La música di­gi­tal, de ma­nio­bras

Ap­ple, Goo­gle y Ama­zon pro­ta­go­ni­zan una ba­ta­lla par­ti­cu­lar en ‘la nu­be’, a la que po­dría su­mar­se Fa­ce­book

La Vanguardia - Dinero - - TECNOLOGÍA - Nor­ber­to Ga­lle­go

Mi­llo­nes de con­su­mi­do­res lle­van años usan­do ser­vi­cios cloud, aun­que sin dar­les ese nom­bre, ba­jo la for­ma de co­rreo elec­tró­ni­co o re­des so­cia­les, en los que sus da­tos y el ras­tro de su ac­ti­vi­dad en lí­nea se al­ma­ce­nan en la nu­be. En los úl­ti­mos me­ses han na­ci­do va­rios ser­vi­cios de ese ti­po es­pe­cia­li­za­dos en música. El más no­to­rio es iC­loud, que Ap­ple anun­ció ha­ce un par de se­ma­nas, pre­ce­di­do por los de Goo­gle y Ama­zon; a ellos pue­de su­mar­se un cuar­to com­pe­ti­dor, Fa­ce­book. Se va com­ple­tan­do una tra­yec­to­ria que em­pe­zó con el pa­so des- de la pro­pie­dad de música gra­ba­da en so­por­tes fí­si­cos, a la pro­pie­dad de co­pias di­gi­ta­les al­ma­ce­na­das lo­cal­men­te o bien (he ahí la no­ve­dad) en un ser­vi­dor re­mo­to. Se su­po­ne que lo si­guien­te se­rá que los con­su­mi­do­res acep­ten pa­sar de la pro­pie­dad al al­qui­ler por sus­crip­ción, que téc­ni­ca­men­te re­quie­re una me­dia­ción cloud.

Se­rá la eco­no­mía (efec­to red, es­ca­la y otras fuer­zas del mer­ca­do) más que la tec­no­lo­gía, la que de­ter­mi­ne el ven­ce­dor. Hay si­tio pa­ra va­rios en el mer­ca­do, pe­ro un mo­de­lo de ne­go­cio ha de pre­va­le­cer. Por su la­do, la in­dus­tria mu­si­cal, cu­ya pun­ta de lan­za son cua­tro gran­des dis­co­grá­fi­cas, si­gue con aten­ción las ma­nio­bras, por­que de ellas de­pen­de la re­con­ver­sión de sus fuen­tes de in­gre- sos, aho­ra que ca­si ha de­ja­do de ven­der música en CD. Sus­ti­tuir los so­por­tes fí­si­cos por for­ma­tos di­gi­ta­les es me­nos ren­ta­ble, pe­ro así son las co­sas.

Has­ta aho­ra, con la ex­cep­ción de los na­ti­vos di­gi­ta­les, la ma­yo-

Hay si­tio pa­ra va­rios en el mer­ca­do, pe­ro un mo­de­lo de ne­go­cio ha de pre­va­le­cer so­bre el res­to

ría de los com­pra­do­res ha pre­fe­ri­do al­gu­na for­ma de pro­pie­dad: la in­dus­tria no ig­no­ra que los adul­tos gas­tan en música, y que los ado­les­cen­tes y vein­tea­ñe­ros se han he­cho a la idea de que tie­nen de­re­cho a la gra­tui­dad. ¿La lec­ción? Pro­pie­dad y ren­ting han de co­exis­tir si se quie­re que en la era de internet ha­ya un mer­ca­do de la música, y no una des­com­po­si­ción pro­duc­to de la pi­ra­te­ría.

