Ur­ge in­cen­ti­var más el ar­bi­tra­je

La sa­tu­ra­ción que vi­ven los juz­ga­dos acon­se­ja re­sol­ver los li­ti­gios em­pre­sa­ria­les por otras vías

La Vanguardia - Dinero - - GESTIÓN - Jor­di Gou­la

El más que de­fi­cien­te fun­cio­na­mien­to de la jus­ti­cia en nues­tro país cons­ti­tu­ye una ba­rre­ra pa­ra el desa­rro­llo de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca. Me co­men­ta­ba un al­to di­rec­ti­vo de mul­ti­na­cio­nal, los enor­mes pro­ble­mas que te­nía ca­da vez que de­bía ex­pli­car a su ma­triz por qué se di­la­ta­ba tan­to la re­so­lu­ción de con­flic­tos en el juz­ga­do, que. “Sen­ci­lla­men­te no lo en­tien­den”, se la­men­ta­ba. Es evi­den­te que la jus­ti­cia no da vo­tos di­rec­tos, que la in­ver­sión que se ha­ga en ella no es me­diá­ti­ca y que quie­nes su­fren su fal­ta de re­cur­sos no acos­tum­bran a ma­ni­fes­tar­se de for­ma es­ten­tó­rea en las ca­lles. Pe­ro ello no de­be­ría ser óbi­ce pa­ra ig­no­rar la mons­truo­sa ci­fra de di­ne­ro que pier­de el país por su len­to queha­cer y la in­ver­sión que de­ja de ve­nir por es­te mo­ti­vo. Los juz­ga­dos de lo mer­can­til no han apor­ta­do la so­lu­ción es­pe­ra­da, por­que son po­cos y les fal­tan re­cur­sos, en re­la­ción al tra­ba­jo que se les acu­mu­la.

“Las em­pre­sas ne­ce­si­tan un sis­te­ma de so­lu­ción de con­flic­tos más efi­caz del que te­ne­mos. Pa­ra que el país fun­cio­ne se ha de re­for­mar la ad­mi­nis­tra­ción de jus­ti­cia. La ver­dad es que no fun­cio­na por dos pro­ble­mas, uno le­gis­la­ti­vo y otro eco­nó­mi­co. El le­gis­la­ti­vo es que las con­tro­ver­sias con­trac­tua­les en­tre em­pre­sas se di­ri­men en su ma­yo­ría en juz­ga­dos de pri­me­ra ins­tan­cia, en los que el juez de­be en­fren­tar­se a un pro­duc­to muy com­ple­jo y es­pe­cí­fi­co. Y en cuan­to al eco­nó­mi­co, fal­tan re­cur­sos. He­mos de con­ven­cer a la po­bla­ción y a los po­lí­ti­cos que es fun­da­men­tal pa­ra la bue­na mar­cha del país te­ner una jus­ti­cia de ca­li­dad. El cuer­po ju­di­cial ha se es­tar más for­ma­do, me­jor re­mu­ne­ra­do y te­ner es­pe­cia­lis­tas”, afir­ma Ro­dol­fo Fer­nán­dez, so­cio de Mi­li­ners, abo­ga­dos y ase­so­res tri­bu­ta­rios.

Pe­ro ade­más del co­lap­so y la fal­ta de es­pe­cia­li­za­ción, hay un pro­ble­ma le­gal, que pre­ci­sa ur­gen­te re­for­ma. “Los con­flic­tos en­tre em­pre­sas o van al mer­can­til o a pri­me­ra ins­tan­cia. El pro­ble­ma es que una gran can­ti­dad de con­flic­tos son de ma­te­ria con­trac­tual –com­pra­ven­ta de em­pre­sas, joint ven­tu­res, dis­tri­bu­ción co­mer­cial...– y en ella, los juz­ga­dos de lo mer­can­til no tie­nen com­pe­ten­cia, por lo que obli­ga­to­ria­men­te de­be ir­se a un

