Có­mo vi­vir co­mo ri­cos (sin ser­lo)

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

La cul­tu­ra del low cost es un sín­to­ma de la ne­ce­si­dad que tie­ne la cla­se me­dia de se­guir as­pi­ran­do a sen­tir­se ri­ca. Pe­ro, so­bre to­do, esa cul­tu­ra la tie­nen sus hi­jos, esa cla­se jo­ven y ca­da vez más em­po­bre­ci­da, que in­ten­ta man­te­ner el ni­vel de vi­da al que se acos­tum­bró cuan­do vi­vía en ca­sa de sus pa­dres. Eso ha si­do un fun­da­men­to del mar­ke­ting en los úl­ti­mos años, y ha da­do lu­gar a lo que al­gu­nos lla­man mi­cro­bur­gue­sía low cost, la de los mi­leu­ris­tas que ha­cen es­ca­pa­das de fin de se­ma­na a cual­quier ca­pi­tal eu­ro­pea, en low cost, y con­su­men en los outlets on li­ne y gru­pos de com­pra co­lec­ti­va. “Aho­ra la cla­se me­dia no quie­re va­lor aña­di­do, sino va­lor res­ta­do: pa­gar por lo bá­si­co, di­ce ‘si quie­ro más ya lo pe­di­ré’”, ex­pli­ca To­rre­ci­lla. Ikea es ba­ra­to, y por eso com­pras tan­tas co­sas, aun­que no las ne­ce­si­tes, que al lle­gar a ca­ja aca­bas pa­gan­do 150 eu­ros. Otro ejem­plo: un gim­na­sio ha lan­za­do una fór­mu­la de bo­nos pa­ra pa­gar por ca­da se­sión, y no una cuota men­sual de 40 eu­ros. Y tie­ne gran acep­ta­ción, pe­se a que sa­le más ca­ro. Se pri­ma la per­cep­ción más que el cos­te real.

AGUS­TÍ ENSESA

El ocio es ya una ne­ce­si­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.