Arre­ci­fes pa­ra las ideas

John­son afir­ma que la in­no­va­ción ha flo­re­ci­do más gra­cias a pla­ta­for­mas li­bres que a la com­pe­ten­cia

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS - LAS BUE­NAS IDEAS. UNA HIS­TO­RIA NA­TU­RAL DE LA IN­NO­VA­CIÓN Jus­to Ba­rran­co

Char­les Dar­win arri­ba en 1836 a las is­las Kee­ling. El agua es­tá inusual­men­te tran­qui­la y pue­de acer­car­se al arre­ci­fe de co­ral que las ro­dea. Y allí ve un abi­ga­rra­do te­so­ro. Gran­des ban­cos de pe­ces de in­creí­ble va­rie­dad: pe­ces da­mi­se­la, Na­po­león, lo­ro, ángel... No le sor­pren­de tan­to la be­lle­za o los nue­vos pe­ces que pue­da ver, co­mo el “in­fi­ni­to nú­me­ro” de se­res or­gá­ni­cos en esas aguas po­bres en nu­trien­tes. Y eso pe­se a que en tierra, en las Kee­ling, la flora y la fauna son muy po­bres: co­co­te­ros, hier­ba­jos, la­gar­tos, al­gún pá­ja­ro... Es la pa­ra­do­ja de Dar­win: los arre­ci­fes de co­ral cons­ti­tu­yen só­lo el 0,1% de la cor­te­za te­rres­tre, pe­ro son el ho­gar de una cuar­ta par­te de las es­pe­cies ma­ri­nas co­no­ci­das.

Y en las ciu­da­des su­ce­de al­go si­mi­lar con la crea­ti­vi­dad: a pe­sar del rui­do, el ciu­da­dano me­dio de una me­tró­po­lis de cin­co mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes es ca­si el tri­ple de crea­ti­vo que el de una lo­ca­li­dad de 100.000. Y en el ám­bi­to tec­no­ló­gi­co igual: has­ta aho­ra los nue­vos in­ven­tos tar­da­ban una dé­ca­da en trans­for­mar­se de idea en apa­ra­to y otros diez en pa­sar de la éli­te a la ma­sa; tras internet la his­to­ria avan- za a to­da mar­cha: You­Tu­be pa­só de idea a éxi­to en dos años.

¿Por qué? ¿Por qué los arre­ci­fes, las gran­des ciu­da­des o la red dis­pa­ran de esa ma­ne­ra la crea­ti­vi­dad y la in­no­va­ción? Aho­ra que na­die de­ja de pro­nun­ciar es­tas pa­la­bras en cual­quier dis­cur­so, es el mo­men­to de leer Las bue­nas ideas. Una his­to­ria na­tu­ral de la in­no­va­ción, un fas­ci­nan­te li­bro de Ste­ven John­son que, le­jos de creer en gran­des ge­nios y mo­men­tos mís­ti­cos que lle­van a inau­di­tos des­cu­bri­mien­tos –que tam­bién los hay–, re­tra­ta la his­to- ria del pro­gre­so cul­tu­ral co­mo la de “una puer­ta que lle­va a otra, un pa­la­cio que só­lo se pue­de ex­plo­rar de ha­bi­ta­ción en ha­bi­ta­ción. De vez en cuan­do a al­guien se le ocu­rre una idea pa­ra sal­tar unas cuan­tas es­tan­cias, pe­ro sue­le fra­ca­sar a cor­to pla­zo: son las ideas que se ade­lan­tan a su tiem­po. Diez años atrás, You­Tu­be ha­bría su­fri­do un ba­ta­ca­zo”.

Par­tien­do de esa ba­se, John­son se­ña­la que los en­tor­nos in­no­va­do­res son los que per­mi­ten me­jor que sus ha­bi­tan­tes ex­plo­ren “lo po­si­ble ad­ya­cen­te”, la puer­ta a la ha­bi­ta­ción si­guien­te, “por­que les po­nen de­lan­te de una ga­ma más am­plia y di­ver­sa de com­po­nen­tes y fo­men­tan que ha­ya ideas ori­gi­na­les so­bre có­mo re­com­bi­nar­los”. Las ideas se cons­tru­yen a par­tir de res­tos, dán­do­les nue­va for­ma: así lo ha­cen los arre­ci­fes co­ra­li­nos, que re­ci­clan y rein­ven­tan los com­po­nen­tes del eco­sis­te­ma gra­cias a la unión de pó­li­pos, al­gas zoo­xan­te­las y es­pon­jas que de­pen­den mu­tua­men­te de sus re­si­duos.

Los en­tor­nos que blo­quean o li­mi­tan la re­com­bi­na­ción re­sul­tan más po­bres en ge­ne­ra­ción y pues­ta en mar­cha de in­no­va­cio­nes. Pa­ra te­ner bue­nas ideas no hay que ais­lar­se sino po­ner más ele­men­tos en­ci­ma de la me­sa. De he­cho, re­pa­san­do los des­cu­bri­mien­tos de los úl­ti­mos si­glos, el au­tor de­mues­tra que la ma­yo­ría se han ge­ne­ra­do no en el ais­la­mien­to in­di­vi­dual o el de una em­pre­sa –es­to es, gra­cias a la com­pe­ten­cia–, sino a par­tir de pla­ta­for­mas li­bres, de re­des abier­tas no mer­can­ti­les. Aun­que com­pren­de que las pa­ten­tes son ne­ce­sa­rias y se pue­den com­bi­nar con las re­des li­bres.

A tra­vés de de­ce­nas de ejem­plos his­tó­ri­cos, John­son de­mues­tra que las ideas flo­re­cen cuan­do se dis­tri­bu­yen por re­des den­sa­men­te po­bla­das y flui­das, lí­qui­das, co­mo el ce­re­bro o el mer­ca­do. Que las co­ra­zo­na­das son len­tas: la red de internet crea­da por Tim Ber­ners-Lee fue desa­rro­lla­da en sus ra­tos muer­tos (por eso Goo­gle ha­ce que sus in­ge­nie­ros de­di­quen el 20% del tiem­po a pro­yec­tos per­so­na­les). Que ha de ha­ber es­pa­cio pa­ra el error y la serendipia, pa­ra des­cu­brir por ac­ci­den­te, co­mo los prín­ci­pes per­sas de Se­ren­dip. Que las re­des per­so­na­les con gen­te de di­fe­ren­tes ideas son las más en­ri­que­ce­do­ras. Que las char­las de ca­fe­te­ría del la­bo­ra­to­rio pue­den ser más fér­ti­les que el brains­tor­ming. Que en la ba­ñe­ra o pa­sean­do na­cen mu­chas bue­nas ideas por­que nos sa­can de la ob­se­sión por ha­cer y nos co­lo­can en un es­ta­do más aso­cia­ti­vo. Que, fi­nal­men­te, las bue­nas ideas pa­re­cen que­rer co­nec­tar­se, re­com­bi­nar­se. Com­pe­tir, pe­ro tam­bién com­ple­tar­se.

DO­NALD MIRALLE / GETTY

Los co­ra­les cons­ti­tu­yen só­lo el 1% de la cor­te­za te­rres­tre, pe­ro son el ho­gar de una cuar­ta par­te de las es­pe­cies ma­ri­nas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.