Em­pren­der, con­so­li­dar... y cre­cer

Tan im­por­tan­te co­mo ini­ciar un ne­go­cio es el pos­te­rior cam­bio de men­ta­li­dad, de crea­ti­vo a ges­tor, que de­be ha­cer el em­pren­de­dor

La Vanguardia - Dinero - - GESTIÓN - Jor­di Gou­la

Aes­tas al­tu­ras de la cri­sis na­die du­da que uno de los ca­mi­nos pa­ra re­du­cir el pa­ro en Es­pa­ña de­be ser la crea­ción de em­pre­sas nue­vas. De aquí la ne­ce­si­dad de apo­yar a los em­pren­de­do­res, no só­lo en el ini­cio de su aven­tu­ra, sino en el mo­men­to crí­ti­co de la con­so­li­da­ción y pos­te­rior sal­to ha­cia ob­je­ti­vos más am­bi­cio­sos de cre­ci­mien­to. Cier­ta­men­te, en los úl­ti­mos tiem­pos se ha­bla más que nun­ca de los em­pren­de­do­res, pe­ro ade­más de su­pe­rar los obs­tácu­los pro­pios de to­do ini­cio, han de afron­tar la in­fle­xi­bi­li­dad de las au­to­ri­da­des en acep­tar que al­go que na­ce es di­fe­ren­te a una em­pre­sa con­so­li­da­da. ¿Pa­ra cuán­do las mi­cro­em­pre­sas po­drán te­ner fle­xi­bi­li­dad ab­so­lu­ta y sin cos­tes a la ho­ra de con­tra­tar y des­pe­dir? Sin es­te pa­so, di­fí­cil­men­te se da­rán las con­di­cio­nes pa­ra que em­pie­cen a crear em­pleo, crean­do el em­brión pa­ra al­go ma­yor.

A es­tas em­pre­sas que ya lle­van unos años de vi­da y han em­pe­za­do a cre­cer, el World Eco­no­mic Fo­rum de­di­ca un es­tu­dio (véa­se re­cua­dro) en el que se ana­li­za la ac­tua­ción de em­pren­de­do­res de to­do el mun­do. El pun­to que más lla­ma la aten­ción es que, una vez ha al­can­za­do el ta­ma­ño de unos 50 em­plea­dos, al em­pren­de­dor se le plan­tea la dis­yun­ti­va de se­guir co­mo es­tá o lan­zar­se a cre­cer. “Si quie­re cre­cer, de­be cam­biar su men­ta­li­dad crea­ti­va y adop­tar la de ges­tor. Ha­bi­tual­men­te, am­bas cua­li­da­des no es­tán en la mis­ma per­so­na, por lo que en mu­chos ca­sos a pe­sar de que­rer cre­cer, se que­da co­mo es­tá, con 50 em­plea­dos, cuan­do a lo me­jor tie­ne un po­ten­cial de 500 o más”, apun­ta uno de los au­to­res del es­tu­dio, el pro­fe­sor del Ie­se Antonio Dá­vi­la.

Es­ta de­ci­sión se acos­tum­bra a to­mar en los dark mo­ments (mo­men­tos de cri­sis) que el em­pren­de­dor atra­ve­sa­rá. “To­dos pa­san es­te mal tra­go, por pro­ble­mas del ne­go­cio. Así, un día per­ci­ben que se han equi­vo­ca­do en el seg­men­to de mer­ca­do al que han ido, o que las tec­no­lo­gías que apli­can no son las co­rrec­tas, o que hay fa­llos en el pro­ce­so de pro­duc­ción... Ven que de­ben rein­ven­tar­se si quie­ren se­guir”, pro­si­gue. Y aña­de que las em­pre­sas que más han cre­ci­do son “aque­llas que en un mo­men­to de cri­sis han sa­bi­do re­de­fi­nir su mo­de­lo ini­cial”.

Uno de los as­pec­tos más in­tere­san­tes del in­for­me es la com­pro­ba­ción de que hay una se­rie de com­por­ta­mien­to pa­re­ci­dos en las em­pre­sas que em­pie­zan. “Por ejem­plo, a par­tir del se­gun­do año ya in­tu­yes qué em­pre­sas se­rán ca­pa­ces de crear mu­cho em­pleo”, di­ce Dá­vi­la. Y ex­pli­ca que las em­pre­sas que aca­ban sien­do gran­des han em­pe­za­do siem­pre con mu­cha fuer­za. “Las em­pre­sas que en tres o cua­tro años no ha­yan con­se­gui­do una di­men­sión ra­zo­na­ble es muy po­co pro­ba­ble que aca­ben sien­do gran­des crea­do­ras de em­pleo y de va­lor”, apun­ta. En el in­for­me se plan­tea que hay al­gu­nas pau­tas co­mu­nes.

Las em­pre­sas que más han cre­ci­do son las que en mo­men­tos de cri­sis han re­de­fi­ni­do su mo­de­lo ini­cial

Por ejem­plo, el de aque­llas que, en un mo­men­to da­do, han de­ci­di­do dar en­tra­da al ca­pi­tal ries­go pa­ra cre­cer. La pro­ba­bi­li­dad de que crez­can es ma­yor y tam­bién que se cam­bie al em­pren­de­dor – se­gui­rá en otro car­go o ini­cia­rá una nue­va an­da­du­ra, su ver­da­de­ra vo­ca­ción– por un di­rec­ti­vo con ex­pe­rien­cia en ges­tión.

Otro de los pun­tos que des­ta­ca Dá­vi­la es el he­cho de que el cre­ci-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.