La lo­co­mo­to­ra china mues­tra se­ña­les de fa­ti­ga

Las du­ras me­di­das res­tric­ti­vas del cré­di­to apli­ca­das por Pe­kín pa­ra en­friar su eco­no­mía es­tán sur­tien­do efec­to

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Isi­dre Am­brós

Re­equi­li­brio. Es­ta pa­re­ce ser la pa­la­bra de mo­da pa­ra de­fi­nir la evo­lu­ción de la eco­no­mía china. Los úl­ti­mos da­tos con­fir­man que el rit­mo de cre­ci­mien­to del gi­gan­te eco­nó­mi­co es­tá dis­mi­nu­yen­do. La in­cóg­ni­ta por des­pe­jar es si el ate­rri­za­je se­rá sua­ve o brus­co, pe­ro lo que es­tá cla­ro es que el pla­ne­ta en­te­ro es­tá pen­dien­te de los pró­xi­mos pa­sos de la se­gun­da po­ten­cia mun­dial. No en bal­de, China se ha con­ver­ti­do en la lo­co­mo­to­ra de la eco­no­mía mun­dial tras la cri­sis fi­nan­cie­ra del 2008 y aho­ra da mues­tras de fa­ti­ga.

El di­na­mis­mo de la eco­no­mía china se en­fría. Es­ta es la se­ñal que des­pren­den los prin­ci­pa­les in­di­ca­do­res eco­nó­mi­co del gi­gan­te asiá­ti­co y son el re­sul­ta­do de los es­fuer­zos de las au­to­ri­da­des chi­nas pa­ra evi­tar un so­bre­ca­len­ta­mien­to de su eco­no­mía, pro­vo­ca­do por las me­di­das adop­ta­das en el 2009 pa­ra ata­jar la cri­sis in­ter­na­cio­nal.

El plan for­ma­ba par­te de una es­tra­te­gia a lar­go pla­zo pa­ra ha­cer me­nos de­pen­dien­te la eco­no­mía del país de las ex­por­ta­cio­nes, que en úl­ti­ma ins­tan­cia de­pen­den de la si­tua­ción eco­nó­mi­ca en que se en­cuen­tren los paí­ses im­por­ta­do­res, y po­ten­ciar el con­su­mo in­terno.

Aho­ra, el Go­bierno chino se ha­lla en­fras­ca­do en una lu­cha por fre­nar la in­ver­sión es­pe­cu­la­ti­va e in­mo­bi­lia­ria que ha con­ver­ti­do en inac­ce­si­ble el ac­ce­so a la vi­vien­da pa­ra la ma­yor par­te de la po­bla­ción, lo que ha ge­ne­ra­do un cre­cien­te ma­les­tar so­cial.

Pa­ra combatir es­ta si­tua­ción los res­pon­sa­bles eco­nó­mi­cos chi­nos han im­pues­to des­de fi­na­les del 2010 un pa­que­te de me­di- das res­tric­ti­vas. To­das en­ca­mi­na­das a ata­jar la es­pe­cu­la­ción in­mo­bi­lia­ria y que han lle­va­do a la prác­ti­ca eli­mi­na­ción de las ope­ra­cio­nes de com­pra­ven­ta.

Ade­más de im­po­ner al sec­tor fi­nan­cie­ro la dis­mi­nu­ción de la con­ce­sión de cré­di­tos, el Ban­co Po­pu­lar de China ha ini­cia­do una política de au­men­to de la ta­sa de re­ser­va de de­pó­si­tos ban­ca­rios, que ha ele­va­do ya en seis oca­sio­nes en lo que va de año y que se si­túa en el 21,5%. Una me­di­da des­ti­na­da a ata­jar pro­ble­mas ban­ca­rios de­ri­va­dos de un po­si­ble au­men­to de la mo­ro­si­dad, pro­vo­ca­da por el pin­cha­zo de la in­ver­sión es­pe­cu­la­ti­va e in­mo­bi­lia­ria. Pe­ro tam­bién pa­ra pre­ve­nir las di­fi­cul­ta­des que afron­tan mu­chos go­bier­nos lo­ca­les, el ter­cer gran po­lo ge­ne­ra­dor de cre­ci­mien­to en China, que se en­cuen­tran atra­pa­dos sin re­cur­sos su­fi­cien­tes pa­ra afron­tar to­das las in­ver­sio­nes

El Ban­co Po­pu­lar de China im­pul­sa una se­rie de me­di­das con­tra la in­ver­sión es­pe­cu­la­ti­va

en in­fra­es­truc­tu­ras que han pues­to en mar­cha. Se­gún la agen­cia Reuters, los re­gu­la­do­res chi­nos es­ta­rían pre­pa­ran­do un plan de res­ca­te pa­ra pa­gar las deu­das con­traí­das por es­tos mu­ni­ci­pios, que as­cen­de­ría a en­tre los 308.000 y 463.000 mi­llo­nes de dó­la­res, el equi­va­len­te al 8% del PIB chino.

