SI NO ES CUES­TIÓN DE DI­NE­RO...

La Vanguardia - Dinero - - IBEX 35 -

Eco­no­mis­ta res­pon­sa­ble de es­tra­te­gia de los di­fe­ren­tes ne­go­cios de Ci­ti­group en Es­pa­ña

Las bol­sas son el úni­co ac­ti­vo real­men­te in­tere­san­te don­de in­ver­tir en es­tos mo­men­tos”. Dí­gan­me la ver­dad: ¿cuán­tas ve­ces han es­cu­cha­do es­te ra­zo­na­mien­to? Se­gu­ro que, ade­más, lo han so­por­ta­do por cin­co im­por­tan­tes ar­gu­men­tos: 1) ele­va­da li­qui­dez; 2) va­lo­ra­cio­nes atrac­ti­vas; 3) di­vi­den­dos in­tere­san­tes; 4) ope­ra­cio­nes cor­po­ra­ti­vas; 5) in­fra­pon­de­ra­ción en car­te­ra. Sí, has­ta yo mis­mo los he uti­li­za­do al­gu­na vez. Y les an­ti­ci­po que los uti­li­za­ré de nue­vo en el fu­tu­ro. Pe­ro no en es­te mo­men­to.

¡Se­rá por di­ne­ro! De­cía un ana­lis­ta ami­go mío ha­ce unas se­ma­nas que hay un “mar de li­qui­dez” en los mer­ca­dos. En­ton­ces, ¿por qué no suben las bol­sas? Ima­gino que tam­bién ha­brán es­cu­cha­do que es­ta­mos den­tro de un com­por­ta­mien­to la­te­ral, que la in­cer­ti­dum­bre ate­na­za a los in­ver­so­res, que só­lo es cues­tión de tiem­po…. al fi­nal, la pre­sión del di­ne­ro ha­rá el res­to.

Se ol­vi­dan de lo mie­do­so que pue­de ser el di­ne­ro. De lo con­ta­gio­so que es el mie­do. Tam­bién que en­tre el mie­do y el pá­ni­co só­lo hay la irra­cio­na­li­dad del in­ver­sor en si­tua­cio­nes de es­trés. De la mis­ma for­ma que un ex­ce­so de vo­la­ti­li­dad pue­de fa­ci­li­tar ex­ce­sos al al­za de los mer­ca­dos, un fuer­te des­cen­so de vo­la­ti­li­dad en si­tua­cio­nes de in­cer­ti­dum­bre siem­pre se tra­du­ce en des­con­fian­za y apa­tía de los in­ver­so­res. Al fi­nal, los mer­ca­dos aca­ban ajus­tán­do­se a la baja. El di­ne­ro lla­ma a di­ne­ro. Pe­ro en es­te ca­so no es só­lo cues­tión de di­ne­ro.

UN MES MUY COM­PLI­CA­DO

El mes de ju­nio se es­tá pre­sen­tan­do ver­da­de­ra­men­te com­pli­ca­do pa­ra los mer­ca­dos. En el ca­so de nues­tro Ibex, una caí­da su­pe­rior al 3,5% en al­go más de una se­ma­na no es pre­ci­sa­men­te una car­ta de pre­sen­ta­ción atrac­ti­va del pró­xi­mo ini­cio del ve­rano. Más allá de la es­ta­cio­na­li­dad (ven­der en ma­yo e ir­se de va­ca­cio­nes, o al­go por el es­ti­lo), lo cier­to es que las bol­sas, to­das las bol­sas, se es­tán en­fren­tan­do a la dura ta­rea de di­ge­rir los po­ten­cia­les ries­gos que han ido sur­gien­do en lo que lle­va­mos de ejer­ci­cio.

Im­pon­de­ra­bles has­ta el mo­men­to más o me­nos ob­via­dos, pe­ro que en con­jun­to re­pre­sen­tan una ver­da­de­ra prue­ba de fue­go, tan­to pa­ra la so­li­dez de la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca, co­mo pa­ra la pro­pia es­ta­bi­li­dad de los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros. Co­men- zan­do por una nue­va fa­se (la se­gun­da) de la cri­sis grie­ga y aca­ban­do en las po­ten­cia­les cri­sis que pue­den sur­gir en otros paí­ses eu­ro­peos, que son un he­cho en Ja­pón o que su­po­nen un debate abier­to en Es­ta­dos Uni­dos. To­do ello mien­tras pre­ci­sa­mos de­li­mi­tar el al­can­ce y du­ra­ción de la ac­tual des­ace­le­ra­ción en el cre­ci­mien­to mun­dial. Es­to úl­ti­mo, re­sul­ta ab­so­lu­ta­men­te fun­da­men­tal si que­re­mos se­guir con­fian­do en sor­pre­sas po­si­ti­vas des­de los re­sul­ta­dos em­pre­sa­ria­les. ¿O aca­so creen que el ajus­te de gas­tos es ili­mi­ta­do?

Las bol­sas mun­dia­les caen en­tre un 4% y un 5% en los úl­ti­mos días, acu­mu­lan­do el ma­yor nú­me­ro de caí­das dia­rias (es evi­den­te, no en ta­ma­ño acu­mu­la­do) des­de prin­ci­pios del año pa­sa­do. Pe­ro, en el fon­do, es­ta­mos ha­blan­do en la ma­yo­ría de los ca­sos de ni­ve­les ac­tua­les ape­nas un 5-6% por de­ba­jo de los má­xi­mos re­cien­tes. Re­cuer­den que el Ibex en los ni­ve­les ac­tua­les es un 9,5% in­fe­rior a los má­xi­mos del año, pe­ro un 2,5% por en­ci­ma de los ni­ve­les de cie­rre del año pa­sa­do. Na­da que ver con los des­cen­sos que es­ta­mos vien­do en las ren­ta­bi­li­da­des de la deu­da a me­dio y lar­go

Una opor­tu­ni­dad de com­pra… pa­ra los que ten­gan san­gre fría y car­te­ra pa­ra aguan­tar­lo

pla­zo con­si­de­ra­da co­mo bench­mark. ¿De ver­dad creen que es ren­ta­ble com­prar deu­da nor­te­ame­ri­ca­na a 10 años a ti­pos del 2,97%? Pues, con­si­de­ran­do el mí­ni­mo apla­na­mien­to ob­ser­va­do en la cur­va po­dría­mos ver más caí­das aún a muy cor­to pla­zo. Sí, el mie­do y la cau­te­la con­lle­van es­te ti­po de de­ci­sio­nes. Y el mie­do es siem­pre ra­cio­nal, a di­fe­ren­cia del pá­ni­co.

Só­lo un te­ma más: ¿po­dría dar­se un des­aco­pla­mien­to en­tre las bol­sas eu­ro­peas y el ries­go país? Es­te es un debate re­cu­rren­te, es­pe­cial­men­te cuan­do se pro­du­ce un nue­vo co­na­to de ten­sión en los mer­ca­dos de deu­da. En es­tos mo­men­tos los di­fe­ren­cia­les de ti­pos con res­pec­to a la deu­da “se­gu­ra” (bien, es de­ba­ti­ble) ale­ma­na es­tán cer­ca de má­xi­mos re­cien­tes. Y las bol­sas, co­mo ve­mos, no es­tán pre­ci­sa­men­te en ni­ve­les ba­jos del año. Se que la va­lo­ra­ción es im­por­tan­te. Pe­ro no de­ben des­pre­ciar los es­ce­na­rios de pá­ni­co. Una opor­tu­ni­dad de com­pra… pa­ra los que ten­gan san­gre fría y car­te­ra pa­ra aguan­tar­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.