Lec­cio­nes de crea­ción des­truc­ti­va

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS - CRI­SIS DE GRAN MAL Jus­to Ba­rran­co

La jus­ti­cia es una ilu­sión hu­ma­na; en el fon­do, to­do es des­truir, to­do es crear”. La fra­se, cier­to, po­dría ser de Jo­seph Schum­pe­ter, el eco­no­mis­ta de ori­gen mo­ra­vo que po­pu­la­ri­zó la idea de la des­truc­ción crea­ti­va de la eco­no­mía, un bi­no­mio de des­truc­ción e in­no­va­ción que im­pul­sa al sis­te­ma ca­pi­ta­lis­ta y que se ma­ni­fies­ta de for­ma es­pe­cial­men­te vi­ru­len­ta en tiem­pos de cri­sis. De he­cho, cuan­do los es­tra­gos son mu­chos, hay quien pre­fie­re ha­blar de crea­ción des­truc­ti­va, ca­te­go­ría en la que no cos­ta­ría en­glo­bar los en­re­ve­sa­dos de­ri­va­dos fi­nan­cie­ros de los úl­ti­mos años. En cual­quier ca­so, la fra­se no es de Schum­pe­ter, sino de Pío Ba­ro­ja en El ár­bol de la cien­cia, obra de obli­ga­da lec­tu­ra en el an­ti­guo ba­chi­lle­ra­to. Y con esa fra­se en­ca­be­za Je­sús Gil Vil­da su pri­me­ra no­ve­la, Cri­sis de gran mal, una his­to­ria que, si no obli­ga­da, es de lec­tu­ra más que re­co­men­da­ble. Y que cons­ti­tu­ye una de las sor­pre­sas de la tem­po­ra­da li­te­ra­ria. Edi­fi­ca­da con in­te­li­gen­cia y pul­so, se pro­po­ne re­tra­tar –y lo lo­gra con cre­ces– el mun­do de las mul­ti­na­cio­na­les ac­tua­les, aun­que la pers­pec­ti­va ser­vi­ría pa­ra cual­quier ne­go­cio. En es­te ca­so, se aden­tra en una gran em­pre­sa quí­mi­ca –Gil es­tu­dió Cien­cias Quí­mi­cas y tra­ba­jó pa­ra la in­dus­tria co­mo in­ge­nie­ro de pro­ce­sos– en la que Guillermo Alon­so, el pro­ta­go­nis­ta, es una es­tre­lla as­cen­den­te: un jo­ven in­ge­nie­ro que, eso sí, re­pre­sen­ta a la vie­ja es­cue­la, de­ci­di­do a cons­truir, a que la em­pre­sa, or­ga­nis­mo vi­vo, con­ti­núe y se ex­pan­da, y al que le afec­ta una epi­lep­sia –el gran mal–, me­tá­fo­ra de la de­ri­va que to­ma su vi­da. Fren­te a él, Paul Grif­fin, un in­te­li­gen­te in­glés de­di­ca­do a pro­ce­sos de re­duc­tion in for­ce, de eli­mi­na­ción de per­so­nal. Y el je­fe de am­bos, Hu­go Kish­ner, un cí­ni­co lleno de pa­la­bre­ría ca­paz de tra­ves­tir de cam­bio be­ne­fi­cio­so pa­ra to­dos cual­quier de­ci­sión, por san­gran­te que sea, que to­me pa­ra ma­xi­mi­zar la ta­sa de re­torno de la in­ver­sión a cor­to pla­zo. Al fi­nal, to­dos ele­men­tos –aun­que unos mu­cho más be­ne­fi­cia­dos que otros– del sis­te­ma: co­mo di­ce un per­so­na­je en pleno pro­ce­so de li­qui­da­ción, “la cul­pa no es ni tuya ni mía, sino de to­dos. Pe­que­ños de­pre­da­do­res que quie­ren un pi­so bo­ni­to y es­pa­cio­so, cam­biar de ro­pa to­das las tem­po­ra­das, un co­che pa­ra apa­ren­tar..., pe­ro pa­ra eso hay que pro­du­cir ba­ra­to, ca­pis­ci?”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.