El ‘high tech’ que na­ció del de­sier­to

Via­je de ur­gen­cia a Is­rael, mo­de­lo de in­no­va­ción y de crea­ción de em­pre­sas só­lo su­pe­ra­do por Ca­li­for­nia

La Vanguardia - Dinero - - INTERNACIONAL - Ra­mon Ay­me­rich

El mar es azul oscuro y la arena blan­ca, y si uno echa un vis­ta­zo a su al­re­de­dor, le pa­re­ce­rá es­tar en la te­rra­za de un res­tau­ran­te de mo­da en el rin­cón más re­la­ja­do del Me­di­te­rrá­neo: mue­bles de di­se­ño ita­liano, co­ci­na de fu­sión y ca­ma­re­ros de ri­gu­ro­so ne­gro fren­te a una clien­te­la de hom­bres de ne­go­cios y fa­mi­lias sa­tis­fe­chas. No hay na­da en el am­bien­te que ha­ga sos­pe­char que es­to es el nor­te de Tel Aviv, ca­pi­tal eco­nó­mi­ca de una so­cie­dad con­vul­sa y en con­ti­nua ten­sión, es­ce­na­rio de uno de los con­flic­tos más en­quis­ta­dos del pla­ne­ta.

Al res­tau­ran­te se lle­ga des­pués de cru­zar an­chas ave­ni­das de edi­fi­cios re­si­den­cia­les flan­quea­das de pal­me­ras, adel­fas y cés­ped, en lo que es el co­ra­zón del área que ha alum­bra­do el mi­la­gro tec­no­ló­gi­co is­rae­lí, una aven­tu­ra ini­cia­da en la dé­ca­da de los 80 y que ha con­ver­ti­do es­te país en re­fe­ren­cia pa­ra la eco­no­mía de em­pren­de­do­res.

“No­so­tros em­pe­za­mos en los 90 fi­nan­cian­do start up tec­no­ló­gi­cas. Des­pués lle­ga­ron las em­pre­sas de bio­tec­no­lo­gía, de la sa­lud... –ex­pli­ca Ra­mi Ka­lish, hom­bre de com­ple­xión atlé­ti­ca em­bu­ti­do en un “po­lo” y pan­ta­lo­nes “chi­nos”. Ka­lish es fun­da­dor y director de Pi­tan­go, el más im­por­tan­te de los fon­dos de ca­pi­tal ries­go is­rae­lí–. Em­pe­za­mos con nues­tro di­ne­ro y el de nues­tros ami­gos. Aho­ra mo­ve­mos fon­dos de pen­sio­nes ame­ri­ca­nos, del Deuts­che Bank...”. Pi­tan­go ges­tio­na hoy una in­ver­sión de 1.300 mi­llo­nes de dó­la­res y ha in­vi­ta­do a un gru­po de em­pre­sa­rios ca­ta­la­nes a co­no­cer de cer­ca có­mo fun­cio­na el ca­pi­tal ries­go, que ha nu­tri­do de fon­dos a las jó­ve­nes em­pre­sas tec­no­ló­gi­cas is­rae­líes, só­lo su­pe­ra­das en éxi­to y en nú­me­ro por la Ca­li­for­nia del Si­li­con Va­lley.

Al al­muer­zo asis­te su so­cio, Ne­che­mia, Chemi Pe­res, co­no­ci­do hom­bre de ne­go­cios e hi­jo del pre­si­den­te Si­mon Pe­res. “Hoy en­tran en Is­rael unos 1.500 mi­llo­nes de dó­la­res anua­les pa­ra ali-

El ‘high tech’ do­mi­na hoy la ma­nu­fac­tu­ra, ocu­pa el 10% del em­pleo y co­pa el 40% de las ex­por­ta­cio­nes

men­tar las nue­vas com­pa­ñías. En par­te, gra­cias a la política fis­cal del Go­bierno, que con­ce­de im­por­tan­tes exen­cio­nes. Pe­ro so­bre to­do, por­que aquí el ries­go es­tá bien vis­to”.

Is­rael, un país con al­go más de 7,5 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes y una eco­no­mía ais­la­da de sus ve­ci­nos geo­grá­fi­cos, ha crea­do en los úl­ti­mos trein­ta años do­ce­nas de com­pa­ñías tec­no­ló­gi­cas pun­te­ras. Hay más em­pre­sas is­rae­líes co­ti­zan­do en el Nas­daq, la ma­yor bol­sa tec­no­ló­gi­ca del mun­do, que to­dos los paí­ses eu­ro­peos jun­tos. El high tech ocu­pa hoy el 10% del mer­ca­do la­bo­ral y el 40% de las ex­por­ta­cio­nes. Pa­ra ello ha si­do bá­si­co que mul­ti­na­cio­na­les co­mo In­tel, Ge­ne­ral Elec­tric, AT&T, Mi­cro­soft o Goo­gle instalaran aquí cen­tros de in­ves­ti­ga­ción, atraí­dos por una mano de obra al­ta­men­te es­pe­cia­li­za­da.

