Bo­rra­che­ra de cré­di­to

La pros­pe­ri­dad del país dis­pa­ra el con­su­mo de pa­go apla­za­do con tar­je­tas en el gi­gan­te ibe­roa­me­ri­cano

La Vanguardia - Dinero - - INTERNACIONAL - Fer­nan­do García

El tin­ti­neo de mo­ne­das es­tá de­jan­do de oír­se en las tien­das de Bra­sil. Los ciu­da­da­nos del gi­gan­te la­ti­noa­me­ri­cano tie­nen más di­ne­ro que nun­ca y gas­tan ca­da día más, pe­ro pre­fie­ren el plás­ti­co. Lo mis­mo pa­ra com­prar­se un co­che que pa­ra pa­gar una cer­ve­za. Los co­mer­cios ayu­dan: la ven­ta a pla­zos es aquí la nor­ma y no la ex­cep­ción. Los bra­si­le­ños de la nue­va cla­se me­dia han en­tra­do a tro­pel en la fies­ta del con­su­mo a cré­di­to. Mu­chos son nue­vos, co­mo ado­les­cen­tes en es­to de com­prar sin efec­ti­vo, y be­ben de­ma­sia­do rá­pi­do.

Las ci­fras del en­deu­da­mien­to in­terno son elo­cuen­tes, pe­ro no tan­to por sus pro­por­cio­nes, co­mo por su me­teó­ri­ca pro­gre­sión. En só­lo ocho años, el to­tal del cré­di­to so­bre el PIB de Bra­sil ha pa­sa­do del 24% al 46%, del cual un 15,3% co­rres­pon­de al que se des­ti­na al con­su­mo y un 5% a las hi­po­te­cas. En tér­mi­nos ab­so­lu­tos, la par­te vol­ca­da

Los bra­si­le­ños de la nue­va cla­se me­dia han en­tra­do a tro­pel en la fies­ta del con­su­mo a cré­di­to

al sec­tor pri­va­do ca­si se ha du­pli­ca­do des­de el 2007.

Los nú­me­ros del plás­ti­co dan cuen­ta de un au­tén­ti­co des­me­le­ne, aun den­tro de unos már­ge­nes mo­des­tos en com­pa­ra­ción con los de so­cie­da­des más ve­te­ra­nas en su uti­li­za­ción. Se­gún el Ban­co Cen­tral y la Aso­cia­ción Bra­si­le­ña de Em­pre­sas de Tar­je­tas de Cré­di­to y Ser­vi­cios (Abecs, en sus si­glas en por­tu­gués), la cuan­tía de tar­je­tas de cré­di­to en cir­cu­la­ción se ha más que tri­pli­ca­do en los úl­ti­mos sie­te años, al pa­sar de 48,7 mi­llo­nes a 158 mi­llo­nes.

La evo­lu­ción es igual­men­te ver­ti­gi­no­sa pa­ra el con­jun­to de tar­je­tas de pa­go, in­clu­yen­do tam­bién las de dé­bi­to y re­des de ser­vi­cios y comercio. Al fi­nal del 2011 se cal­cu­la que al­can­za­rán los 700 mi­llo­nes de uni­da­des: unas tres y me­dia por bra­si­le­ño. Aun­que ese pro­me­dio es en­ga­ño­so, pues los usua­rios reales su­man unos 80 mi­llo­nes, lo que no es po­co si se tie­ne en cuen­ta que en 1994 ape­nas pa­sa­ban de los on­ce mi­llo­nes, se­gún la Abecs. Así que lo más ajus­ta­do es in­di­car que la me­dia de pie­zas de plás­ti­co por ti­tu­lar su­pera las ocho uni­da­des.

Pa­ra no for­mar­se una idea equi­vo­ca­da de lo que to­das es­tas ci­fras sig­ni­fi­can, no hay que ol­vi­dar que Bra­sil es to­da­vía un país re­la­ti­va­men­te no­va­to en es­te cam­po. Por mu­cho que el uso de tar­je­tas de cré­di­to se ha­ya mul­ti­pli­ca­do a gran ve­lo­ci­dad, los pa­gos efec­tua­dos con ellas su­po­nen aquí só­lo la cuar­ta par­te del vo­lu­men glo­bal del con­su­mo fa­mi­liar, cuan­do en EE.UU., Ca­na­dá o el Reino Uni­do se acer­ca a la mi­tad.

La evo­lu­ción en los há­bi­tos de pa­go de los bra­si­le­ños tam­po­co pue­de ex­pli­car­se al mar­gen de los cam­bios re­gis­tra­dos en el país a lo lar­go del úl­ti­mo de­ce­nio. De un la­do, las po­lí­ti­cas so­cia­les de Lu­la da Sil­va que hoy con­ti­núa Dil­ma Rous­seff han sa­ca­do ofi­cial­men­te de la po­bre­za a unos 25 mi­llo­nes de ciu­da­da­nos aho­ra in­cor­po­ra­dos al con­su­mo. Los au­men­tos sa­la­ria­les apro­ba­dos en la era Lu­la han si­do asi­mis­mo ge­ne­ro­sos, por lo ge­ne­ral.

De otro la­do, no me­nos de 30 mi­llo­nes de bra­si­le­ños si­guen vi­vien­do en la mi­se­ria, más la mi­tad de ellos con in­gre­sos in­fe­rio­res a un eu­ro al día. Es una po­bre­za vi­si­ble en to­do Bra­sil. In­clu­so en São Pau­lo, don­de cien­tos de in­di­gen­tes duer­men en las mis­mas ace­ras de la city que, por la ma­ña­na, es­tán po­bla­das por una mu­che­dum­bre de eje­cu­ti­vos. La fran­ja so­cial en­tre unos y otros se en­san­cha día a día, y es es­ta am­plia­ción la que en ma­yor me­di­da pa­re­ce ex­pli­car el cre­ci­mien­to del con­su­mo. Se tra­ta de la “cla­se C”, for­ma­da por las fa­mi­lias cu­yos in­gre­sos –se­gún la cla­si­fi­ca­ción do­mi­nan­te aun­que no úni­ca– es­tán en una hor­qui­lla de 3 a 10 sa­la­rios mí­ni­mos, es de­cir, en­tre 720 y 2.400 eu­ros al mes.

Y es que los or­ga­nis­mos ofi­cia­les e ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras de Bra­sil di­vi­den la so­cie­dad en cin­co cla­ses so­cia­les, de la A a la D. Los de la A, con ren­tas su­pe­rio­res a los 4.800 eu­ros men­sua­les, ro­zan el 2% de la po­bla­ción, mien­tras que los que per­ci­ben me­nos de 480 eu­ros (cla­se D) se apro­xi­man al 33%.

La pro­li­fe­ra­ción del cré­di­to es a la vez sín­to­ma de la ale­gría eco­nó­mi­ca y ori­gen de pro­ble­mas. Jo­sé Ta­deu Fe­rrei­ra de Sou­za, em­plea­do de ban­ca en São Pau­lo, ates­ti­gua lo que al­gu­nos es­tu­dios de­tec­tan en re­la­ción con los efec­tos del uso inex­per­to del di­ne­ro de plás­ti­co en Bra­sil. Mu­chos de sus fla­man­tes te­ne­do­res son vi­si­tan­tes asi­duos de las en­ti­da­des

La exa­ge­ra­ción de las com­pras a cré­di­to en Bra­sil ha pues­to en aler­ta a las au­to­ri­da­des

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.