LOS SEC­TO­RES CON FU­TU­RO

La Vanguardia - Dinero - - COYUNTURA -

Ca­si cua­tro años des­pués de ini­ciar­se la cri­sis, aún oye uno la pre­gun­ta: “¿Qué sus­ti­tui­rá al la­dri­llo?”. Res­pues­ta in­me­dia­ta: la pre­gun­ta es­tá mal plan­tea­da. To­dos sa­be­mos que ese es un tru­co de pro­fe­sor que no sa­be có­mo con­tes­tar al alumno; pe­ro en es­ta oca­sión es­tá bien em­plea­do. En efec­to: lo que re­ani­ma­rá nues­tra eco­no­mía no se­rán ac­ti­vi­da­des nue­vas que apa­rez­can por arte de bir­li­bir­lo­que, sino, en la in­men­sa ma­yo­ría de ca­sos, las ac­ti­vi­da­des de siem­pre. Eso sí, he­chas de otra for­ma. No pen­se­mos, pues, tan­to en qué fa­bri­car, sino en có­mo di­se­ñar, fa­bri­car y ven­der ( y tam­bién, cla­ro es­tá, en có­mo co­brar). Un ejem­plo que pue­de uno ex­tra­po­lar sin di­fi­cul­tad pa­ra abar­car bue­na par­te de la eco­no­mía na­cio­nal, bas­ta­rá pa­ra ilus­trar lo que se quie­re de­cir.

En­tre las mu­chas in­ver­sio­nes rea­li­za­das por los ayun­ta­mien­tos de to­da Es­pa­ña pa­ra me­jo­rar el as­pec­to de nues­tros pue­blos y la ca­li­dad de vi­da de sus ha­bi­tan­tes des­ta­can los par­ques in­fan­ti­les; quie­nes tie­nen ni­ños ha­brán vis­to mu­chos. Se tra­ta de cons­truc­cio­nes só­li­das y bien aca­ba­das, con es­tán­da­res de se­gu­ri­dad exi­gen­tes, pe­ro no muy com­ple­jas. Pues bien: si se fi­jan, ob­ser­va­rán que ca­si siem­pre son de fac­tu­ra ex­tran­je­ra; ca­si nun­ca de aquí. Uno pien­sa que es una lás­ti­ma, por­que su fa­bri­ca­ción po­dría ofre­cer a nues­tra in­dus­tria de la ma­de­ra una al­ter­na­ti­va a las puer­tas y ven­ta­nas pa­ra la cons­truc­ción. Co­mo el cos­te de la mano de obra ma­nu­fac­tu­re­ra aquí (por mu­cho que ha­ya cre­ci­do) es una cuar­ta par­te del de No­rue­ga y un ter­cio del de Di­na­mar­ca, Ale­ma­nia o Sui­za, de­be­ría­mos ser muy com­pe­ti­ti­vos en la fa­bri­ca­ción de es­tos pro­duc­tos: una gran opor­tu­ni­dad pa­ra la ex­por­ta­ción, que, di­cho sea de pa­so, es lo úni­co que ti­ra­rá de la de­man­da en el fu­tu­ro in­me­dia­to.

Pen­san­do en to­do es­to pre­gun­té a una per­so­na co­no­ci­da, na­da sus­cep­ti­ble de re­ci­bir co­mi­sio­nes, an­ti­guo res­pon­sa­ble mu­ni­ci­pal de es­tas co­sas en un pue­blo de Ba­lea­res, cu­yo par­que in­fan­til era ale­mán. Me con­tes­tó que ha­bían re­ci­bi­do ofer­tas de fa­bri­can­tes de aquí, pe­ro que los pro­duc­tos, aun­que al­go más ba­ra­tos, eran de ca­li­dad muy de­fi­cien­te (la ex­pre­sión que em­pleó fue mu­cho más grá­fi­ca). Una opor­tu­ni­dad per­di­da, por va­rias ra­zo­nes, to­das de in­te­rés ge­ne­ral; co­no­cer­las nos ayu­da­rá qui­zá a apro­ve­char oca­sio­nes que se pre­sen­ten en el fu­tu­ro.

Por par­te de los com­pra­do­res –en es­te ca­so la Ad­mi­nis­tra­ción– hay que de­nun­ciar que gas­ta­rán el di­ne­ro de los de­más (en es­te ca­so, el de los com­pra­do­res de los pi­sos, a cu­yos lo­mos se tras­la­da­ban to­das las ta­sas, im­pues­tos y de­más car­gas so­bre el pro­mo­tor) en co­sas que, al fi­nal, re­sul­ta que no se po­dían per­mi­tir. Uno sos­pe­cha, ade­más, que en su elec­ción in­flu­yó esa atá­vi­ca aver­sión ha­cia los pro­duc­tos na­cio­na­les, na­ci­da de los lar­gos años de una au­tar­quía que aho­ra que­da muy le­jos, y pro­pia de paí­ses del ter­cer mun­do.

