El gran dra­gón es­ta­bi­li­za­dor

En los úl­ti­mos me­ses China ha com­pra­do más deu­da eu­ro­pea que ac­ti­vos es­ta­dou­ni­den­ses

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Isi­dre Am­brós

La vi­si­ta que el pri­mer mi­nis­tro chino, Wen Jia­bao, rea­li­za a Hun­gría, el Reino Uni­do y Ale­ma­nia, en­tre los días 24 y 28 de ju­nio, po­ne de nue­vo de ma­ni­fies­to el pro­ta­go­nis­mo de China en el ám­bi­to in­ter­na­cio­nal. Un pa­pel que un ob­ser­va­dor po­lí­ti­co eu­ro­peo no du­da en ca­li­fi­car de “gran es­ta­bi­li­za­dor”, en re­la­ción con la vo­lun­tad de las au­to­ri­da­des chi­nas de con­tri­buir a la sa­li­da de la cri­sis eco­nó­mi­ca in­ter­na­cio­nal y a es­ta­bi­li­zar los mer­ca­dos.

China asu­mió su pa­pel de gran po­ten­cia y emer­gió co­mo lo­co­mo­to­ra eco­nó­mi­ca in­ter­na­cio­nal en el 2009, cuan­do los prin­ci­pa­les paí­ses desa­rro­lla­dos es­ta­ban su­mer­gi­dos en ple­na cri­sis fi­nan­cie­ra in­ter­na­cio­nal. Des­de en­ton­ces, la voz de sus re­pre­sen­tan­tes ca­da vez se es­cu­cha con más cla­ri­dad y aten­ción en to­dos los fo­ros.

Aho­ra, al igual que ha­ce nue­ve me­ses, el via­je de Wen Jia­bao a Eu­ro­pa es se­gui­do con lu­pa por los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les. Na­die cues­tio­na que China vol­ve­rá a ju­gar su pa­pel de es­ta­bi­li­za­dor, pe­ro ¿có­mo?

Wang He, in­ves­ti­ga­dor de asun­tos eu­ro­peos de la ofi­cial Aca­de­mia China de Cien­cias So­cia­les, cree que Eu­ro­pa no de­be­ría ha­cer­se mu­chas ilu­sio­nes. “No se pue­de es­pe­rar que China se con­vier­ta en su sal­va­dor”, di­jo Wang, quien aña­dió que “po­de­mos con­tri­buir, pe­ro hay que ayu­dar­se a sí mis­mo me­dian­te re­for­mas”.

Pe­kín ya dio mues­tras nue­va­men­te de res­pon­sa­bi­li­dad el pa­sa­do día 16. “China es un in­ver­sor a lar­go pla­zo so­bre el mer­ca­do de la deu­da eu­ro­pea”, de­cla­ró el por­ta­voz de Ex­te­rio­res, Hong Lei, en una ex­pli­ca­ción so­bre la vi­si­ta de Wen a Eu­ro­pa. “Es­pe­ra­mos que Gre­cia re­cu­pe­re la es­ta­bi­li­dad y el desa­rro­llo gra­cias a la coo­pe­ra­ción con la Unión Eu­ro­pea y la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal”, di­jo el por­ta­voz gu­be­na­men­tal, en los días en que arre­cia­ba la tor­men­ta en Eu­ro­pa por la cri­sis grie­ga.

Y avan­zó que China vol­ve­ría a ha­cer ga­la de su res­pon­sa­bi­li­dad y adop­ta­ría nue­vas ini­cia­ti­vas en apo­yo de los paí­ses eu­ro­peos que tie­nen pro­ble­mas con su deu­da. Coo­pe­ra­ción que pa­sa­rá, se­gu­ra­men­te por la com­pra de nue­vos bo­nos eu­ro­peos y pro­yec­tos de in­ver­sión en el país y que con­fir­ma que “China siem­pre ha es­ta­do muy preo­cu­pa­da por el es­ta­do de la eco­no­mía eu­ro­pea”, se­ña­ló el vier­nes la vi­ce­mi­nis­tra de Ex­te­rio­res china, Fu Ying, en rue­da de pren­sa.

