La cri­sis sal­pi­ca al ba­rrio de Sa­la­man­ca

Las sa­li­das al cam­po de golf dis­mi­nu­yen drás­ti­ca­men­te y los cam­pa­men­tos de ve­rano se que­dan de­sier­tos

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

Te­ne­mos que asu­mir que so­mos un 30% más po­bres y que es­ta si­tua­ción no va cam­biar en un pe­rio­do lar­go de tiem­po. La re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca ha co­men­za­do dé­bil­men­te y pro­ba­ble­men­te se man­ten­drá en ato­nía va­rios años. Las co­sas no van a cam­biar mu­cho, so­mos no­so­tros los que te­ne­mos que ha­cer­lo. El pro­ble­ma no es pa­ra los jó­ve­nes, sino pa­ra to­dos los pro­fe­sio­na­les de cla­se me­dia, ca­sa­dos, con 40 años y la car­ga de una hi­po­te­ca”. Así ex­pli­ca la si­tua­ción uno de los vi­ce­pre­si­den­te de la Con­fe­de­ra­ción de Em­pre­sa­rios Ma­dri­le­ños (CEIM), Juan Pa­blo Lá­za­ro.

La prin­ci­pal ca­rac­te­rís­ti­ca de es­ta cri­sis es que es muy de­sigual. “Va por ba­rrios”, di­cen en la Co­mu­ni­dad de Ma­drid. Pe­ro es evi­den­te que ha co­men­za­do a lle­gar a la cla­se me­dia y al­ta, al co­ra­zón del ba­rrio de Sa­la­man­ca. Es di­fí­cil va­lo­rar el im­pac­to de la cri­sis en la cla­se me­dia por­que mu­chos ha­cen jue­gos ma­la­ba­res por con­ser­var las apa­rien­cias, ya que pien­san que así po­drán vol­ver a en­con­trar tra­ba­jo. Pe­ro ya ape­nas pue­den. En el Lo­re­to, un co­no­ci­do co­le­gio del ba­rrio de Sa­la­man­ca,la di­rec­ción ha de­ci­di­do pa­gar el ser­vi­cio de co­me­dor a fa­mi­lias en si­tua­ción crí­ti­ca pa­ra ayu­dar a los ni­ños a aca­bar el cur­so.

En el cam­po de golf han des­apa­re­ci­do las aglo­me­ra­cio­nes. La ven­ta de green-fees, que el año pa­sa­do se re­du­jo un 10% de me­dia, es­te año ha caí­do el do­ble. Y los que van a ju­gar se lle­van un bocadillo, co­mo me ex­pli­ca el due­ño de una ca­de­na de res­tau­ra­ción y ca­te­ri­ng.

“Los cam­pa­men­tos de ve­rano han que­da­do me­dio va­cíos es­te año y los más ca­ros, de­sier­tos, ex­pli­ca uno de sus prin­ci­pa­les or­ga­ni­za­do­res”. En Boa­di­lla del Mon­te, el mu­ni­ci­pio de ma­yor po­der

Cá­ri­tas da la co­mi­da con fiam­bre­ras a los pa­dres pa­ra que la lle­ven a ca­sa y pro­te­ger a los ni­ños

ad­qui­si­ti­vo de Ma­drid, ha­bía lis­ta de es­pe­ra pa­ra ta­les ac­ti­vi­da­des, pe­ro a la ho­ra de pa­gar los 300 eu­ros só­lo lo hi­cie­ron 70 fa­mi­lias y se han cu­bier­to de mi­la­gro las 200 pla­zas ofer­ta­das. Es la pri­me­ra vez que nos pa­sa, afir­man en la Ca­sa de la Ju­ven­tud.

Es­tá en el pai­sa­je: la tin­to­re­ría ya no es­tá, el ta­ller ha ce­rra­do. El pre­si­den­te de la ma­yor aso­cia­ción de au­tó­no­mos (ATA), Lo­ren­zo Amor, ex­pli­ca que des­pués de cua­tro años de cri­sis, res­tric­cio­nes de cré­di­tos y acu­mu­la­ción de im­pa­gos de la ad­mi­nis­tra­ción, ca­da vez son más los au­tó­no­mos que vi­ven de la fa­mi­lia.

De acuer­do con los da­tos de Cá­ri­tas de Ma­drid, uno de ca­da cua­tro nue­vos asis­ten­tes a sus co­me­do­res de be­ne­fi­cen­cia son au­tó­no­mos. Des­de ha­ce me­ses se ha ha­bi­li­ta­do un ser­vi­cio con fiam­bre­ras pa­ra que los pa­dres de cla­se me­dia pue­dan lle­var­se la co­mi­da a ca­sa y amor­ti­guar el efec­to psi­co­ló­gi­co de acu­dir con sus hi­jos al co­me­dor.

Ana, pro­pie­ta­ria de una co­no­ci­da tien­da de ro­pa in­fan­til en el co­ra­zón del ba­rrio de Sa­la­man­ca, ex­pli­ca que sus clien­tas, en­tre las que se en­cuen­tra lo más gra­na­do de la so­cie­dad ma­dri­le­ña, tie­nen 65 años de me­dia. ¿Pe­ro có­mo pue­de ser? “Son las abue­las las que es­tán com­pran­do la ro­pa a sus nie­tos, pa­ra que al me­nos en apa­rien­cia pue­dan man­te­ner el es­ta­tus que sus hi­jos han per­di­do con la cri­sis”.

La pri­me­ra reac­ción ha si­do el re­agru­pa­mien­to fa­mi­liar. “Es­ta cri­sis ha pues­to de ma­ni­fies­to que la fa­mi­lia si­gue sien­do una ins­ti­tu­ción muy arrai­ga­da en la so­cie­dad es­pa­ño­la”, ex­pli­ca el se­cre­ta­rio de Es­ta­do de la Se­gu­ri­dad So­cial, Oc­ta­vio Gra­na­do, quien sos­tie­ne que la prin­ci­pal apor­ta­ción del sis­te­ma pú­bli­co de pen­sio­nes es que la pen­sión de los ma­yo­res se ha con­ver­ti­do en la ren­ta que sos­tie­ne mu­chos ho­ga­res. Por es­ta ra­zón, cues­tio-

El se­lec­to ba­rrio de Sa­la­man­ca de Ma­drid tam­bién es­tá no­tan­do los efec­tos de la cri­sis

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.