Los ‘smartp­ho­nes’ to­man el man­do

Con el 30,8% de las ven­tas en uni­da­des, los mó­vi­les de internet co­pan el 67,8% en va­lor

La Vanguardia - Dinero - - TECNOLOGÍA - Nor­ber­to Ga­lle­go a Ós­car Ro­drí­guez, director de la di­vi­sión mó­vi­les de LG

Un go­teo de cró­ni­cas han in­for­ma­do de la gue­rra de pre­cios que li­bran los ope­ra­do­res de te­le­fo­nía mó­vil, por arre­ba­tar­se clien­tes o ase­gu­rar­se su leal­tad con ofer­tas que com­bi­nan ta­ri­fas más ba­jas (o más sim­ples) con ter­mi­na­les atrac­ti­vos y sub­ven­cio­na­dos. Mien­tras per­sis­ta la cri­sis del con­su­mo, los cro­nis­tas se­gui­rán in­for­man­do de la cuota ga­na­da o per­di­da por ca­da ope­ra­dor, pe­ro la ecua­ción es más com­ple­ja: ¿qué es­tá pa­san­do con los mó­vi­les, sin los cua­les la gue­rra de ta­ri­fas no ten­dría sus­ten­to? Es­tá pa­san­do que en los úl­ti­mos do­ce me­ses se han ven­di­do un 21% me­nos en uni­da­des, en agudo con­tras­te de Es­pa­ña con el 31% de au­men­to en el mer­ca­do mun­dial du­ran­te el mis­mo lap­so (el rit­mo ha caí­do al 19% en el pri­mer tri­mes­tre).

La pe­cu­liar di­ná­mi­ca del mer­ca­do es­pa­ñol no se ex­pli­ca só­lo por la cri­sis, ni se re­su­me en ese por­cen­ta­je. Los smartp­ho­nes –mó­vi­les que per­mi­ten el ac­ce­so a internet y la des­car­ga de aplicaciones– ga­nan cons­tan­te­men­te te­rreno so­bre los pro­sai­cos te­lé­fo­nos mó­vi­les. En con­cre­to, las ven­tas de smartp­ho­nes han cre­ci­do un 61% en Es­pa­ña, acol­chan­do así la caí­da de los de­más. Ha­ce un año, re­pre­sen­ta­ban el 14,8% de las uni­da­des ven­di­das y el 33,6% de su va­lor to­tal, pe­ro el pa­sa­do abril ya eran el 30,4% de las uni­da­des y el 67,8% del va­lor. Un co­ro­la­rio plau­si­ble: sin la apor­ta­ción de los smartp­ho­nes, la te­le­fo­nía mó­vil se­ría muy dis­tin­ta, y la in­dus­tria y los ope­ra­do­res no ten­drían la di­men­sión que tie­nen.

La cla­ve del fe­nó­meno es­tá en que la ca­te­go­ría más di­ná­mi­ca, los smartp­ho­nes, avan­za es­cin­dién­do­se en una ga­ma de al­tas pres­ta­cio­nes y otra que baja el lis­tón pa­ra po­ner­se al al­can­ce de más bol­si­llos. Es­to ex­pli­ca que, en un mer­ca­do re­ce­si­vo, du­pli­ca­ran su par­ti­ci­pa­ción tan­to en vo­lu­men co­mo en va­lor. Pe­ro no a to­das las mar­cas les va igual el re­par­to, por un sin­fín de ra­zo­nes de las que el con­su­mi­dor no es cons­cien­te.

La con­sul­to­ra Gart­ner ad­vier­te que el mer­ca­do –ofer­ta y de­man­da– se ar­ti­cu­la más en fun­ción de pla­ta­for­mas que de mar­cas: “Ca­da vez que un usua­rio des­car­ga una apli­ca­ción, o se sus­cri­be a un ser­vi­cio mó­vil, se es­tá com­pro­me­tien­do con una pla­ta­for­ma de­ter­mi­na­da, y re­du­ce su ca­pa­ci­dad in­di­vi­dual de pa­sar­se a otra ri­val”, ex­pli­ca el ana­lis­ta Ro­ber­to Coz­za. Hoy por hoy, las pla­ta­for­mas do­mi­nan­tes son An­droid, iPho­ne y Black­Berry, en es­te or­den, mien­tras se aguar­da el se­gun­do des­pe­gue de Win­dows Pho­ne, tras el acuer­do fir­ma­do en­tre Mi­cro­soft y No­kia.

Se­gún la vi­sión de Coz­za, los fa­bri­can­tes que se han pe­ga­do a An­droid pa­ra combatir a Ap­ple ven con­di­cio­na­dos sus mo­vi­mien­tos por la di­fi­cul­tad de di­fe­ren­ciar los pro­duc­tos. Pe­ro, co­lec­ti­va- men­te, son los que más cre­cen en cuota de mer­ca­do, mien­tras el iPho­ne atra­vie­sa un va­lle en es­pe­ra de su ver­sión nú­me­ro 5, que qui­zás sal­drá en sep­tiem­bre.

No se han pu­bli­ca­do pro­nós­ti­cos so­bre el com­por­ta­mien­to del mer­ca­do es­pa­ñol a fi­na­les del 2011, pe­ro es ima­gi­na­ble que no se­rían bue­nos. Se co­no­cen, en cam­bio, las re­vi­sio­nes a la baja de las ex­pec­ta­ti­vas de cre­ci­mien­to del mer­ca­do mun­dial: Gart­ner cal­cu­la que se ven­de­rán unos 1.790 mi­llo­nes de mó­vi­les, y que el 2012 el rit­mo ba­ja­rá al 12%.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.