LAS LEC­CIO­NES DEL FC BAR­CE­LO­NA

La Vanguardia - Dinero - - IDEAS Y DEBATES -

La ac­tua­ción del FC Bar­ce­lo­na (FCB) en los úl­ti­mos años, ba­jo la ba­tu­ta de su téc­ni­co Pep Guar­dio­la, es­tá des­per­tan­do ad­mi­ra­ción, bien me­re­ci­da, y al mis­mo tiem­po ca­da vez más in­tere­sa co­mo mo­de­lo de ges­tión de gru­po. Se con­si­de­ra que hay as­pec­tos de la la­bor del FCB en los úl­ti­mos tiem­pos que son apli­ca­bles a otros gru­pos hu­ma­nos, es­pe­cial­men­te a em­pre­sas. Es­to es lo que ana­li­zó TV3 en su in­tere­san­te pro­gra­ma 30 mi­nuts ti­tu­la­do Més que fut­bol?, emi­ti­do el pa­sa­do do­min­go.

El FCB ac­túa co­mo una em­pre­sa de ser­vi­cios y es ló­gi­co que su ca­pa­ci­dad de in­fluir sea so­bre to­do en es­truc­tu­ras so­cia­les análo­gas, es de­cir, en em­pre­sas. Pe­ro creo que los in­gre­dien­tes que ca­rac­te­ri­zan el fun­cio­na­mien­to del FCB en los úl­ti­mos tiem­pos son tam­bién úti­les pa­ra una re­fle­xión a ni­vel de país. Los mé­to­dos y los plan­tea­mien­tos que han lle­va­do al FCB a sus triun­fos ofre­cen, más allá de par­ti­dis­mos y ri­va­li­da­des de­por­ti­vas, mu­chas lec­cio­nes que pue­den ayu­dar­nos, en es­tos mo­men­tos de de­cep­ción co­lec­ti­va, a in­ten­tar ha­cer las co­sas me­jor y, so­bre to­do, a pen­sar que po­de­mos con­se­guir el cam­bio de ac­ti­tud ne­ce­sa­rio pa­ra lo­grar­lo.

El pri­mer ele­men­to que me pa­re­ce des­ta­ca­ble de la la­bor del FCB, el ob­je­ti­vo, ex­pli­ci­ta­do re­pe­ti­da­men­te por su téc­ni­co, de tra­ba­jar pa­ra con­se­guir la ex­ce­len­cia en la prác­ti­ca del fút­bol. No se tra­ta úni­ca­men­te de ga­nar a los ri­va­les y ter­mi­nar el pri­me­ro, que tam­bién, sino de po­der, ade­más, prac­ti­car el me­jor fút­bol po­si­ble. En tér­mi­nos eco­nó­mi­cos, di­ría­mos que no se tra­ta só­lo de ser com­pe­ti­ti­vos, que ya es mu­cho, sino de ser ex­ce­len­tes. Es­to quie­re de­cir un pro­ce­so cons­tan­te de su­pera­ción y au­to­exi­gen­cia, con las mi­ras pues­tas al más al­to ni­vel.

Nues­tra so­cie­dad ad­mi­ra a los que lle­gan a lo más al­to de la fa­ma, sean de­por­tis­tas, es­cri­to­res o pia­nis­tas, pe­ro, co­mo se­ña­la­ba muy acer­ta­da­men­te X. Sa­la i Mar­tín en su ar­tícu­lo Otra pri­ma­ve­ra fra­ca­sa­da ( La Van­guar­dia, 2 de ju­nio del 2011), nues­tra vi­da pú­bli­ca es­tá muy in­flui­da por una ideo­lo­gía igua­li­ta­ris­ta que con­du­ce a la me­dio­cri­dad. As­pi­rar al eli­tis­mo y a la ex­ce­len­cia es vis­to, so­bre to­do por una par­te in­flu­yen­te de la pro­gre­sía, con re­ce­lo, co­mo una ac­ti­tud pe­li­gro­sa so­cial­men­te. Es­toy de acuer­do con Sa­la i Mar­tín en que, des­gra­cia­da­men­te, en nin­gún cam­po es­to es más evi­den­te que en la en­se­ñan­za. Así, po­de­mos com­pro­bar có­mo to­das las re­for­mas que se van rea­li­zan­do en los pla­nes de es­tu­dios ba­jan los ni­ve­les, con la ex­cu­sa de la lu­cha con­tra el fra­ca­so es­co­lar. Es de­cir, se aca­ba en­ten­dien­do por éxi­to es­co­lar ter­mi­nar los es­tu­dios al ni­vel de exi­gen­cia que sea. Na­tu­ral­men­te, es­to es la an­tí­te­sis de la bús­que­da de la ex­ce­len­cia.

