LA TRA­GE­DIA GRIE­GA NOS AFEC­TA A TO­DOS

La Vanguardia - Dinero - - IBEX 35 -

Du­ran­te la pa­sa­da se­ma­na, ima­gino que co­mo otros mu­chos ciu­da­da­nos eu­ro­peos, he asis­ti­do per­ple­jo a la re­pre­sen­ta­ción de una tra­ge­dia grie­ga. Real­men­te era co­mo si el cé­le­bre Só­fo­cles, el más im­por­tan­te poe­ta trá­gi­co de la an­ti­gua Gre­cia, re­es­cri­bie­se al­gu­na de sus obras tea­tra­les ( Antígona o Edi­po rey, en­tre otras), adap­tán­do­las al ac­tual es­ce­na­rio.

En es­te ca­so. los ac­to­res eran el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE), el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI), Ale­ma­nia y la pro­pia Gre­cia. To­dos ellos en­fren­ta­dos en­tre sí, to­dos ellos ate­na­za­dos por su pro­pia in­ca­pa­ci­dad pa­ra dar orien­ta­ción a un pro­ble­ma que, fi­nal­men­te, de no re­sol­ver­se, da­ña­rá a to­dos, es­pe­cial­men­te a mu­chos ciu­da­da­nos que, co­mo us­ted o co­mo yo, su­fri­re­mos las du­ras se­cue­las de la in­com­pe­ten­cia aje­na.

El FMI se en­fren­ta a la Unión Eu­ro­pea, ne­gán­do­se a con­ti­nuar con su pa­que­te de ayu­das a Gre­cia en tan­to en cuan­to no se de­mues­tre un efec­ti­vo plan de via­bi­li­dad que con­lle­ve la re­duc­ción de la deu­da y que pa­sa, co­mo no pue­de ser de otra for­ma, por la apli­ca­ción de du­ras re­for­mas en Gre­cia.

Ale­ma­nia se que­da prác­ti­ca­men­te so­la al plan­tear una pro­pues­ta que con­sis­te en pro­rro­gar du­ran­te sie­te años el ven­ci­mien­to de los bo­nos grie­gos pa­ra dar tiem­po al país a apli­car las re­for­mas ne­ce­sa­rias y re­cu­pe­rar la con­fian­za de los mer­ca­dos. Ade­más, exi­ge que di­cha pró­rro­ga: 1) de­be ser obli­ga­to­ria pa­ra to­dos los te­ne­do­res de bo­nos, afec­tan­do tam­bién al sec­tor pri­va­do, y 2) po­dría no rea­li­zar­se a pre­cios de mer­ca­do, es de­cir, su­po­ner una qui­ta.

ALE­MA­NIA Y EL BCE

El BCE se en­fren­ta con Ale­ma­nia y se opo­ne a que la pró­rro­ga plan­tea­da por es­ta sea obli­ga­to­ria y fue­ra de con­di­cio­nes de mer­ca­do ad­vir­tien­do que, de ser así, se­ría con­si­de­ra­da co­mo un de­fault (im­pa­go). En tal ca­so, no acep­ta­ría la deu­da grie­ga co­mo co­la­te­ral en las ope­ra­cio­nes de fi­nan­cia­ción de los ban­cos, lo que en la prác­ti­ca su­pon- dría la des­apa­ri­ción de los ban­cos grie­gos y, con al­ta pro­ba­bi­li­dad, la sa­li­da de Gre­cia de la Unión Mo­ne­ta­ria y, por en­de, la vuel­ta al drac­ma. Va­mos, lo mis­mo que los que jue­gan al mus ca­li­fi­can co­mo un “órdago”, es de­cir, to­do o na­da.

Y mien­tras, Gre­cia (su Go­bierno), en una nue­va mues­tra de pe­li­gro­sa in­com­pe­ten­cia pa­ra abor­dar una so­lu­ción se­ria a sus pro­ble­mas, si­gue a la de­ri­va y sin au­xi­lio de na­die.

Al­gún lec­tor po­dría pen­sar que es­ta nue­va tra­ge­dia grie­ga es le­ja­na, dis­tan­te. No, no se equi­vo­quen. Nos afec­ta a to­dos. Mues­tra de ello es que la des­con­fian­za de los in­ver­so­res ha­cia Gre­cia con­ta­gia al res­to de paí­ses y, es­pe­cial­men­te, a aque­llos en si­tua­cio­nes com­pli­ca­das.

Por ci­tar al­gu­nos ejem­plos: 1)

¿Có­mo no se va a des­con­fiar de Gre­cia si na­die se po­ne de acuer­do pa­ra arre­glar sus pro­ble­mas?

las bol­sas eu­ro­peas han caí­do, du­ran­te las úl­ti­mas se­ma­nas, en torno al 6%, y 2) la pri­ma de ries­go de los paí­ses del su­does­te de Eu­ro­pa se si­túa de nue­vo en má­xi­mos (2,75% pa­ra Es­pa­ña, 8,10% pa­ra Por­tu­gal, 8,77% pa­ra Ir­lan­da y na­da me­nos que 14,90% pa­ra Gre­cia).

Pe­ro, ¿có­mo no van a des­con­fiar los in­ver­so­res de Gre­cia si el FMI, la UE, Ale­ma­nia, el BCE y la pro­pia Gre­cia son in­ca­pa­ces de al­can­zar un acuer­do so­bre có­mo afron­tar el pro­ble­ma?

Co­mo no pue­de ser de otra for­ma, to­da tra­ge­dia, por de­fi­ni­ción, aca­ba en tra­ge­dia. Tra­ge­dia es ya la si­tua­ción de mu­chos grie­gos, abo­ca­dos a un fu­tu­ro tre­men­da­men­te in­cier­to co­mo con­se­cuen­cia de la in­ca­pa­ci­dad de sus di­ri­gen­tes. Sin em­bar­go, co­mo en al­gu­na de las obras de Só­fo­cles, la tra­ge­dia to­da­vía pue­de ser ma­yor y conllevar la muer­te de to­dos los ac­to­res. Los rec­to­res del BCE y del FMI, jun­to con los go­bier­nos de los paí­ses que in­te­gra­mos la Unión Eu­ro­pea, se­rían los pri­me­ros res­pon­sa­bles de con­du­cir­nos a un fra­ca­so de una di­men­sión aho­ra inima­gi­na­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.