EU­RO­PA NO DE­BE RE­CAER

La Vanguardia - Dinero - - INTERNACIONAL -

Cuan­do en al­gu­nos es­ta­dos miem­bros de la Unión Eu­ro­pea los po­pu­lis­tas de de­re­chas es­tán co­se­chan­do éxi­tos a ba­se de agen­das an­ti­eu­ro­peas, es que ha lle­ga­do la ho­ra de ac­tuar. Co­mo en otras áreas, en ma­te­ria de política eu­ro­pea, a esos po­pu­lis­tas –por pa­ra­fra­sear a Os­car Wil­de– a me­nu­do no les im­por­tan tan­to los ar­gu­men­tos cuan­to las emo­cio­nes, no tie­nen la men­te pues­ta en la Eu­ro­pa real sino, an­tes bien, en la per­cep­ción sen­ti­men­tal de Eu­ro­pa. Y es pre­ci­sa­men­te ahí don­de Eu­ro­pa tie­ne un pro­ble­ma. Cuan­do los po­pu­lis­tas exa­cer­ban las emo­cio­nes, los ar­gu­men­tos de fon­do tie­nen que ser in­fi­ni­ta­men­te más po­de­ro­sos pa­ra te­ner ca­pa­ci­dad de per­sua­sión. Sea co­mo fue­re, es­toy pro­fun­da­men­te con­ven­ci­do de que los de­fen­so­res de la idea de la ever clo­ser union dis­po­nen de ar­gu­men­tos mu­chí­si­mo más con­sis­ten­tes que quie­nes le ha­cen el jue­go a la re­na­cio­na­li­za­ción de Eu­ro­pa.

Quien pre­ten­de ha­cer vol­ver atrás la rue­da de la his­to­ria, quien añora la mo­ne­da na­cio­nal o los con­tro­les fron­te­ri­zos, lo que es­tá ha­cien­do es po­ner en pe­li­gro las con­quis­tas ca­pi­ta­les de Eu­ro­pa, la li­ber­tad y el bie­nes­tar, y ati­zar el fue­go del na­cio­na­lis­mo. Un fe­nó­meno que, tras el ine­na­rra­ble su­fri­mien­to que se cau­só a lo lar­go y an­cho del con­ti­nen­te eu­ro­peo en nom­bre de mi país, qui­si­mos de­jar atrás a to­da cos­ta a lo lar­go de los úl­ti­mos de­ce­nios por me­dio del pro­ce­so de la in­te­gra­ción eu­ro­pea. Creía­mos que ha­bía­mos su­pe­ra­do la la­cra del na­cio­na­lis­mo a mer­ced de los avan­ces de la in­te­gra­ción eu­ro­pea. Eu­ro­pa –con­vie­ne re­cor­dar­lo en es­te mo­men­to– es a la par el pro­yec­to cla­ve pa­ra la paz de nues­tro con­ti­nen­te. Pa­ra mi país es­to sig­ni­fi­ca lo si­guien­te: que­re­mos una Ale­ma­nia eu­ro­pea, no una Eu­ro­pa ale­ma­na.

Pe­ro no só­lo ese mo­ti­vo his­tó­ri­co no de­ja lu­gar a du­das so­bre la ad­he­sión in­que­bran­ta­ble de Ale­ma­nia a la in­te­gra­ción eu­ro­pea des­de el ini­cio de la pos­gue­rra. Co­mo si pre­ser­var lo lo­gra­do en Eu­ro­pa no fue­ra de por sí ta­rea su­fi­cien­te, ello no bas­ta­rá si los eu­ro­peos que­re­mos con­so­li­dar­nos en un mun­do cre­cien­te­men­te glo­ba­li­za­do jun­to a na­cio­nes eco­nó­mi­cas que, le­gí­ti­ma­men­te, se van po­si­cio­nan­do con ca­da vez ma­yor con­vic­ción y fir­me­za.

Ne­ce­si­ta­mos más Eu­ro­pa don­de só­lo Eu­ro­pa es ca­paz de al­can­zar lo que los es­ta­dos na­cio­na­les no pue­den al­can­zar, por ejem­plo a efec­tos de cul­mi­nar por fin el mer­ca­do in­te­rior y adap­tar la com­pe­ti­ti­vi­dad de Eu­ro­pa a los mer­ca­dos glo­ba­les.

