Los lí­mi­tes de la ne­bu­lo­sa

Có­mo cla­si­fi­car en gru­pos un seg­men­to so­cial a la baja

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Jor­di Gou­la

La so­cie­dad ac­tual es mu­cho más di­fí­cil de seg­men­tar que la que ana­li­zó y, so­bre to­do, sa­ti­ri­zó ma­gis­tral­men­te en las pos­tri­me­rías del si­glo XIX, Thors­tein Ve­blen en su en­sa­yo so­bre la Teo­ría de la cla­se ocio­sa. Sin em­bar­go, en su obra acu­ñó unos tér­mi­nos que con el tiem­po han si­do am­plia­men­te uti­li­za­dos en so­cio­lo­gía, los de con­su­mo os­ten­si­ble y emu­la­ción, co­mo mo­to­res de la ac­ti­vi­dad in­di­vi­dual. Hoy se ha­bla­ría de un de­ter­mi­na­do con­su­mo co­mo se­ña de per­te­nen­cia a un gru­po, al­go que en las cla­ses me­dias tie­ne su im­por­tan­cia, aun­que con la cri­sis, las po­si­bi­li­da­des de man­te­ner el es­ta­tus a tra­vés del con­su­mo sun­tua­rio se han vis­to com­pro­me­ti­das se­ria­men­te. Hoy, por ejem­plo, en­tre ellas es­tá muy ex­ten­di­da la per­cep­ción de que se vi­ve peor que 20 años atrás rea­li­zan­do el mis­mo tra­ba­jo, y que con la cre­cien­te bi­po­la­ri­za­ción que tie­ne lu­gar en el es­pec­tro de las ren­tas, ca­da vez se sien­ten más des­pro­te­gi­das y, por qué no de­cir­lo, son me­nos nu­me­ro­sas.

Por cier­to, ¿có­mo de­li­mi­tar­las? Un sis­te­ma uti­li­za­do es el de aco­tar a quie­nes es­tán en­tre el 75% y el 150% de la ren­ta o sa­la­rio me­dio, que en nues­tro país se­rían aque­llas per­so­nas que ga­nan en­tre los 1.500 y los 3.000 eu­ros men­sua­les (to­man­do el sa­la­rio me­dio del INE del pri­mer tri­mes­tre del 2011). Suban o ba­jen al­gún eu­ro, por­que no es una fron­te­ra exac­ta...

Sin em­bar­go, no se de­be caer en el error de ha­cer un en­fo­que es­tric­ta­men­te eco­no­mi­cis­ta pa­ra su de­li­mi­ta­ción, ya que in­ter­vie­nen otros fac­to­res en el sen­ti­mien­to de per­te­nen­cia a la cla­se.

LOS DOS EJES

Louis Chau­vel, en su li­bro Les clas­ses mo­yen­nes a la dé­ri­ve (Ed. Seuil), plan­tea de for­ma ori­gi­nal es­ta de­li­mi­ta­ción (véa­se grá­fi­co adjunto) or­ga­ni­zan­do el uni­ver­so de las cla­ses me­dias al­re­de­dor de dos ejes. Uno, ho­ri­zon­tal, que abar­ca des­de los tra­ba­ja­do­res au­tó­no­mos –per­so­nas que a me­nu­do dis­po­nen de un cier­to ca­pi­tal pro­pio– has­ta las per­so­nas que po­nen en va­lor –y al ser­vi­cio de otros– su ca­pi­tal for­ma­ti­vo a cam­bio de un sa­la­rio. Por otro la­do, en el eje ver­ti­cal se dis­tin­guen bá­si­ca­men­te las per­so­nas se­gún sus ga­nan­cias, y se de­li­mi­tan los es­tra­tos su­pe­rio­res e in­fe­rio­res.

Así, en­tre las cla­ses po­pu­la­res (obre­ros y em­plea­dos) y las éli­tes que su­po­nen los em­pre­sa­rios, al­tos eje­cu­ti­vos, gran­des pro­pie­ta­rios, ren­tis­tas... hay un gran es­pa­cio con pro­fe­sio­nes in­ter­me­dias, en el que con­vi­ven pro­fe­so­res, mé­di­cos, téc­ni­cos, cua­dros me­dios, co­mer­cian­tes... Es­ta de­li­mi­ta­ción en cua­tro sub­gru­pos su­po­ne una apro­xi­ma­ción in­tere­san­te, den­tro de la com­ple­ji­dad de su de­fi­ni­ción y del enor­me di­na­mis­mo de la so­cie­dad. Así, a la in­cor­po­ra­ción a la cla­se me­dia de los asa­la­ria­dos cua­li­fi­ca­dos del úl­ti­mo ter­cio del si­glo XX se han aña­di­do re­cien­te­men­te hor­na­das de jó­ve­nes di­plo­ma­dos en pro­fe­sio­nes téc­ni­cas de nue­vo cu­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.