De la Gran Via a Les Pun­xes

Los De Gispert, una es­tir­pe de ju­ris­tas, y su en­tron­que con los Se­rra-Cho­pi­tea, nú­cleo du­ro de la in­dus­tria­li­za­ción

La Vanguardia - Dinero - - CRÓNICAS BURGUESAS -

En un do­cu­men­to de úl­ti­mas vo­lun­ta­des fir­ma­do en 1882, el por­ten­to­so in­dus­trial Jo­sep Ma­ria Se­rra –ac­cio­nis­ta de Trans­atlán­ti­ca, con­se­je­ro del Ban­co de Bar­ce­lo­na, te­ne­dor de em­pre­sas co­mo Pa­re­lla­da i Fla­quer, Ber­nich Bas­ter, Cré­di­to y Docks, Ge­ne­ral de Fe­rro­ca­rri­les o Fe­rro­ca­rri­les del Nor­te, y pa­trón de su ca­sa co­mer­cial, ba­jo la de­no­mi­na­ción de Se­rra e Hi­jo– usu­fruc­tuó una de las gran­des for­tu­nas de la in­dus­tria­li­za­ción a su viu­da, Do­ro­tea de Cho­pi­tea i de Vi­llo­ta. El va­lor li­qui­da­ti­vo de aquel tes­ta­men­to se pier­de en la bru­ma del pa­sa­do, del mis­mo mo­do que re­sul­ta­ría im­po­si­ble cal­cu­lar la nu­be que con­den­só y pre­ci­pi­tó des­pués en el va­cío la fortuna mu­cho ma­yor de Güell Ba­ci­ga­lu­pi, se­gun­do de Co­mi­llas y viz­con­de de Güell.

En el ca­so de la Mi­llo­na­ria ( Die Mi­llio­nä­rin es el tí­tu­lo de un pan­fle­to bio­grá­fi­co de Do­ro­tea, obra del ale­mán Wil­helm Kirch­ges­se­ner), el di­ne­ro he­re­da­do vo­ló has­ta el cie­lo pa­san­do por los al­ta­res, a te­nor de las do­na­cio­nes efec­tua­das a un sin­fín de ór­de­nes re­li­gio­sas y cau­sas hu­ma­ni­ta­rias: Sa­gra­do Co­ra­zón, Hi­jas de la Ca­ri­dad, Je­sui­tas, La Sa­lle, San Juan de Dios o la Con­gre­ga­ción de María Au­xi­lia­do­ra. Un año des­pués de la des­apa­ri­ción de Do­ro­tea se pre­sen­tó su pri­me­ra bio­gra­fía, obra del je­sui­ta Jaime No­nell, a la que se­gui­rían, ya en los años vein­te y trein­ta del si­glo pa­sa­do, la se­gun­da, del tam­bién je­sui­ta, Ja­cint Ale­gre, y la ter­ce­ra, del sa­le­siano Ama­deu Bur­deus. El úl­ti­mo bió­gra­fo, el in­ves­ti­ga­dor de las ins­ti­tu­cio­nes sa­le­sia­nas, Ra­mon Alberdi ( Do­ro­tea, cons­truir una Bar­ce­lo­na per a tot­hom; Fun­da­ció Ede­bé, 2009) si­túa la ple­ni­tud del nú­cleo pa­tri­mo­nial Se­rra-Cho­pi­tea en la ca­sa pa­la­cio de Gran Via (ac­tual ho­tel Gran Via) don­de se ins­ta­ló la fa­mi­lia y don­de la viu­da vio ju­gar a sus nie­tos, en especial a Gus­ta­vo de Gispert i Se­rra, abo­ga­do ci­vi­lis­ta y ger­men de una es­tir­pe de le­ga­lis­tas cu­ya cuar­ta ge­ne­ra­ción pal­pi­ta hoy en­tre do­ce pri­mos her­ma­nos que han op­ta­do por la to­ga.

