¡LLE­GA EL RE­VI­SOR!

La Vanguardia - Dinero - - IDEAS Y DEBATES -

Es­tá us­ted sen­ta­do en su asien­to cuan­do el re­vi­sor le pide el bi­lle­te. En­tre­ga­do es­te, lo exa­mi­na con ai­re sus­pi­caz. Us­ted pien­sa que qui­zá se ha­ya equi­vo­ca­do de va­gón, que via­ja en pri­me­ra cla­se con un bi­lle­te de ter­ce­ra, o, peor aún, que su bi­lle­te no le da­ba ac­ce­so al tren al que us­ted subió al lle­gar co­rrien­do al an­dén; un su­dor frío le re­co­rre la es­pal­da mien­tras es­pe­ra el ve­re­dic­to: ¿De­be­rá pa­gar una mul­ta? ¿De­be­rá apear­se del tren? Afor­tu­na­da­men­te, aca­ba por des­per­tar de la pe­sa­di­lla.

Es­ta es una ca­ri­ca­tu­ra de la si­tua­ción en que se ha­llan al­gu­nos de los paí­ses de la eu­ro­zo­na, só­lo que es­ta vez no se tra­ta de una pe­sa­di­lla. El ca­so de Gre­cia es el más ex­tre­mo, a bas­tan­te dis­tan­cia de otros: opi­nio­nes au­to­ri­za­das se pre­gun­tan si la eco­no­mía grie­ga po­drá ge­ne­rar los re­cur­sos ne­ce­sa­rios pa­ra ir de­vol­vien­do su deu­da. Si bien la res­pues­ta de los ban­cos cen­tra­les es afir­ma­ti­va, otros la po­nen en du­da, pre­gun­tán­do­se con qué re­cur­sos pro­duc­ti­vos cuen­ta Gre­cia pa­ra ha­cer fren­te a su car­ga fi­nan­cie­ra.

De mo­men­to, to­do ha­ce pen­sar que se le con­ce­de­rá un res­pi­ro, en for­ma de ayu­da cre­di­ti­cia, pa­ra dar a la eco­no­mía real una opor­tu­ni­dad de re­cu­pe­rar­se; pe­ro na­die pue­de sa­ber si, den­tro de uno o dos años, Gre­cia se­gui­rá ocu­pan­do su asien­to; si se­rá in­vi­ta­da a cam­biar de va­gón (aun­que, por el mo­men­to, la eu­ro­zo­na es un tren de cla­se úni­ca) o si de­be­rá apear­se del tren y to­mar otro, se­gu­ra­men­te más len­to, y con un des­tino in­cier­to.

De­be­ría­mos ha­cer­nos la mis­ma pre­gun­ta: si bien po­de­mos con­si­de­rar­nos a sal­vo de que nos echen del tren, es de­cir, si no es des­ca­be­lla­do pen­sar que nues­tra si­tua­ción fi­nan­cie­ra es re­la­ti­va­men­te so­por­ta­ble, no es me­nos cier­to que el es­fuer­zo que ha­brá que ha­cer pa­ra es­ta­bi­li­zar nues­tra deu­da es muy gran­de, y de­be­rá pro­lon­gar­se por va­rios años. De­be­mos en­ca­rar una bue­na tem­po­ra­da de sa­la­rios pla­nos e im­pues­tos al al­za, en los que los au­men­tos de pro­duc­ti­vi­dad irán a de­vol­ver deu­da a tra­vés de ma­yo­res im­pues­tos: un es­fuer­zo pa­re­ci­do al que hi­zo la an­ti­gua Re­pú­bli­ca Fe­de­ral ale­ma­na pa­ra di­ge­rir la reuni­fi­ca­ción, al­go que du­ró más de una dé­ca­da.

Es­te es­fuer­zo es po­si­ble, pe­ro re­quie­re cam­bios en nues­tro mo­do de ha­cer. En pri­mer lu- gar, es com­pa­ti­ble con un cre­ci­mien­to del em­pleo. Ya sa­be­mos que una gran par­te del pa­ro ac­tual pro­vie­ne de la cons­truc­ción, y se con­cen­tra en ta­reas de baja cua­li­fi­ca­ción; eli­mi­nar­lo im­pli­ca em­plear la mano de obra ex­ce­den­te en otras ta­reas (re­ci­clar­la, co­mo se di­ce).

Es, na­tu­ral­men­te, utó­pi­co pen­sar que se­rá po­si­ble re­ci­clar­la en ta­reas de al­ta cua­li­fi­ca­ción: el es­fuer­zo de for­ma­ción se­ría ex­ce­si­vo en tiem­po y re­cur­sos; pe­ro se­ría fá­cil em­plear­la en ocu­pa­cio­nes de baja cua­li­fi­ca­ción (un al­ba­ñil pue­de ser jar­di­ne­ro, un de­pen­dien­te, re­cep­cio­nis­ta, or­de­nan­za, ca­ma­re­ro); y, si aten­de­mos a las in­di­ca­cio­nes de un mer­ca­do la­bo­ral más fle­xi­ble co­mo es el nor­te­ame­ri­cano, és­tas son las ocu­pa­cio­nes de ma­yor cre­ci­mien­to po­ten­cial du­ran­te los pró­xi­mos años: en un es­tu­dio re­cien­te se es­ti­ma que las ocu­pa­cio­nes cu­ya de­man­da cre­ce­rá con más fuer­za du­ran­te el pró­xi­mo quin­que­nio en EE.UU., pro­por­cio­nan­do un to­tal de ca­tor­ce mi­llo­nes de em­pleos, re­quie­ren una edu­ca­ción pri­ma­ria o, a lo más, se­cun­da­ria. Es­tos tra­ba­jos tie­nen, ade­más, la

Opi­nio­nes au­to­ri­za­das se pre­gun­tan si Gre­cia po­drá ge­ne­rar los re­cur­sos pa­ra ir de­vol­vien­do su deu­da Eu­ro­pa ha de ver que es­ta­mos ha­cien­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra sa­car el má­xi­mo par­ti­do de nues­tros me­dios

ven­ta­ja de exi­gir pre­sen­cia fí­si­ca: no es po­si­ble ex­por­tar­los, aun­que, na­tu­ral­men­te, es­tán al al­can­ce de la in­mi­gra­ción.

