bre­vi­ve en­tre con­tra­tos tem­po­ra­les y el pa­ro. Y es que la cla­se me­dia no tie­ne una úni­ca de­fi­ni­ción eco­nó­mi­ca, se en­tien­de más bien co­mo re­tra­to so­cio­ló­gi­co. Si to­ma­mos co­mo re­fe­ren­cia la En­cues­ta de Pre­su­pues­tos Fa­mi­lia­res, la me­dia­na de la ren­ta (la mi­tad que es­tá en­tre los que co­bran más que el 75% y por de­ba­jo de los que el 25%) es­tá en­tre 7.000 y 14.000 eu­ros anua­les. A ese gru­po se le po­dría con­si­de­rar cla­se me­dia, pe­ro es­tá muy le­jos de lo que en­ten­de­mos co­mo la cla­se con­su­mis­ta del Es­ta­do de bie­nes­tar.

“La cla­se me­dia po­dría em­pe­zar cuan­do hay ca­pa­ci­dad de en­deu­dar­se. Se­ría ese 45% de po­bla­ción que in­gre­sa –por uni­dad fa­mi­liar– más de 50.000 eu­ros y me­nos de 200.000 eu­ros, que no acu­mu­la gran­des pa­tri­mo­nios y que de­pen­de de su tra­ba­jo”, di­ce Jo­sep Oliver.

Otra ma­ne­ra de en­fo­car la cla­se me­dia es con­si­de­rán­do­la no por su po­der ad­qui­si­ti­vo, sino por su ac­ti­tud. Así, To­rre­ci­lla con­si­de­ra que la cla­se al­ta es to­da aque­lla que pien­sa en sus in­gre­sos del con­jun­to del año, por­que pa­ga im­pues­to de so­cie­da­des y re­ci­be di­vi­den­dos. La cla­se me­dia vi­ve por me­ses, por­que co­bra de for­ma men­sual: y dos ve­ces al año, con la pa­ga do­ble, se sien­te ri­ca. Y la cla­se baja pien­sa y con­su­me por se­ma­nas, por­que co­bra me­nos de lo que ne­ce­si­ta pa­ra vi­vir y no le lle­ga a fi­nal de mes. co­brar 42.000 eu­ros al año. “En la pú­bli­ca se ha man­te­ni­do el au­men­to del IPC”, di­ce Pa­drós, “pe­ro en la pri­va­da en los úl­ti­mos años se es­ti­ma que se ha per­di­do un 20% de po­der ad­qui­si­ti­vo”.

Otro pun­tal de la cla­se me­dia es el comercio, don­de tam­bién pin­tan bas­tos. En los úl­ti­mos tres años, en Ca­ta­lun­ya se han ce­rra­do 10.000 es­ta­ble­ci­mien­tos y des­trui­do 50.000 em­pleos. “En­tre 1996 y el 2007 el sec­tor cre­ció de for­ma exa­ge­ra­da y es­ta­ba so­bre­di­men­sio­na­do, pe­ro aho­ra se ha ajus­ta­do más de la cuen­ta”, di­ce Mi­guel Ángel Fraile, de la Con­fe­de­ra­ció de Co­me­rç de Ca­ta­lun­ya.

Pa­re­ce que ha­ce un si­glo pe­ro fue ha­ce ape­nas seis años, que se dis­pa­ra­ron y em­pe­za­ron a ba­tir-

He­mos vi­vi­do un es­pe­jis­mo, con­su­mía­mos co­sas su­per­fluas co­mo si fue­ran im­pres­cin­di­bles

se ré­cords de ven­tas de Au­di, Mer­ce­des, de Pors­che Ca­yen­ne. Gran par­te de es­te boom ve­nía del mun­do del la­dri­llo y sec­to­res afi­nes, pe­ro se su­ma­ron al ca­rro del gas­to y del con­su­mo des­afo­ra­do mu­chos otros pro­fe­sio­na­les. Y aho­ra se pa­ga el ex­ce­si­vo en­deu­da­mien­to de en­ton­ces

Otros ver­ba­li­zan lo que to­do el mun­do sa­be: “He­mos vi­vi­do un es­pe­jis­mo, nos he­mos creí­do que po­día­mos ha­cer más de lo que po­día­mos. Y ne­ce­si­tá­ba­mos con­su­mir co­sas su­per­fluas co­mo si fue­ran im­pres­cin­di­bles”, di­ce Alfons Cor­ne­lla. Y aña­de que “he­mos da­do por nor­ma­les co­sas que an­tes no eran ne­ce­sa­rias, co­mo las gran­des fac­tu­ras de con­su­mo de te­lé­fono mó­vil, los co­cha­zos, el ves­tir to­dos con ro­pa ca­ra”. Sin em­bar­go, que ese

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.