El in­te­rés de las au­to­ri­da­des chi­nas no es gra­tui­to. Con es­te ges­to Pe­kín in­ten­ta­ría al­can­zar un do­ble ob­je­ti­vo. Por un la­do, di­ver­si­fi­car las in­ver­sio­nes de sus

“Eu­ro­pa no pue­de es­pe­rar a que China se con­vier­ta en su sal­va­dor”, ad­vier­te Wang He

co­lo­sa­les re­ser­vas de di­vi­sas y ob­te­ner ma­yor ren­ta­bi­li­dad que ad­qui­rien­do bo­nos es­ta­dou­ni­den­ses y, por otro, au­men­tar el pe­so de su in­ver­sio­nes en Eu­ro­pa.

Se­gún Stan­dard Char­te­red, en­tre enero y abril Pe­kín ha com­pra­do más deu­da so­be­ra­na eu­ro­pea que ac­ti­vos en dó­la­res. De los cer­ca de 200.000 mi­llo­nes de dó­la- res in­ver­ti­dos en di­vi­sas ex­tran­je­ras en es­te pe­rio­do, las tres cuar­tas par­tes se des­ti­na­ron a ad­qui­rir di­vi­sas no es­ta­dou­ni­den­ses.

En los úl­ti­mos me­ses China tam­bién se ha he­cho con un pa­que­te im­por­tan­te de bo­nos grie­gos. A cam­bio, Ate­nas agi­li­za los trá­mi­tes de vi­sa­dos pa­ra los tu­ris­tas chi­nos y se ha inau­gu­ra­do un vue­lo directo Ate­nas-Pe­kín.

Ade­más, dos em­pre­sas chi­nas han fir­ma­do con­tra­tos por 2.800 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra fa­ci­li­tar pa­ne­les so­la­res a Gre­cia y el gi­gan­te ma­rí­ti­mo asiá­ti­co Cos­co ha ob­te­ni­do un con­tra­to pa­ra ex­plo-

El Ban­co Cen­tral chino ad­vier­te que si Eu­ro­pa no ha­ce las re­for­mas ne­ce­sa­rias la cri­sis pue­de ex­ten­der­se

tar du­ran­te 35 años dos ter­mi­na­les del puer­to del Pi­reo, el pri­me­ro de Eu­ro­pa y ter­ce­ro del mun­do por nú­me­ro de pa­sa­je­ros y el ma­yor del Me­di­te­rrá­neo orien­tal en trá­fi­co de con­te­ne­do­res.

China tam­bién tie­ne un 12% de la deu­da es­pa­ño­la y en su úl­ti­mo via­je a Es­pa­ña Wen reite­ró la vo­lun­tad de su Go­bierno de se­guir com­pran­do bo­nos es­pa­ño­les. Y Pe­kín tam­bién ha da­do mues­tras de am­pliar su car­te­ra de deu­da por­tu­gue­sa.

Pe­ro en la me­di­da en que China tie­ne in­tere­ses en Eu­ro­pa, le preo­cu­pa la evo­lu­ción de la zo­na eu­ro y no le due­len pren­das dar un ti­rón de ore­jas a sus lí­de­res pa­ra que pon­gan en mar­cha las re­for­mas ne­ce­sa­rias pa­ra su­pe­rar la cri­sis ac­tual. En su in­for­me anual, el ban­co cen­tral chino ad­vier­te a los paí­ses de la UE que “aún ado­le­cen de pro­fun­dos pro­ble­mas en sus sis­te­mas” y les ins­ta a to­mar me­di­das pa­ra con­te­ner sus ni­ve­les de deu­da, por­que “en ca­so con­tra­rio la cri­sis pue­de em­peo­rar y ex­ten­der­se”.

Las au­to­ri­da­des mo­ne­ta­rias chi­nas se­ña­lan que “la cau­sa ori­gi­nal que des­en­ca­de­nó la cri­sis de la deu­da no se ha re­suel­to”. Sub­ra­yan en su in­for­me fi­nan­cie­ro que “la con­fian­za de los mer­ca­dos aún es frá­gil” y que si se de­te­rio­ra to­da­vía más po­dría con­ver­tir­se en “la prin­ci­pal ame­na­za pa­ra la re­cu­pe­ra­ción mun­dial”.

Así, el men­sa­je que Wen Jia­bao tras­mi­ti­rá es­tos días a los eu­ro­peos pa­re­ce cla­ro: China ayu­da­rá a su­pe­rar la cri­sis, pe­ro ins­ta­rá a los eu­ro­peos a rea­li­zar las re­for­mas ne­ce­sa­rias. Qui pa­ga, ma­na.

QILAI SHEN / BLOOMBERG

Un in­ver­sor ob­ser­va las pan­ta­llas con las co­ti­za­cio­nes de la Bol­sa de Shang­hai

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.