Por úl­ti­mo, hay que la­men­tar

No pen­se­mos tan­to en qué fa­bri­car, sino en có­mo di­se­ñar, fa­bri­car y ven­der... y co­brar, cla­ro

que las ad­mi­nis­tra­cio­nes de ni­vel su­pe­rior –las mis­mas que abru­man a las em­pre­sas con au­to­ri­za­cio­nes y per­mi­sos de to­das cla­ses, mien­tras les pro­me­ten ayu­das y sub­ven­cio­nes pa­ra otro mon­tón de co­sas– no fue­ran ca­pa­ces de de­tec­tar esa opor­tu­ni­dad y de tra­tar de apro­ve­char­la ar­mán­do­se de la pa­cien­cia ne­ce­sa­ria pa­ra ir po­nien­do de acuer­do a las par­tes afec­ta­das y ser así el ger­men de ac­ti­vi­da­des com­pe­ti­ti­vas.

Pe­ro que­da el otro la­do de la cues­tión: el pro­duc­to de aquí no es­ta­ba a la al­tu­ra. No bas­ta con de­cir que el ofer­tan­te se equi­vo­có al cal­cu­lar la com­bi­na­ción ga­na­do­ra de ca­li­dad y pre­cio; a juz­gar por la reac­ción del com­pra­dor, el pro­duc­to era, sen­ci­lla­men­te, ma­lo. Hu­bie­ra po­di­do no ser­lo: ins­pi­rán­do­se en di­se­ños de fue­ra, co­mo he­mos he­cho to­dos, aten­dien­do cui­da­do­sa­men­te a la ca­li­dad de los ma­te­ria­les y a los de­ta­lles del pro­ce­so de fa­bri­ca­ción, hu­bie­ra de­bi­do sa­lir al­go per­fec­ta­men­te po­ta­ble; tan bueno co­mo la com­pe­ten­cia ex­tran­je­ra, y más ba­ra­to, aun­que qui­zá no tan ren­ta­ble co­mo lo que ha­bía ima­gi­na­do el fa­bri­can­te na­cio­nal.

Es­te pen­só qui­zá que una cha­pu­za co­la­ría, si era más ba­ra­ta. Si ra­zo­nó así, su error es sig­ni­fi­ca­ti­vo, por­que in­di­ca que mi­ra­ba al pa­sa­do, no al fu­tu­ro: el fu­tu­ro es el mer­ca­do eu­ro­peo; su me­ta de­be ser em­pe­zar ven­dien­do aquí pa­ra ter­mi­nar ven­dien­do fue­ra: es lo que nues­tros com­pe­ti­do­res ale­ma­nes y da­ne­ses han he­cho. Es cier­to que nues­tros ayun­ta­mien­tos se han com­por­ta­do co­mo nue­vos ri­cos; pe­ro tam­bién lo es que el fa­bri­can­te no ha sa­bi­do es­tar con el mun­do que vie­ne.

La anéc­do­ta an­te­rior re­pro­du­ce, en mi­nia­tu­ra, lo ocu­rri­do en mu­chos ca­sos du­ran­te el pro­ce­so de re­con­ver­sión in­dus­trial de los ochen­ta, don­de al­gu­nos tra­ta­ban de im­po­ner por la fuer­za pro­duc­tos de ca­li­dad du­do­sa a otros que re­cu­rrían a to­da cla­se de ar­gu­cias par com­prar­los fue­ra. So­lía ocu­rrir que los com­pra­do­res tu­vie­ran ra­zón, por­que nues­tra in­dus­tria es­ta­ba a me­nu­do muy atra­sa­da; pe­ro una me­jor vo­lun­tad hu­bie­ra po­di­do sal­var em­pre­sas que se hun­die­ron sin re­me­dio.

Las cir­cuns­tan­cias ac­tua­les son, des­de lue­go, dis­tin­tas de las de en­ton­ces, pe­ro tie­nen un pun­to en co­mún: la si­tua­ción nos obli­ga a en­fren­tar­nos otra vez a una pro­fun­da trans­for­ma­ción de nues­tra eco­no­mía. Es­ta vez no se tra­ta tan­to de pen­sar en un cam­bio ra­di­cal de lo que lla­ma­mos nues­tro mo­de­lo pro­duc­ti­vo –el qué pro­du­ci­mos– co­mo de re­vi­sar nues­tra for­ma de ope­rar –el có­mo pro­du­ci­mos– o más en ge­ne­ral, có­mo ha­ce­mos unos y otros las co­sas.

Nues­tras em­pre­sas han de pen­sar en pro­du­cir pa­ra el mer­ca­do ex­te­rior, por­que ese es nues­tro mer­ca­do cuan­do se tra­ta de com­prar; las ad­mi­nis­tra­cio­nes han de desa­rro­llar una coo­pe­ra­ción in­te­li­gen­te con las em­pre­sas, co­mu­ni­cán­do­les sus pla­nes y dán­do­les cier­ta pre­fe­ren­cia, a igual­dad de ca­li­dad, en esos pla­nes. Si nos ba­sa­mos en es­tas pre­mi­sas, to­dos nues­tros sec­to­res tie­nen fu­tu­ro; nin­guno lo tie­ne sin ellas.

MA­NÉ ESPINOSA / AR­CHI­VO

Ni­ños ju­gan­do en un par­que in­fan­til ubi­ca­do de­lan­te de la Sa­gra­da Fa­mí­lia de Bar­ce­lo­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.