Tif­fany’s: el co­lor de la luz y la fan­ta­sía

El ré­cord de es­tas lám­pa­ras se al­can­zó en Ch­ris­tie’s al ven­der­se una ‘Lo­tus’ por 2,8 mi­llo­nes de dó­la­res

La Vanguardia - Dinero - - INMOBILIARIO - Carlos García-Osuna ‘PEO­NÍA’

Uno de los gran­des ta­len­tos del Art Nou­veau, Louis Com­fort Tif­fany, na­ció en Nue­va York en 1848 y mu­rió en la mis­ma ciu­dad en 1933. Hi­jo del fa­mo­so jo­ye­ro Char­les Louis Tif­fany, es­tu­dió jun­to a los pin­to­res Geor­ges In­nes y Sa­muel Col­man. Un via­je al sur de Es­pa­ña y a Ma­rrue­cos in­flui­ría no­ta­ble­men­te en la ri­que­za y ver­sa­ti­li­dad de su es­ti­lo co­mo di­se­ña­dor y rea­li­za­dor de pie­zas de cris­tal de una ex­traor­di­na­ria fan­ta­sía y sun­tuo­si­dad.

A su re­gre­so a Nue­va York, des­pués de su es­tan­cia de apren­di­za­je eu­ro­peo, se opu­so al aca­de­mi­cis­mo de la Na­tio­nal Aca­demy of De­sign aso­cián­do­se con John La Far­ge y Au­gus­tus Saint-Gau­dens pa­ra fun­dar la So­ciety of Ame­ri­can Ar­tist. Sus pri­me­ros ex­pe­ri­men­tos con cris­tal em­plo­ma­do le lle­va­ron a fun­dar su pro­pia fac­to­ría en Ci­ro­na en 1878. Ha­cia 1890 ha­bía pro­du­ci­do ya un con­si­de­ra­ble nú­me­ro de pie­zas de­co­ra­ti­vas uti­li­zan­do ex­clu­si­va­men­te cris­tal co­lo­rea­do y unos años más tar­de lan­za­ría su in­ven­to del cris­tal fa­vri­le con el que crea­ría mag­ní­fi­cas pie­zas de au­da­ces di­se­ños com­bi­na­dos en al­gu­nas opor­tu­ni­da­des con alea­cio­nes me­tá­li­cas. Es­te ti­po de cris­tal se ca­rac­te­ri­za por su iri­dis­cen­te y lus­tra­da su­per­fi­cie que Tif­fany con­se­guía me­dian­te la in­cor­po­ra­ción de sa­les me­tá­li­cas cuan­do el vi­drio aún es­ta­ba en fu­sión. El cris­tal fa­vri­le fue pre­sen­ta­do ini­cial­men­te en 1893. En­tre las gran­des obras de Tif­fany des­ta­can la gran cris­ta­le­ra em­plo­ma­da pa­ra el ves­tí­bu­lo de la Ca­sa Blan­ca en Was­hing­ton y el Al­tar Ma­yor de la ca­te­dral de Saint John Di­vi­ne en Nue­va York.

A par­tir de 1.900 re­or­ga­ni­zó sus mé­to­dos de pro­duc­ción usan­do el nom­bre co­mer­cial de Tif­fany Stu­dios y ex­ten­dien­do sus di­se­ños a lám­pa­ras, jo­ye­ría y ce­rá­mi­ca. Louis Tif­fany ex­pe­ri­men­ta­ba con fór­mu­las, pro­du­cía co­lo­res y trans­pa­ren­cias y sus vi­tra­les fue­ron com­pa­ra­dos con los me­die­va­les. La com­bi­na­ción del vi­drio ar­te­sa­nal con los te­mas na­tu­ra­lis­tas, en especial sus icó­ni­cas flo­res, dio co­mo re­sul­ta­do unas lu­mi­na­rias en las que la fan­ta­sía im­pri­mía ca­rác­ter.

Pe­ro el Art Nou­veau no pu­do so­bre­vi­vir a la te­rri­ble reali­dad de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial. Tu­vie­ron que pa­sar mu­chos años has­ta que Tif­fany fue­ra re­des­cu­bier­to y re­co­no­ci­do. A par­tir de la dé­ca­da de los cin­cuen­ta los pre­cios de sus lám­pa­ras au­men­ta­ron ex­tra­or­di­na­ria­men­te, ob­te­nien­do su ré­cord mun­dial en Ch­ris­tie’s, en di­ciem­bre de 1997, al pa­gar­se 2,8 mi­llo­nes de dó­la­res por una lám­pa­ra Lo­tus rea­li­za­da en­tre 1.900 y 1910. Y el éxi­to ha con­ti­nua­do. El pa­sa­do di­ciem­bre es­ta fir­ma dis­per­só 47 lo­tes que re­cau­da­ron 5 mi­llo­nes de dó­la­res.

En la ven­ta de­di­ca­da a las Ar­tes De­co­ra­ti­vas y el Di­se­ño del si­glo XX del mes de mar­zo, sa­lie­ron a pu­ja 122 lo­tes que se es­pe­ra­ba re­cau­da­sen una ci­fra cer­ca­na a los 700.000 eu­ros, pe­ro in­clu­so, su­peran­do los tiem­pos de cri­sis, el mon­to to­tal de la li­ci­ta­ción su­peró los 1.500.000 eu­ros. La es­tre­lla de la subas­ta era una lám­pa­ra mo­de­lo Peo­nía, di­se­ña­da en torno a 1905, de vi­bran­te co­lor na­ran­ja, con peo­nías ro­jas e in­trin­ca­do fo­lla­je ver­de, que ejem­pli­fi­ca el ex­qui­si­to di­se­ño y la téc­ni­ca del Tif­fany’s Stu­dio’s. La es­ti­ma­ción que ma­ne­ja­ban los subas­ta­do­res os­ci­la­ba en­tre 73.000 y 109.000 eu­ros, pe­ro al fi­nal se re­ma­tó en 134.500 eu­ros.

Las ara­ñas de lu­ces de ace­ro ni­que­la­do y las de me­sa que apor­ta­ron mo­der­ni­dad de Jac­ques Ad­net y Re­né Herbst, eran bri­llan­tes es­truc­tu­ras ar­qui­tec­tó­ni­cas, otros es­tu­dia­ron sus po­si­bi­li­da­des pa­ra crear am­bien­tes a tra­vés de luz di­fu­sa. Una sin­gu­lar y ele­gan­te pie­za se pu­so en ven­ta con un pre­cio es­ti­ma­do de 40.000 a 60.000 eu­ros en mar­zo pa­sa­do.

A par­tir de la dé­ca­da de los cin­cuen­ta, los pre­cios de sus lám­pa­ras au­men­ta­ron ex­tra­or­di­na­ria­men­te

Ad­ju­di­ca­da en mar­zo del 2011 en Ch­ris­tie’s por

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.