Con to­do y con eso, Eu­ro­pa es an­tes que na­da un pro­yec­to de la gen­te, no de cua­les­quie­ra círcu­los eli­tis­tas o em­pre­sas. La mi­sión más no­ble de la política es, por tan­to, lo­grar la com­pli­ci­dad de la ciu­da­da­nía en esa sen­da, en par­ti­cu­lar la de quie­nes en es­tos mo­men­tos se ven obli­ga­dos a rea­li­zar im­por­tan­tes sa­cri­fi­cios por mor de los pro­ce­sos de adap­ta­ción. Ale­ma­nia sien­te un enor­me res­pe­to por los es­fuer­zos de aho­rro rea­li­za­dos por el pue­blo es­pa­ñol y por el co­ra­je y la de­ter­mi­na­ción del Go­bierno es­pa­ñol.

Pe­ro tam­bién los ha­bi­tan­tes de los paí­ses que con­ce­den cré­di­tos y ga­ran­tías pa­ra los pa­que­tes de ayu­da con­tri­bu­yen en lo que les to­ca y se mues­tran so­li­da­rios. Ale­ma­nia cu­bre un por­cen­ta­je con­si­de­ra­ble de los pa­que­tes de ayu­da des­ti­na­dos a sal­var la mo­ne­da úni­ca. Ob­via­men­te ese por­cen­ta­je res­pon­de a la po­ten­cia eco­nó­mi­ca de Ale­ma­nia. Pa­ra man­te­ner­la, tam­bién los ha­bi­tan­tes de Ale­ma­nia han te­ni­do que so­por­tar re­cor­tes en los úl­ti­mos años. Por con­si­guien­te, te­ne­mos que con­ven­cer a la gen­te, a los ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas, de que las de­ci­sio­nes to­ma­das y por to­mar son co­rrec­tas y res­pon­sa­bles.

Nos he­mos vis­to y nos ve­mos obli­ga­dos a ad­mi­tir que nues­tra política de en­deu­da­mien­to, so­bre­en­ten­di­da du­ran­te de­ce­nios, se es­tá con­vir­tien­do en una car­ga in­so­por­ta­ble ya in­clu­so pa­ra nues­tra pro­pia ge­ne­ra­ción. Y te­ne­mos la obli­ga­ción de afian­zar nues­tra mo­ne­da co­mún a prue­ba de tem­po­ra­les en aras del éxi­to eco­nó­mi­co. No va­mos a con­sen-

Te­ne­mos la obli­ga­ción de afian­zar el eu­ro a ‘prue­ba de tem­po­ra­les’ en aras del éxi­to eco­nó­mi­co

tir que la eu­ro­zo­na sea des­man­te­la­da pa­so a pa­so a gol­pe de es­pe­cu­la­ción. Só­lo jun­tos con­se­gui­re­mos su­pe­rar las di­fi­cul­ta­des sub­sis­ten­tes. Y Ale­ma­nia en nin­gún mo­men­to ha elu­di­do la ne­ce­sa­ria so­li­da­ri­dad. Sa­be­mos lo que le de­be­mos al eu­ro en tér­mi­nos po­lí­ti­cos y eco­nó­mi­cos.

Es ho­ra de cen­trar­se en la política de fon­do. Hay que so­pe­sar y to­mar de­ci­sio­nes, in­de­pen­dien­te­men­te de los ba­lan­ces que se ha- gan in­di­vi­dual­men­te o de la cues­tión de la na­cio­na­li­dad. No po­de­mos im­po­ner la car­ga de la re­no­va­ción fis­cal ex­clu­si­va­men­te a nues­tros ciu­da­da­nos. Quie­nes se han be­ne­fi­cia­do de ele­va­dos ren­di­mien­tos tam­bién de­ben so­por­tar el ries­go eco­nó­mi­co im­plí­ci­to. La li­ber­tad y la res­pon­sa­bi­li­dad es­tán in­di­so­cia­ble­men­te uni­das, tan­to pa­ra los in­di­vi­duos co­mo pa­ra los es­ta­dos. No ca­be que los con­tri­bu­yen­tes eu­ro­peos sean el bad bank de Eu­ro­pa. Y al mis­mo tiem­po to­dos te­ne­mos in­te­rés en evi­tar que se pro­duz­ca un con­ta­gio ge­ne­ra­li­za­do.

