Pe­ri­co Pastor: el co­lor de la vi­da

La Vanguardia - Dinero - - ALTERNATIVAS - Carlos García-Osuna ‘NENS’

Pe­ri­co Pastor pre­sen­ta su ter­ce­ra ex­po­si­ción in­di­vi­dual en la ga­le­ría Tra­ma, tras ex­po­ner en el 2010, en el es­pa­cio de Ca­ta­lun­ya Cai­xa de la Pe­dre­ra de Bar­ce­lo­na, una mues­tra ti­tu­la­da La Bí­blia il·lu­mi­na­da. Su re­la­ción con Tra­ma par­te del año 1993, don­de ex­pu­so por pri­me­ra vez y, pos­te­rior­men­te, en la ga­le­ría que la fir­ma po­see en Ma­drid. Ca­be des­ta­car su ex­ten­sa re­la­ción, des­de el 1991, con la sa­la Pa­rés, en la que ha rea­li­za­do cin­co mues­tras in­di­vi­dua­les y con la que Tra­ma aho­ra com­par­te un nue­vo es­pa­cio en su pri­mer pi­so.

La pin­tu­ra de Pastor (La Seu de Ur­gell, Llei­da, 1953) se ba­sa en el di­bu­jo y se ca­rac­te­ri­za por la eco­no­mía de tra­zos y un do­mi­nio de los re­cur­sos li­nea­les, asu­mien­do en sus tra­ba­jos el len­gua­je y la na­rra­ti­vi­dad del cómic a tra­vés de una su­til pues­ta en es­ce­na don­de los per­so­na­jes plas­ma­dos nos sor­pren­den por su tem­blor, por el lu­dis­mo que trans­mi­ten en las cir­cuns­tan­cias vi­ta­les en las que nos son pre­sen­ta­dos.

Las obras que se ex­hi­ben en es­ta ex­po­si­ción nos trans­por­tan a un li­ris­mo plás­ti­co ab­so­lu­to co­nec­ta­do a te­má­ti­cas to­tal­men­te co­ti­dia­nas, con­si­guien­do ha­cer­nos so­ñar con la im­pron­ta de un ges­to que re­pre­sen­ta la in­ti­mi­dad de un per­so­na­je fe­me­nino, la ter­nu­ra de un ni­ño, la be­lle­za des­nu­da de un in­te­rior o el aro­ma de unas flo­res. To­do es­tá to­ca­do por la ma­gia de la inocen­cia, por la sa-

(2011) Pe­ri­co Pastor. Acua­re­la so­bre pa­pel. 145 x 75 cm. bi­du­ría más ele­men­tal, que no quie­re epa­tar sino que as­pi­ra a pro­vo­car sen­ti­mien­tos en los ojos que des­can­sen en es­tas com­po­si­cio­nes, co­mo en el tríp­ti­co Nens que qui­zá sir­va de ejem­pli­fi­ca­dor má­xi­mo de lo que acon­te­ce en es­ta mues­tra: la reali­dad apa­re­ce a flor de piel pe­ro su sus­tan­cia más no­ta­ble se apre­cia más ha­cia den­tro, por don­de flu­ye la vi­da co­mo un to­rren­te que sal­pi­ca nues­tra vie­ja nos­tal­gia.

Pastor vi­ve en es­tos mo­men­tos en­tre la Seu de Ur­gell, Bar­ce­lo­na y Nue­va York, don­de ya triun­fó ha­ce dos dé­ca­das co­mo ilus­tra­dor del The New York Ti­mes, pe­ro tam­bién he­mos dis­fru­ta­do, en el so­lar pa­trio, con sus tra­ba­jos que vie­ron la luz en El País y La Van­guar­dia, y en re­vis­tas co­mo Vo­gue, Har­per’s Ba­zaar, Gentle­man, Va­riety o Vi­lla­ges Voi­ces.

Quie­nes se apro­xi­men a las ac­tua­les obras de Pe­ri­co Pastor de­be­rán acep­tar que su nom­bre es si­nó­ni­mo de co­lor, y tam­bién que si­gue man­te­nien­do con es­te una re­la­ción pri­vi­le­gia­da, ci­ñén­do­lo a los tra­zos de su pin­cel ja­po­nés y de­rra­mán­do­lo por la su­per­fi­cie del cua­dro en com­bi­na­cio­nes im­pro­ba­bles y es­pec­ta­cu­la­res.

El vir­tuo­sis­mo cro­má­ti­co de sus obras, rea­li­za­das en pa­pel ma­rou­flé so­bre te­la y sus acuarelas so­bre pa­pel, tam­bién da lu­gar a una ma­yor pre­sen­cia del blan­co y ne­gro. Al pa­pel ja­po­nés, que siem­pre le ha acom­pa­ña­do, se le han su­ma­do di­ver­sas va­rie­da­des de pa­pel y la te­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.