El ori­gen del des­pa­cho De Gispert se re­mon­ta a 1940, cuan­do los hi­jos de Gispert i Se­rra (los her­ma­nos Ig­na­si y An­to­ni de Gispert Jor­dà) abrie­ron el bu­fe­te en la ca­sa Te­rra­des, Les Pun­xes, que aca­ba­ría sien­do una re­fe­ren­cia en el desa­rro­llis­mo de los se­sen­tas y se­ten­tas, en ple­na ex­pan- sión de las lla­ma­das to­gas do­ra­das, los Pin­tó Ruiz o Jaime de Se­mir, en­tre otros. La fir­ma de los De Gispert es­tá di­ri­gi­da aho­ra por el hi­jo de An­to­ni de Gispert Jor­dà, Juan Ignacio de Gispert Ta­la­ve­ra, que com­par­te la pro­fe­sión de abo­ga­do con su her­ma­na He­le­na y sus pri­mos, los De Gispert Pastor: Adol­fo, Te­re­sa, ca­te­drá­ti­ca de De­re­cho de la UB, y Ra­fael, pre­si­den­te de la Fun­da­ció Con­ser­va­to­ri del Li­ceu.

Ig­na­si de Gispert Jor­dà, fue de­cano del Co­le­gio de Abo­ga­dos de Bar­ce­lo­na en­tre 1968-1972, pre­si­dió el Se­gun­do Con­gre­so Ju­rí­di­co Catalán en 1971 y du­ran­te la pri­me­ra le­gis­la­tu­ra de Jor­di Pu­jol, con­cre­ta­men­te en el bie­nio 1980-82, fue con­se­ller de Jus­ti­cia de la Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lun­ya. Su hi­ja, Núria de Gispert Ca­ta­là, si­guió sus pa­sos en el De­par­ta­ment de Jus­ti­cia, desem­pe­ñó des­pués la car­te­ra de Go­ver­na- ció y ac­tual­men­te es la pre­si­den­ta del Par­la­ment de Ca­ta­lun­ya. El día que es­cu­chó su nom­bra­mien­to, an­tes de re­ci­bir el abra­zo del pre­si­dent Ar­tur Mas, Núria de Gispert se le­van­tó de su es­ca­ño, se dio la vuel­ta y mi­ró a la tribuna del pú­bli­co, don­de es­ta­ban una do­ce­na de sus fa­mi­lia­res, ca­si to­dos le­tra­dos. Se emo­cio­nó tras al­can­zar un ob­je­ti­vo que se ha­bía pro­pues­to por dos ve­ces con an­te­rio­ri­dad (en el 2003 y el 2006), en am­bos ca­sos pos­tu­la­da por CiU. De Gispert es de­mo­cris­tia­na aun­que no for­ma par­te del círcu­lo m´s pró­xi­mo del lí­der de Unió De­mo­crà­ti­ca y por­ta­voz de la coa­li­ción en el Par­la­men­to de Ma­drid, Jo­sep An­to­ni Du­ran Llei­da.

Es la de­mo­cris­tia­na más con­ver­gen­te y tam­bién la más com­pro­me­ti­da: im­pul­só la pri­me­ra ley de pa­re­jas de he­cho de Es­pa­ña y, en su pri­mer día de pre­si­den­cia en la cá­ma­ra le­gis­la­ti­va ca­ta­la­na, lan­zó un men­sa­je inequí­vo­ca­men­te fe­mi­nis­ta.

Tras la muer­te de su ma­ri­do, el in­dus­trial y fi­nan­cie­ro, Jo­sep Ma­ria Se­rra, Do­ro­tea se con­vir­tió en la da­ma en­lu­ta­da y pía de una Bar­ce­lo­na mar­ca­da por la con­tra­rre­for­ma de la Res­tau­ra­ción; una ciu­dad que olía a in­cien­so y a cera quemada, pe­ro que des­per­ta­ría de su le­tar­go en la Ex­po­si­ción Uni­ver­sal de 1888. Aquel des­per­tar pro­pi­ció tran­si­cio­nes bri­llan­tes en­tre lo vie­jo y lo nue­vo (a me­nu­do so­bre el sue­lo co­mún del cris­tia­nis­mo mi­li­tan­te), co­mo la que en­car­na­ron los her­ma­nos Joan y Jo­sep Lli­mo­na (co­fun­da­do­res del Cer­cle Ar­tís­tic de Sant Lluc), que se vin­cu­la­ron al nú­cleo fa­mi­liar el día que Joan Lli­mo­na se ca­só con Pilar de Gispert, hi­ja de Gus­tau de Gispert i Se­rra, crean­do la

La fortuna le­ga­da por el em­pre­sa­rio Se­rra a su viu­da, ‘la Ve­ne­ra­ble’, se in­vir­tió en ca­ri­dad, sanidad y do­cen­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.