El ca­mino em­pren­di­do pa­ra sa­lir de la cri­sis tie­ne que es­ta­bi­li­zar a Eu­ro­pa de for­ma per­ma­nen­te y sen­tar las ba­ses pa­ra po­der se­guir te­nien­do éxi­to eco­nó­mi­co en un en­torno glo­bal ra­di­cal­men­te cam­bian­te y ase­gu­rar el bie­nes­tar a lar­go pla­zo.

A tal pro­pó­si­to Eu­ro­pa tie­ne que ha­cer va­ler su pe­so es­pe­cí­fi­co co­mo un to­do. Tie­ne que se­guir po­ten­cian­do sus pun­tos fuer­tes, el mer­ca­do in­te­rior, la ca­pa­ci­dad de in­no­va­ción y la pro­yec­ción cul­tu­ral. Ello re­quie­re un en­gra­na­je de fac­to­res ins­ti­tu­cio­na- les y eco­nó­mi­cos que per­mi­ta que las ven­ta­jas com­pa­ra­ti­vas que ofre­ce la di­ver­si­dad del es­pa­cio eco­nó­mi­co y so­cial eu­ro­peo pue­dan des­ple­gar­se de ma­ne­ra óp­ti­ma. La for­ma­ción de ex­ce­len­cia de los jó­ve­nes y la com­pe­ten­cia pa­ra atraer a los me­jo­res pro­fe­sio­na­les se ins­cri­ben en ese con­tex­to. La con­jun­ción de es­tos fac-

Es ne­ce­sa­rio po­ten­ciar el mer­ca­do in­te­rior, la ca­pa­ci­dad de in­no­va­ción y la pro­yec­ción cul­tu­ral

to­res re­sul­ta­rá de­ci­si­va pa­ra la ca­pa­ci­dad in­no­va­do­ra de Eu­ro­pa en el fu­tu­ro. Por una par­te, te­ne­mos que pro­mo­ver me­jor el pro­pio po­ten­cial in­no­va­dor y, por otra, desa­rro­llar una cul­tu­ra de la bien­ve­ni­da que ha­ga más atrac­ti­va la pers­pec­ti­va de tra­ba­jar y vi­vir en Eu­ro­pa pa­ra los pro­fe­sio­na­les con una ele­va­da pre­pa­ra­ción.

Pa­ra el éxi­to de Eu­ro­pa tam­bién es in­dis­pen­sa­ble que de­fen­da­mos nues­tros va­lo­res y los vi­va- mos dan­do ejem­plo de cohe­ren­cia. La ima­gen del ser hu­mano en­rai­za­da en la an­ti­güe­dad clá­si­ca y la Ilus­tra­ción ejer­ce una fuer­za de atrac­ción tal so­bre to­dos cuan­tos, ade­más del bie­nes­tar, ci­fran sus an­he­los en la dig­ni­dad hu­ma­na, la li­ber­tad, el Es­ta­do de de­re­cho y la de­mo­cra­cia que no po­de­mos ni que­re­mos sus­traer­nos a nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad.

La me­ta de to­dos nues­tros es­fuer­zos es el for­ta­le­ci­mien­to de nues­tro gran pro­yec­to co­mún, esa Eu­ro­pa cu­yos lo­gros ca­pi­ta­les son la paz, la li­ber­tad y el bie­nes­tar. Nos me­re­cen pro­fun­do res­pe­to to­dos cuan­tos rea­li­zan en es­tos mo­men­tos do­lo­ro­sos es­fuer­zos de aho­rro con el ob­je­ti­vo de im­plan­tar una am­bi­cio­sa agen­da de re­for­mas.

Ale­ma­nia apo­ya­rá a Es­pa­ña con to­dos los me­dios a su al­can­ce. A lo lar­go de las pa­sa­das dé­ca­das Ale­ma­nia ha pro­mo­vi­do con to­do su em­pe­ño la su­pera­ción de las fron­te­ras, pro­pug­nan­do asi­mis­mo, ha­ce ya más de 25 años, la ad­he­sión de Es­pa­ña a la UE. Jun­tos tam­bién se­re­mos ca­pa­ces de su­pe­rar las di­fi­cul­ta­des per­sis­ten­tes en la actualidad.

YVES HER­MAN / REUTERS

Ex­te­rior del pa­la­cio Ber­lay­mont, la se­de prin­ci­pal de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, en Bruselas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.