Por con­si­guien­te, se­ría po­si­ble crear em­pleo en can­ti­da­des sig­ni­fi­ca­ti­vas y en po­co tiem­po, es­ti­mu­lan­do la crea­ción de esos pues­tos de tra­ba­jo. Se tra­ta de ocu­pa­cio­nes pa­ra las que hay de­man­da; pe­ro son de baja pro­duc­ti­vi­dad y, por con­si­guien­te, de sa­la­rios ba­jos. Pa­ra crear em­pleo en esos seg­men­tos del mer­ca­do de tra­ba­jo ha­ce fal­ta, se­gu­ra­men­te, mo­di­fi­car una le­gis­la­ción la­bo­ral que ha­ce que el cos­te de em­plear gen­te pa­ra esos me­nes­te­res sea de­ma­sia­do al­to.

Y ha­ce fal­ta, tam­bién, una re­vi­sión de las ex­pec­ta­ti­vas: es­tos tra­ba­jos no nos de­vol­ve­rán al mun- do de la pos­gue­rra, pe­ro tam­po­co abri­rán pa­so al pa­raí­so de las se­ries de te­le­vi­sión. Si ha­ce fal­ta, tra­ba­ja­re­mos los fi­nes de se­ma­na (o mu­chos de ellos); pe­ro se­gui­re­mos te­nien­do cui­da­dos sa­ni­ta­rios y ac­ce­so a la edu­ca­ción; se­gu­ra­men­te ten­dre­mos una vi­vien­da dig­na… pe­ro de al­qui­ler: la pro­pie­dad de la vi­vien­da no pue­de lla­mar­se un de­re­cho so­cial; y así su­ce­si­va­men­te. No ha­ble­mos, pues, de una ge­ne­ra­ción per­di­da has­ta es­tar se­gu­ros de que esos cam­bios (las mo­di­fi­ca­cio­nes de las ex­pec­ta­ti­vas y de la le­gis­la­ción la­bo­ral) se ha­yan pro­du­ci­do.

SE­GUIR EN EL ASIEN­TO

Ir re­sol­vien­do es­te asun­to del pa­ro es in­dis­pen­sa­ble pa­ra que el re­vi­sor nos de­je se­guir en nues­tro asien­to. Su úl­ti­ma ad­ver­ten­cia ha si­do bien cla­ra: an­tes de que los paí­ses del cen­tro y nor­te de Eu­ro­pa se com­pro­me­tan a ve­nir en ayu­da de los pe­ri­fé­ri­cos co­mo no­so­tros, han de ver que no­so­tros, por nues­tra par­te, nos com­pro­me­te­mos a ir sien­do tan or­ga­ni­za­dos y pro­duc­ti­vos co­mo ellos; o, por lo me­nos, a no ir en la di­rec­ción opues­ta. Es una con­di­ción que se co­no­ce co­mo el cri­te­rio de con­ver­gen­cia real, y fue enun­cia­da por el ex mi­nis­tro ale­mán Josh­ka Fis­cher en las úl­ti­mas jor­na­das del Cer­cle d’Eco­no­mia. Se ha de ver que es­ta­mos ha­cien­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra sa­car el má­xi­mo par­ti­do de nues­tros re­cur­sos; y te­ner un 20% de nues­tra mano de obra en pa­ro mues­tra jus­ta­men­te lo con­tra­rio.

Na­tu­ral­men­te, uno po­dría de­ci­dir se­guir sien­do más po­bre; pe­ro, des­pués de la ex­pe­rien­cia de es­ta cri­sis, du­do mu­cho de que los paí­ses más prós­pe­ros le ad­mi­tan en su club: te­me­rán que, tar­de o tem­prano, va­ya a pe­dir­les una ayu­di­ta. Es con­ce­bi­ble que ha­ya una cla­se de lu­jo y otra nor­mal, pe­ro tam­bién du­do de que la eu­ro­zo­na ad­mi­ta un va­gón de ter­ce­ra; se­rá me­jor cam­biar de tren. No te­ne­mos por qué: si nos to­ma­mos las co­sas en se­rio –y la pro­fun­di­dad de es­ta cri­sis nos in­vi­ta a ha­cer­lo–, po­de­mos se­guir en nues­tro asien­to; es el que nos co­rres­pon­de, pe­ro hay que re­co­no­cer que com­pra­mos el bi­lle­te, al me­nos en una par­te, con di­ne­ro pres­ta­do. Y aho­ra hay que de­vol­ver­lo.

MARC ARIAS / AR­CHI­VO

Hay que re­ci­clar el pa­ro que pro­vie­ne de la cons­truc­ción en ocu­pa­cio­nes de po­ca cua­li­fi­ca­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.