Su­per­fon­dos con­ser­va­do­res

La Vanguardia - Dinero - - INVERSIÓN COLECTIVA -

El ta­ma­ño de los fon­dos de in­ver­sión se ha vis­to afec­ta­do por la cri­sis, co­mo to­dos los pro­duc­tos fi­nan­cie­ros y de aho­rro. Pe­ro sub­sis­ten en el mun­do de los fon­dos de in­ver­sión to­da­vía 33 fon­dos que cuen­tan con un vo­lu­men de pa­tri­mo­nio su­pe­rior a los 500 mi­llo­nes de eu­ros, de los cua­les nue­ve fon­dos su­pe­ran los 1.000 mi­llo­nes ca­da uno. En con­jun­to, es­te se­lec­to gru­po de fon­dos de in­ver­sión con­cen­tra en torno a una quin­ta par­te del pa­tri­mo­nio ges­tio­na­do por el con­jun­to de los fon­dos en nues­tro país.

Da­dos los tiem­pos que co­rren, la ma­yor par­te de es­tos pro­duc­tos de in­ver­sión ma­ne­ja al­gún ti­po de política con­ser­va­do­ra. De los 33 fon­dos con al­to pa­tri­mo­nio, so­la­men­te dos (y am­bos de la mis­ma ges­to­ra, Bes­tin­ver) se pue­den con­si­de­rar fon­dos de ries­go pu­ro, ya que in­vier­ten en bol­sas in­ter­na­cio­na- les o en bol­sas de la zo­na eu­ro.

En­tre los res­tan­tes, pre­do­mi­nan los ga­ran­ti­za­dos, so­bre to­do los de ren­ta fi­ja, es de­cir, aque­llos que tie­nen un com­pro­mi­so de ren­ta­bi­li­dad con los par­tí­ci­pes, pre­fi­ja­do de an­te­mano. Tam­bién hay al­gún fon­do de ti­po glo­bal y al­gu­nos de ren­ta fi­ja, so­bre to­do a cor­to pla­zo, ya que el per- fil de­fen­si­vo re­sul­ta do­mi­nan­te en es­te ti­po de fon­dos.

De­bi­do a los ele­va­dos vo­lú­me­nes que ges­tio­nan, la ma­yor par­te de es­tos su­per­fon­dos es­pa­ño­les es­tá ba­jo el pa­ra­guas de gran­des gru­pos fi­nan­cie­ros, que son los que cuen­tan en su ha­ber con po­ten­tes re­des de dis­tri­bu­ción y una clien­te­la mi­no­ris­ta am­plia, que po­si­bi­li­ta la co­lo­ca­ción de vo­lú­me­nes ele­va­dos de di­ne­ro en-

Los 33 fon­dos con más de 500 mi­llo­nes de eu­ros son de­fen­si­vos y lo­gran ren­ta­bi­li­da­des mo­de­ra­das

tre los clien­tes. Es­te he­cho tam­bién tie­ne su va­rian­te ne­ga­ti­va, ya que por lo ge­ne­ral las gran­des en­ti­da­des fi­nan­cie­ras han es­ta­do desa­rro­llan­do en los dos úl­ti­mos años una política muy agre­si­va con la cap­ta­ción de de­pó­si­tos de la clien­te­la, lo que en mu­chas oca­sio­nes se ha rea­li­za­do a cos­ta del di­ne­ro de­po­si­ta­do en fon­dos de in­ver­sión.

Los de­pó­si­tos ban­ca­rios, jun­to a unas ren­ta­bi­li­da­des que han si­do bas­tan­te atrac­ti­vas en los úl­ti­mos tiem­pos, cuen­tan a su fa­vor con el he­cho de que ofre­cen unos már­ge­nes de se­gu­ri­dad al in­ver­sor que des­ta­can por en­ci­ma de otras con­si­de­ra­cio­nes, co­mo el lo­gro de ren­di­mien­tos más com­pe­ti­ti­vos o en lí­nea con los que ob­tie­nen los fon­dos que ope­ran en las bol­sas.

En los úl­ti­mos me­ses, el én­fa­sis que al­gu­nas en­ti­da­des han pues­to en los fon­dos ga­ran­ti­za­dos ha per­mi­ti­do a al­gu­nos ban­cos o ca­jas de aho­rros acu­mu­lar im­por­tan­tes pa­tri­mo­nios en los fon­dos de di­fu­sión ma­si­va, por lo ge­ne­ral ga­ran­ti­za­dos, co­mo al­ter­na­ti­va a los de­pó­si­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.