Las claves de la re­for­ma del 2011

La Vanguardia - Dinero - - GESTIÓN -

Je­sús M. Alfonso, pre­si­den­te del Tri­bu­nal Ar­bi­tral de Bar­ce­lo­na, re­su­me los as­pec­tos, a su jui­cio más im­por­tan­tes, de la re­for­ma de 2011 en la ley de Ar­bi­tra­je.

Que­da cla­ro que to­dos los con­flic­tos del mun­do de la em­pre­sa (im­pug­na­ción de acuer­dos, con­flic­tos en­tre ac­cio­nis­tas y la so­cie­dad, con los so­cios y con los ad­mi­nis­tra­do­res) pue­den re­sol­ver­se en ar­bi­tra­je, si los es­ta­tu­tos in­clu­yen una cláu­su­la ar­bi­tral.

La re­for­ma per­mi­te que la cláu­su­la ar­bi­tral se pon­ga en los es­ta­tu­tos al cons­ti­tuir la em­pre­sa, pe­ro tam­bién más ade­lan­te si lo res­pal­da una ma­yo­ría de dos ter­cios.

En el con­cur­so de acree­do­res, el ar­bi­tra­je no va a que­dar sin efec­to, sino que con­ti­nua­rá sal­vo que cree per­jui­cio a la ma­sa y así lo de­ci­da el juez del con­cur­so.

Con la nue­va ley (ar­bi­tra­je “de­ci­dien­do en de­re­cho”) pue­den ser ár­bi­tros no só­lo los abo­ga­dos –co­mo lo ve­nían sien­do– sino tam­bién no­ta­rios, re­gis­tra­do­res y otros pro­fe­sio­na­les ju­rí­di­cos. En el ar­bi­tra­je “de­ci­dien­do en equi­dad”, (que la re­for­ma man­tie­ne dis­po­ni­ble), pue­den ser ár­bi­tros, in­ge­nie­ros, eco­no­mis­tas...

El le­gis­la­dor es­pa­ñol en la re­for­ma apues­ta por las ins­ti­tu­cio­nes ar­bi­tra­les pa­ra que ad­mi­nis­tren los ar­bi­tra­jes, exi­gién­do­les una pó­li­za de se­gu­ro de res­pon­sa­bi­li­dad ci­vil y trans­pa­ren­cia. Es un pa­so ade­lan­te, pues se les re­co­no­ce ca­pa­ci­dad pa­ra ope­rar efi­cien­te­men­te y po­ner en sus ma­nos las de­man­das de jus­ti­cia de los par­ti­cu­la­res. Se les da un fuer­te res­pal­do.

Fi­nal­men­te, se am­plía en la re­for­ma la po­si­bi­li­dad de que se co­rri­jan erro­res de la de­ci­sión fi­nal (lau­do) pa­ra ha­cer­lo más efi­caz. juz­ga­do de pri­me­ra ins­tan­cia”, apun­ta Pe­re Mi­ro­sa, catedrático de De­re­cho Mer­can­til de Esa­de.

La sa­tu­ra­ción es evi­den­te. En­tre el año 2001 y el 2010 los plei­tos ci­vi­les y mer­can­ti­les se han tri­pli­ca­do en Es­pa­ña y los re­cur­sos ju­di­cia­les son ca­da vez más es­ca­sos en tér­mi­nos re­la­ti­vos. Así no de­be ex­tra­ñar que la re­so­lu­ción de­fi­ni­ti­va de un con­flic­to que en­tre en un juz­ga­do de pri­me­ra ins­tan­cia pue­da du­rar “en­tre es­pe­rar sen­ten­cias y rea­li­zar ape­la­cio­nes, has­ta los 5 años. Y eso no hay py­me que lo re­sis­ta”, aña­de Fer­nán­dez.

El pro­ble­ma pues, se cen­tra bá­si­ca­men­te en dos ejes: ca­li­dad y tiem­po. ¿Qué ha­cer? La res­pues­ta de Fer­nán­dez es in­me­dia­ta: “Po­ten­ciar los juz­ga­dos de lo mer­can­til y que las con­tro­ver­sias en­tre em­pre­sas va­yan a tra­vés de ellos y so­bre to­do, in­cen­ti­var al má­xi­mo el ar­bi­tra­je”. Pe­re Mi­ro­sa asien­te, por­que el ar­bi­tra­je, “ga­ran­ti­za ca­li­dad al so­me­ter la de­ci­sión a un es­pe­cia­lis­ta y evi­ta di­la­cio­nes, ya que co­mo má­xi­mo en seis me­ses hay re­so­lu­ción”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.