El pre­si­den­te del Tri­bu­nal Ar­bi­tral de Bar­ce­lo­na, Je­sús M. de Alfonso, re­cuer­da que la re­for­ma de la Ley de Ar­bi­tra­je de 2003 en­tró en vi­gor el pa­sa­do día 10 de ju­nio y la ca­li­fi­ca de “sal­to cua­li­ta­ti­vo” pa­ra la le­gis­la­ción es­pa­ño­la, des­ta­can­do una se­rie de as­pec­tos (véa­se re­cua­dro apar­te). “Es una ac­ti­vi­dad pri­va­da, independiente y no lu­cra­ti­va, que na­ce del pac­to, ac­túa en el ám­bi­to pri­va­do y dic­ta lau­dos de obli­ga­do cum­pli­mien­to”.

Si to­do son ven­ta­jas, ¿por qué has­ta aho­ra se ha uti­li­za­do po­co? “Por­que la pri­me­ra ley de los años 50 que re­gu­la­ba el ar­bi­tra­je era ma­la –era ‘an­ti­ar­bi­tra­je’– y la gen­te no lo ol­vi­da. Su­pe­rar su ma­la ima­gen ha si­do muy di­fí­cil, has­ta la ley de 2003. Ade­más, los ju­ris­tas no sa­lían for­ma­dos en ar­bi­tra­je –hoy eso ha cam­bia­do y el ca­so de Esa­de es un ejem­plo– y por los mo­ti­vos in­di­ca­dos an­tes, fal­ta una cul­tu­ra de ar­bi­tra­je”, apun­ta Je­sús de Alfonso. Y aña­de que “el he­cho de que el lau­do no se pue­da anu­lar ju­di­cial­men­te, más que en ca­sos ex­cep­cio­na­les, en los que se de­tec­te un gran error, tam­po­co ha go­za­do de sim­pa­tía ex­ce­si­va en­tre los ju­ris­tas”.

Pe­ro Fer­nán­dez in­sis­te en las ven­ta­jas. “La pri­me­ra es la ca­li­dad y es­pe­cia­li­za­ción del ár­bi­tro que de­be de­ci­dir la con­tro­ver­sia. La cor­te ar­bi­tral es­co­ge en­tre los me­jo­res es­pe­cia­lis­tas del sec­tor co­rres­pon­dien­te y aca­ba sien­do un ju­ris­ta de pres­ti­gio quien de­ci­de”. Y re­mar­ca que “tra­ba­ja en un so­lo asun­to y se jue­ga su pres­ti­gio en la re­so­lu­ción”. En cuan­to a la se­gun­da, des­ta­ca “la fle­xi­bi­li­dad del pro­ce­di­mien­to, fren­te a la ri­gi­dez y el ga­ran­tis­mo que pre­si­den la ac­tua­ción ju­di­cial or­di­na­ria”. Mi­ro­sa aña­de la ven­ta­ja de que “pue­de ha­ber has­ta tres es­pe­cia­lis­tas de di­ver­sas ma­te­rias en

Las res­tric­cio­nes pre­su­pues­ta­rias lle­van a un es­ce­na­rio en el que ur­ge aún más po­ten­ciar el ar­bi­tra­je

los asun­tos muy com­pli­ca­dos. Ello im­pli­ca una gran ca­li­dad”.

To­dos se plan­tean có­mo se van a com­pa­gi­nar las ne­ce­si­da­des de más re­cur­sos en la jus­ti­cia con las res­tric­cio­nes pre­su­pues­ta­rias. “Nos lle­va a un es­ce­na­rio muy com­pli­ca­do, en el que hay más preo­cu­pa­ción que op­ti­mis­mo. Y ur­ge aún más po­ten­ciar las vías al­ter­na­ti­vas”. con­clu­yen.

GA­BRIE­LA RU­BIO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.