“Es­tán en Is­rael por el ta­len­to. Los is­rae­líes so­mos pro­pen­sos al pen­sa­mien­to abs­trac­to, y eso es muy bueno pa­ra las cien­cias de la compu­tación”, ase­gu­ra Hezy Yes­hu­run, co­fun­da­dor de un buen nú­me­ro de com­pa­ñías tec­no­ló­gi­cas y al mis­mo tiem­po, re­co­no­ci­do en la co­mu­ni­dad aca­dé­mi­ca. “El se­cre­to es­tá tam­bién en la proximidad. Aquí nos co­no­ce­mos to­dos y eso fa­ci­li­ta mu­cho las co­sas”, aña­de. ¿Son los ju­díos más in­te­li­gen­tes? Yes­hu­run son­ríe. No es la pri­me­ra vez que es­cu­cha esa pre­gun­ta.

Guy Rol­nik, el pe­rio­dis­ta eco­nó­mi­co más in­flu­yen­te de Is­rael, hoy en el gru­po Haa­retz, jus­ti­fi­ca el mi­la­gro tec­no­ló­gi­co is­rae­lí en la con­fluen­cia de di­ver­sos fac­to­res. “Un fuer­te apo­yo de la Ad­mi­nis­tra­ción y de la uni­ver­si­dad. Un ejér­ci­to muy ac­ti­vo co­mo de­man­dan­te de al­ta tec­no­lo­gía, la lle­ga­da en los no­ven­ta de mu­chos in­ge­nie­ros pro­ce­den­tes de la ex Unión So­vié­ti­ca. To­do eso pe­sa”, afir­ma. El mi­la­gro de­be mu­cho tam­bién al tra­to pre­fe­ren­cial que par­te del uni­ver­so de Wall Street con­ce­de a la co­mu­ni­dad em­pre­sa­rial is­rae­lí.

“En to­do ca­so, fun­cio­na y nues­tro pro­ble­ma no es crear em­pre­sas, sino ha­cer­las cre­cer –aña­de Rol­nik–. Aquí cuan­do uno tie­ne éxi­to, vende la com­pa­ñía. Y se po­ne a crear otra. Es­ta so­cie­dad pre­mia el ries­go y el éxi­to. A ve­ces de­ma­sia­do. Te­ne­mos una his­to­ria ad­ver­sa que nos ha­ce vi­vir al día. No hay em­pre­sas que pien­sen a lar­go pla­zo, que con­tra­ten mu­cha gen­te, que tra­ba­jen en el mer­ca­do lo­cal”. Is­rael tie­ne gru­pos co­mo Te­va, lí­der mun­dial en me­di­ca­men­tos ge­né­ri­cos; o Po-

“So­mos pro­pen­sos al pen­sa­mien­to abs­trac­to y es­to va muy bien pa­ra las cien­cias de la compu­tación”

tash, de­di­ca­da a la ex­trac­ción de sa­les po­tá­si­cas (y con ex­plo­ta­cio­nes de sal en el Ba­ges catalán). Pe­ro mu­chas de las em­pre­sas de éxi­to crea­das en los úl­ti­mos años han des­apa­re­ci­do en­gu­lli­das por gran­des gru­pos in­ter­na­cio­na­les.

El cor­to pla­zo im­preg­na el mun­do de los ne­go­cios de Tel Aviv. El ca­pi­ta­lis­mo is­rae­lí es in­for­mal –¡fue­ra cor­ba­tas!– pe­ro ener­gé­ti­co, en la lí­nea del más agre­si­vo y tea­tral mar­ke­ting es­ta­dou­ni­den­se. Es ner­vio­so, co­mo el co­mer­cian­te que al­ter­na Nue­va York y el Me­di­te­rrá­neo. Y es un ca­pi­ta­lis­mo que se mue­ve en la in­cer­ti­dum­bre, he­re­de­ra de la pro­vi­sio­na­li­dad de un Es­ta­do que des­de su fun­da­ción, ha­ce 63 años, se com­por­ta co­mo si to­do fue­ra a du­rar dos días.

Y es­tá el ejér­ci­to. El ejér­ci­to is­rae­lí es el gran dri­ver de la in­dus­tria is­rae­lí, el gran de­man­dan­te de tec­no­lo­gía pa­ra sus em­pre­sas, el es­pa­cio en el que se bre­gan los es­pe­cia­lis­tas. Pe­ro, tan im­por­tan-

Ope­ra­dor de la bol­sa de Tel Aviv con la ki­pá, ha­bi­tual del na­cio­na­lis­mo is­rae­lí y de la re­li­gio­si­dad mo­der

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.