El mi­to de las sue­cas

La Vanguardia - Dinero - - INTERNACIONAL -

Es­pa­ña fue el pri­mer país al que los sue­cos em­pe­za­ron a via­jar en ma­sa a me­dia­dos de los años cin­cuen­ta del pa­sa­do si­glo. “An­tes, la gen­te só­lo po­día uti­li­zar el co­che pa­ra des­pla­zar­se. Sin em­bar­go, la di­vul­ga­ción del uso del avión y los pre­cios ex­tre­ma­da­men­te ba­ra­tos que por aquel en­ton­ces ha­bía en Es­pa­ña, hi­cie­ron que se con­vir­tie­ra rá­pi­da­men­te en el prin­ci­pal des­tino va­ca­cio­nal”, ex­pli­ca Pe­ter Ter­ps­tra, cu­yos abue­los, pre­ci­sa­men­te, fue­ron de los pri­me­ros ex­tran­je­ros que com­pra­ron una ca­sa en Sit­ges.

De aquí arran­ca el mi­to de las sue­cas, que con sus bi­ki­nis y cos­tum­bres re­la­ja­das crea­ron una gran sen­sa- ción en la Es­pa­ña fran­quis­ta, do­mi­na­da por la cen­su­ra y las “bue­nas cos­tum­bres” que ema­na­ban de una edu­ca­ción re­li­gio­sa. Aun­que ellas no fue­ron las úni­cas que vi­nie­ron. Por esos mis­mos años tam­bién em­pe­za­ron a lle­gar nu­me­ro­sos gru­pos de tu­ris­tas bri­tá­ni­cos y ale­ma­nes, en­tre otros. En la actualidad, se cal­cu­la que unos 70.000 ciu­da­da­nos sue­cos vi­ven o tie­nen ca­sa en Es­pa­ña. “Nos en­can­ta el país por su be­lle­za, el sol, la gen­te, la co­mi­da... Sin em­bar­go, el pa­so al eu­ro ha he­cho que la vi­da ya no re­sul­te tan ba­ra­ta pa­ra los tu­ris­tas y mu­cha gen­te em­pie­za a pre­fe­rir otros des­ti­nos, co­mo Turquía o Gre­cia”, se­ña­la Ter­ps­tra.

GETTY

Las tu­ris­tas sue­cas crea­ron una gran sen­sa­ción en la Es­pa­ña fran­quis­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.