NO HAY QUE ‘DRACMATIZAR’ LA CRI­SIS GRIE­GA

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

En mi opi­nión, los lí­de­res eu­ro­peos es­tán ha­cien­do una ges­tión ati­na­da de la cri­sis grie­ga. Co­mo con­se­cuen­cia, lo más pro­ba­ble es que, a pe­sar de los enor­mes ries­gos, Eu­ro­pa y el eu­ro sal­gan for­ta­le­ci­dos de las zo­zo­bras ac­tua­les. No es esa la ima­gen que trans­mi­ten los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y, por qué no de­cir­lo, tam­bién los men­cio­na­dos lí­de­res eu­ro­peos, que mu­chas ve­ces apa­re­cen di­vi­di­dos, con­fu­sos y fal­tos de un plan creí­ble pa­ra evi­tar el fra­ca­so del eu­ro. No es así, in­sis­to, y a con­ti­nua­ción ex­pli­co por qué.

To­do el mun­do sa­be, o de­be­ría sa­ber, que Gre­cia no po­drá pa­gar su deu­da y que aca­ba­rá re­pu­dián­do­la. La cues­tión es có­mo y cuán­do. Se me ocu­rren tres es­ce­na­rios po­si­bles que, del me­nos ma­lo al peor, son los que ex­pon­go a con­ti­nua­ción.

Eu­ro­pa y Gre­cia ga­nan tiem­po. Gre­cia to­ma pres­ta­dos to­dos los fon­dos pú­bli­cos (eu­ro­peos y del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal) ne­ce­sa­rios pa­ra ir pa­gan­do sus deu­das a me­di­da que van ven­cien­do. Al ca­bo de un tiem­po, el sec­tor pri­va­do ha des­apa­re­ci­do de la es­ce­na y los acree­do­res de Gre­cia son só­lo las ins­ti­tu­cio­nes eu­ro­peas y el FMI, es de­cir, los con­tri­bu­yen­tes eu­ro­peos e in­ter­na­cio­na­les. Lle­ga­do es­te mo­men­to, se pro­du­ce el re­pu­dio.

Re­pu­dio de la deu­da sin ga­nar tiem­po, pe­ro sin sa­lir del eu­ro.

Re­pu­dio de la deu­da, sa­lien­do del eu­ro.

La pri­me­ra op­ción es la ele­gi­da im­plí­ci­ta­men­te por las au­to­ri­da­des eu­ro­peas. Es la me­nos ma­la, pe­ro tie­ne gran­dí­si­mos in­con­ve­nien­tes: va con­tra el tra­ta­do de la Unión, que prohí­be los res­ca­tes fis­ca­les; tie­ne a la opi­nión pú­bli­ca ale­ma­na y de otros paí­ses fe­roz­men­te en con­tra; tam­bién tie­ne en con­tra a la opi­nión grie­ga, y pue­de ser un in­cen­ti­vo per­ver­so pa­ra que Ir­lan­da y Por­tu­gal, pri­me­ro, y Es­pa­ña e Ita­lia, des­pués, aca­ben si­guien­do es­ta ru­ta. Ade­más pue­de com­pli­car­se por la in­sis­ten­cia ale­ma­na de que el sec­tor pri­va­do, vo­lun­ta­ria­men­te, acep­te una re­es­truc­tu­ra­ción de la deu­da grie­ga (es­to lo dis­cu­to al fi­nal del ar­tícu­lo).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.