Las au­to­ri­da­des mo­ne­ta­rias tam­bién in­ten­tan combatir con es­tas res­tric­cio­nes cre­di­ti­cias la in­fla­ción ga­lo­pan­te que se ha ins­ta­la­do en China. Una ba­ta­lla que aún no han ga­na­do, ya que en ma­yo si­guió la ten­den­cia al­cis­ta y se si­tuó en el 5,5%, el ni­vel más al­to des­de agos­to del 2008, y pa­ra ju­nio se es­pe­ra que ron­de el 6%.

Es­tas me­di­das de ajus­te es­tán sur­tien­do efec­to. El pro­ble­ma es que se han su­ma­do a una si­tua- ción de es­ca­sez de ener­gía eléc­tri­ca y de en­ca­re­ci­mien­to del pre­cio del car­bón, prin­ci­pal fuente ener­gé­ti­ca del país, que no só­lo han fre­na­do la in­ver­sión, sino que es­tán de­bi­li­tan­do el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y han he­cho aflo­rar tam­bién una se­rie de pro­ble­mas en la in­dus­tria, que pue­den desem­bo­car en des­or­de­nes so­cia­les.

Y es que, co­mo afir­mó, Jim O’Neill de Gold­man Sachs, ha­ce po­cas se­ma­nas en Hong Kong, “China es­tá fre­nan­do más de lo que la gen­te cree”. No obs­tan­te, el pro­pio O’Neill opi­na que el cre­ci­mien­to del PIB chino se si­tua­rá es­te año en torno al 8%, una ci­fra que coin­ci­de con la anun­cia­da por el pri­mer mi­nis­tro, Wen Jia­bao, en la Asam­blea Na­cio­nal Po­pu­lar el pa­sa­do mar­zo.

El pro­ble­ma es que las du­ras res­tric­cio­nes im­pues­tas pa­ra la con­ce­sión de cré­di­tos por el ban­co cen­tral chino a las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras es­tán afec­tan­do a las em­pre­sas pri­va­das y a los pro­mo­to­res in­mo­bi­lia­rios, que han si­do has­ta aho­ra las dos prin­ci­pa­les mo­to­res de cre­ci­mien­to de China. “Am­bos sec­to­res po­drían en­con­trar­se con pro­ble­mas de li­qui­dez en la se­gun­da par­te del año si per­sis­te el en­du­re­ci­mien­to mo­ne­ta­rio”, di­ce un eco­no­mis­ta eu­ro­peo en Pe­kín.

O’Neill con­si­de­ra, sin em­bar­go, que las au­to­ri­da­des mo­ne­ta­rias pon­drán fin a su política de en­du­re­ci­mien­to mo­ne­ta­rio en el se­gun­do se­mes­tre del año, en cuan­to ten­gan con­tro­la­da la in­fla­ción. Pe­ro pa­ra en­ton­ces qui­zás se ha­yan crea­do ma­yo­res des­equi­li­brios. La reali­dad es que ya hay mu­chas em­pre­sas, es­pe­cial­men­te las pe­que­ñas y me­dia­nas, que ya acu­san fal­ta de fi­nan­cia­ción. Ade­más del en­ca­re­ci­mien­to del cré­di­to, se en­cuen­tran con una caí­da de la de­man­da, una es­ca­sez ener­gé­ti­ca y un al­za de los cos­tes la­bo­ra­les, pro­vo­ca­do por el en­ca­re­ci­mien­to del cos­te de la vi­da, que les as­fi­xia.

Las pri­me­ras com­pa­ñías en pa-

Edi­fi­cios co­mer­cia­les y re­si­den­cia­les cre­cen a gran ve­lo­ci­dad en Chong­qing (China)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.