Vi­vien­das vi­vas y mol­dea­bles

Los es­pa­cios abier­tos y una com­par­ti­men­ta­ción más fle­xi­ble con­tri­bu­yen a ga­nar adap­ta­bi­li­dad

La Vanguardia - Dinero - - INMOBILIARIO - Lo­re­na Fa­rràs Pé­rez

Los dis­tin­tos mo­men­tos de un mis­mo día o se­ma­na y las di­fe­ren­tes eta­pas que se atra­vie­san a lo lar­go de una vi­da pue­den re­que­rir de ne­ce­si­da­des muy dis­tin­tas. No es lo mis­mo comer cua­tro en ca­sa que or­ga­ni­zar una ce­na pa­ra mu­chos más. Co­mo tam­po­co es lo mis­mo vi­vir so­lo que con pa­re­ja e hi­jos. La ma­yo­ría de vi­vien­das son po­co fle­xi­bles en es­te sen­ti­do y tie­nen po­co mar­gen de adap­ta­bi­li­dad. De aquí que al­gu­nos ar­qui­tec­tos ha­gan pro­pues­tas pa­ra ha­cer de los ho­ga­res unos es­pa­cios más fle­xi­bles y po­li­va­len­tes.

La ar­qui­tec­ta Car­me Pi­nós pro­pu­so pa­ra la fe­ria Cons­tru­mat del 2009 una vi­vien­da con gran­des es­pa­cios abier­tos y una com­par­ti­men­ta­ción de las es­tan­cias más fle­xi­ble. “La vi­vien­da se di­vi­de en dos gran­des zo­nas: en la pri­me­ra es­tán to­do lo que son ser­vi­cios (los ba­ños, la co­ci­na, los ar­ma­rios y el pa­si­llo) y en la se­gun­da, el res­to de la vi­vien­da con­ce­bi­do co­mo un es­pa­cio úni­co que se pue­de di­vi­dir en dis­tin­tas ha­bi­ta­cio­nes gra­cias a unos ta­bi­ques mó­vi­les”, ex­pli­ca Pi­nós. Los pla­nos per­te­ne­cen a di­cho pro­yec­to.

Sin em­bar­go, en oca­sio­nes la fle­xi­bi­li­dad del ho­gar to­pa con la ley. “Las ac­tua­les or­de­nan­zas son tan es­tric­tas que no per­mi­ti­rían al­gu­nas de las pro­pues­tas del pro­yec­to”, de­nun­cia Pi­nós. En opi­nión de es­ta re­co­no­ci­da ar­qui­tec­ta, “no se pue­den con­se­guir vi­vien­das más fle­xi­bles si an­tes no se cam­bian las rí­gi­das or­de­nan­zas exis­ten­tes que no ha­cen más que po­ner ba­rre­ras”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.