Otra de las lec­cio­nes de la ex­pe­rien­cia del Ba­rça, a la que tam­bién de­be­ría­mos pres­tar aten­ción co­mo país, es el én­fa­sis en la for­ma­ción ri­gu­ro­sa y per­ma­nen­te de sus fut­bo­lis­tas a par­tir, en

Co­mo el Ba­rça, en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos, no se tra­ta só­lo de ser com­pe­ti­ti­vos, sino de ser ex­ce­len­tes

una gran par­te, del ta­len­to lo­cal. Es­te en­fo­que con­tras­ta con unas po­lí­ti­cas pú­bli­cas y pri­va­das muy da­das a im­por­tar es­tre­llas y ce­re­bros –fut­bo­lis­tas, in­ves­ti­ga­do­res...– del ex­tran­je­ro. Evi­den­te­men­te, es un sis­te­ma más rá­pi­do y es­pec­ta­cu­lar, pe­ro ca­ro y me­nos útil pa­ra el desa­rro­llo del país a me­dio y lar­go pla­zo.

Lo que Es­pa­ña y Ca­ta­lun­ya ne­ce­si­tan no es im­por­tar el ta­len­to fo­rá­neo a gol­pe de ta­lo­na­rio, sino tra­ba­jar sis­te­má­ti­ca­men­te a par­tir del ta­len­to que, en más abun- dan­cia de lo que cree­mos, te­ne­mos en­tre no­so­tros. Es más, tal co­mo es­ta­mos con­tem­plan­do en la actualidad, mu­chos jó­ve­nes aban­do­nan el país bus­can­do que en otros lu­ga­res se va­lo­ren sus po­si­bi­li­da­des y se pro­mo­cio­ne su ta­len­to. Hay mu­cho ta­len­to des­apro­ve­cha­do en nues­tro país. El Ba­rça nos es­tá de­mos­tran­do que con él se pue­de lle­gar tan le­jos co­mo se quie­ra.

Otra de las lec­cio­nes del FCB que creo es im­por­tan­te des­ta­car es el pa­pel pre­do­mi­nan­te atri­bui­do, den­tro del pro­yec­to, al tra­ba­jo y al es­fuer­zo. No hay fór­mu­las má­gi­cas ni, co­mo pen­sa­mos a ve­ces, ata­jos. La bús­que­da sin es­crú­pu­los del éxi­to eco­nó­mi­co y so­cial rá­pi­do, que es el sín­dro­me que ha lle­va­do a nues­tra so­cie­dad a la cri­sis pro­fun­da que vi­vi­mos, es un ejem­plo de es­ta men­ta­li­dad de bus­car ata­jos al tra­ba­jo con­ti­nua­do, se­rio y me­tó­di­co. Re­con­for­ta y sor­pren­de ver co­mo los fut­bo­lis­tas del FCB, en al­gu­nos ca­sos los me­jo­res del mun­do, in­sis­ten en que han de se­guir tra­ba­jan­do pa­ra ser me­jo­res. ¡Cuán im­por­tan­te se­ría que nues­tra so­cie­dad apren­die­ra es­ta lec­ción de hu­mil­dad y au­to­exi­gen­cia!

