Con­se­jos de China a la UE

Pe­kín sub­ra­ya que la cau­sa ori­gi­nal que pro­vo­có la cri­sis no se ha re­suel­to

La Vanguardia - Dinero - - INTERNACIONAL - Isi­dre Am­brós

Un al­to fun­cio­na­rio es­pa­ñol me co­men­tó ha­ce al­gún tiem­po. ¿Te acuer­das de los tiem­pos en que la Igle­sia pe­día una pres­ta­ción ciu­da­da­na pa­ra el chi­ni­to po­bre en el día del Do­mund?

De aque­llos días en que la Igle­sia ca­tó­li­ca de­di­ca­ba una jor­na­da a co­la­bo­rar eco­nó­mi­ca­men­te con la ac­ti­vi­dad mi­sio­ne­ra ha­cia los más po­bres y ne­ce­si­ta­dos del pla­ne­ta que­da po­co más que el re­cuer­do. Aho­ra exis­ten otras fór­mu­las de coo­pe­ra­ción.

Y con el pa­so del tiem­po tam­bién se han vuel­to las tor­nas en el asun­to de quién es más po­de­ro­so y quién ne­ce­si­ta más ayu­da. China se com­pro­me­tió el año pa­sa­do a sos­te­ner a los paí­ses de la zo­na eu­ro en di­fi­cul­ta­des fi­nan­cie­ras y que veían có­mo se en­ca­re­cía su deu­da so­be­ra­na. Fue el ca­so de Gre­cia, Por­tu­gal y Es­pa­ña.

Es­ta se­ma­na, el por­ta­voz del Mi­nis­te­rio de Ex­te­rio­res, Hong Lei, reite­ró que China “es un in­ver­sor a lar­go pla­zo en el mer­ca­do de la Unión Eu­ro­pea”. Con es­tas pa­la­bras, Hong in­ten­ta­ba tran­qui­li­zar a los di­ri­gen­tes eu­ro­peos y a los in­ver­so­res acer­ca de la po­si­ble des­con­fian­za que hu­bie­ra sur­gi­do en­tre las au­to­ri­da­des de la se­gun­da po­ten­cia mun­dial an­te las di­fi­cul­ta­des que atra­vie­sa Gre­cia.

Hong Lei hi­zo es­ta de­cla­ra­ción de prin­ci­pios du­ran­te una rue­da de pren­sa en la que dio cuen­ta del via­je que a fi­nal de mes rea­li­za­rá el pri­mer mi­nis­tro, Wen Jia­bao, al Reino Uni­do, Ale­ma­nia y Hun­gría, que os­ten­ta la pre­si­den­cia de la Unión Eu­ro­pea has­ta el 30 de ju­nio.

Sus pa­la­bras, sin em­bar­go, fue­ron más ama­bles que las ad­ver­ten­cias que po­cos días an­tes ha­bía he­cho pú­bli­cas el Ban­co Po­pu­lar de China acer­ca de la cri­sis de la deu­da eu­ro­pea.

En su in­for­me anual, el ban­co cen­tral del gi­gan­te asiá­ti­co ad­vier­te a los paí­ses de la UE que “aún ado­le­cen de pro­fun­dos pro­ble­mas en sus sis­te­mas” y les ins­ta a to­mar me­di­das pa­ra con­te­ner sus ni­ve­les de deu­da, por­que en ca­so con­tra­rio la cri­sis pue­de “em­peo­rar y ex­ten­der­se”.

Se­gún es­te do­cu­men­to, col­ga­do en su pá­gi­na web, las au­to­ri­da­des mo­ne­ta­rias chi­nas se­ña­lan que “la cau­sa ori­gi­nal que des­en­ca­de­nó la cri­sis de la deu­da no se ha re­suel­to”. Sub­ra­yan en su in­for­me fi­nan­cie­ro que “la con­fian­za de los mer­ca­dos aún es frá­gil” y si se de­te­rio­ra to­da­vía más po­dría con­ver­tir­se en “la prin­ci­pal ame­na­za pa­ra la re­cu­pe­ra­ción mun­dial”.

Pa­ra su­pe­rar es­ta si­tua­ción de in­cer­ti­dum­bre, el Ban­co Po­pu­lar de China em­pla­za a los man­da­ta­rios eu­ro­peos a es­ta­ble­cer con pron­ti­tud “un sis­te­ma a lar­go pla­zo pa­ra afron­tar la cri­sis, que ge­ne­re con­fian­za y trans­mi­ta es­ta­bi­li­dad y se­gu­ri­dad a las eco­no­mías eu­ro­peas”.

Pe­kín ur­ge a los eu­ro­peos a ac­tuar con ce­le­ri­dad pa­ra evi­tar que la co­yun­tu­ra eco­nó­mi­ca se si­ga de­te­rio­ran­do. Con­si­de­ra que las me­di­das que han adop­ta­do los res­pon­sa­bles co­mu­ni­ta­rios en el úl­ti­mo año só­lo han ser­vi­do pa­ra cal­mar a los mer­ca­dos de ma­ne­ra tem­po­ral, pe­ro que no su­po­nen una so­lu­ción es­ta­ble pa­ra

El Ban­co Po­pu­lar de China ur­ge a la UE a crear un sis­te­ma que ge­ne­re con­fian­za y trans­mi­ta es­ta­bi­li­dad

una si­tua­ción que si­gue sien­do de­li­ca­da.

La preo­cu­pa­ción china por la evo­lu­ción de la eco­no­mía eu­ro­pea ex­pre­sa la vin­cu­la­ción que exis­te. No en vano, Eu­ro­pa es el prin­ci­pal so­cio co­mer­cial de China, y Pe­kín es un im­por­tan­te te­ne­dor de deu­da pú­bli­ca de va­rios es­ta­dos. No re­sul­ta­ría ex­tra­ño, pues, que tras la nue­va gi­ra de Wen Jia­bao por Eu­ro­pa, China rea­li­za­ra un nue­vo ges­to de so­li­da­ri­dad y res­pon­sa­bi­li­dad acu­dien­do de nue­vo al res­ca­te de Gre­cia y qui­zás de Por­tu­gal.

Ya me lo co­men­tó ha­ce po­cas se­ma­nas una agen­te de via­jes china: “Es di­fí­cil traer tu­ris­tas eu­ro­peos, son po­bres”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.