El mo­de­lo del Ba­rça tie­ne otro in­gre­dien­te al que me pa­re­ce muy in­tere­san­te pres­tar aten­ción. Me re­fie­ro al he­cho de que el pro­yec­to, en su ver­tien­te téc­ni- ca, es­tá ba­jo la ba­tu­ta de una per­so­na ple­na­men­te ca­pa­ci­ta­da, Guar­dio­la, que ac­túa sin in­ter­fe­ren­cia al­gu­na y dan­do cuen­ta, con los re­sul­ta­dos con­se­gui­dos, de su va­lía. Es­ta ma­ne­ra de ac­tuar –se­lec­cio­nar a los me­jo­res, de­jar­los ac­tuar li­bre­men­te y va­lo­rar­los se­gún los re­sul­ta­dos– es al­go que de­be­ría apren­der nues­tra so­cie­dad y so­bre to­do nues­tra cla­se política.

No hay du­da de que co­mo so­cie­dad, co­mo país, las co­sas fun-

Hay mu­cho ta­len­to des­apro­ve­cha­do en nues­tro país; el Ba­rça de­mues­tra que con él se pue­de lle­gar le­jos

cio­na­rían mu­cho me­jor si las per­so­nas más com­pe­ten­tes fue­ran las di­rec­ta­men­te res­pon­sa­bles, sin in­ter­fe­ren­cias, de lle­var ade­lan­te, por ejem­plo, las re­for­mas eco­nó­mi­cas. La ob­se­sión del mun­do po­lí­ti­co es­pa­ñol por el con­sen­so, que a lo úni­co que con­du­ce es a re­sul­ta­dos de mí­ni­mos y eso des­pués de inaca­ba­bles ne­go­cia­cio­nes, es un obs­tácu­lo per­ma­nen­te en el re­co­no­ci­mien­to de la me­ri­to­cra­cia, es de­cir, el sis­te­ma de de­jar que los me­jo­res so­lu­cio­nen nues­tros pro­ble­mas.

Un úl­ti­mo as­pec­to que de­seo des­ta­car de la ejem­pla­ri­dad que ofre­ce el Ba­rça es la ex­ce­len­te fu­sión del ta­len­to y las as­pi­ra­cio­nes in­di­vi­dua­les con la la­bor y la en­tre­ga a una ta­rea con­jun­ta, de equi­po. Es­to su­po­ne com­par­tir por par­te de to­dos los im­pli­ca­dos un va­lor muy im­por­tan­te: el sen­ti­mien­to de equi­po y la im­por­tan­cia que el con­jun­to tie­ne pa­ra cul­mi­nar la ple­ni­tud de ca­da uno de sus in­di­vi­duos. Tam­bién es­ta es una lec­ción pa­ra nues­tra so­cie­dad, muy in­di­vi­dua­lis­ta e in­so­li­da­ria a ni­vel co­lec­ti­vo.

El ob­je­ti­vo de es­te ar­tícu­lo no es idea­li­zar un mo­de­lo de fun­cio­na­mien­to que, co­mo to­da obra hu­ma­na, tam­bién ten­drá sus al­ti­ba­jos. Pe­ro creo que an­tes que es­tos lle­guen, lo que ya se ha con­se­gui­do es su­fi­cien­te­men­te im­por­tan­te pa­ra ofre­cer mu­chas lec­cio­nes úti­les al país, a la co­lec­ti­vi­dad. Qui­zá lo más im­por­tan­te de to­do, más allá de ca­da uno de los in­gre­dien­tes del éxi­to del Ba­rça que he des­glo­sa­do en el ar­tícu­lo, es el men­sa­je de que las lla­ves del éxi­to co­mo so­cie­dad, co­mo país, tan­to en el te­rreno eco­nó­mi­co co­mo en los de­más, es­tán siem­pre en nues­tras ma­nos. Si el FCB ha con­se­gui­do una vir­tuo­sa com­bi­na­ción de ex­ce­len­cia, li­de­raz­go y tra­ba­jo de equi­po, ¿por qué no po­de­mos con­se­guir­lo co­mo país?

ROSER VILALLONGA / AR­CHI­VO

Jo­sep Guar­dio­la di­ri­ge una se­sión de en­treno del FC Bar­ce­lo­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.