En la ca­rre­ra por la su­pre­ma­cía so­bre la dis­tri­bu­ción de con­te­ni­dos di­gi­ta­les a dis­po­si­ti­vos mó­vi­les, Ama­zon se ha an­ti­ci­pa­do con su ser­vi­cio Cloud Dri­ve, que per­mi­te a los usua­rios su­bir sus ar­chi­vos de música a los ser­vi­do­res de la com­pa­ñía, pa­ra lue­go ba­jar­los a cual­quier dis­po­si­ti­vo co­nec­ta­do a internet (ex­cep­to los de Ap­ple). Ama­zon sos­tie­ne que no tie­ne na­da que ne­go­ciar con las dis­co­grá­fi­cas, por­que los con­te­ni­dos ya son pro­pie­dad de los usua­rios (có­mo los ha­yan ob­te­ni­do no es asun­to su­yo). La as­tu­cia le­gal con­sis­te en que Ama­zon al­ma­ce­na co­pias in­di­vi­dua­les pro­pie­dad de ca­da usua­rio; dis­tin­to se­ría que múl­ti­ples usua­rios tu­vie­ran ac­ce­so a una mis­ma co­pia pro­du­ci­da por Ama­zon. El mo­de­lo es una res­pues­ta al he­cho de que al gran mi­no­ris­ta en lí­nea de CD se le ha es­ca­pa­do gran par­te de sus in­gre­sos, en fa­vor de la tien­da iTu­nes (de Ap­ple).

Goo­gle si­gue una lí­nea par­cial­men­te pa­ra­le­la, por ne­ce­si­dad: du­ran­te un año ha per­se­gui­do un acuer­do con las cua­tro gran­des dis­co­grá­fi­cas, pe­ro es­tas han da­do prio­ri­dad a Ap­ple, pa­ra que lo fir­ma­do con es­ta mar­que la pau­ta de otros con­tra­tos. De mo­men­to, el ser­vi­cio Goo­gle Mu­sic fun­cio­na en be­ta, con una ofer­ta gra­tui­ta de 20.000 can­cio­nes li­bres de de­re­chos; ade­más, los usua­rios ele­gi­dos pue­den al­ma­ce­nar en el ser­vi­dor la música de su pro­pie­dad, sin que se les pre­gun­te por el ori­gen.

Ap­ple ha ido más le­jos, pe­ro no tan­to co­mo se es­pe­ra­ba. iC­loud em­pe­za­rá a fun­cio­nar en sep­tiem­bre, y en lo que res­pec­ta a la música –por­que tie­ne otras fa­ce­tas– no es exac­ta­men­te un tras­la­do de iTu­nes a la nu­be, pe­ro tie­ne tres com­po­nen­tes: com­pra, al­ma­ce­na­mien­to y sin­cro­ni­za­ción pa­ra que el usua­rio pue­da ac­ce­der a su co­lec­ción de música

Pro­pie­dad y ren­ting han de co­exis­tir si se quie­re que en la era de internet ha­ya un mer­ca­do de la música

(que ha de ad­qui­rir­se en iTu­nes) des­de cual­quier dis­po­si­ti­vo (de Ap­ple) co­nec­ta­do a internet.

Si no abre el sis­te­ma a otras pla­ta­for­mas, Ap­ple da­ría la ra­zón a quie­nes di­cen que su ob­je­ti­vo es re­for­zar un es­pa­cio pro­pio, ce­rra­do e inex­pug­na­ble. Tie­ne ló­gi­ca, por­que su ven­ta­ja re­si­de en que ha ven­di­do más de 220 mi­llo­nes de dis­po­si­ti­vos mó­vi­les, y el hardware es la pri­me­ra fuente de sus be­ne­fi­cios, a la que se su­bor­di­na el res­to de sus ne­go­cios. Por otro la­do, iC­loud re­vi­ta­li­za­ría las ven­tas de iTu­nes, que úl­ti­ma­men­te cre­cen pe­ro me­nos.

Ap­ple ha des­ve­la­do otra fun­ción, iMatch, por la que los usua­rios po­drán al­ma­ce­nar “to­da” la música que po­sean en sus dis­po­si­ti­vos, sea de ori­gen le­gal o no. iMatch ha­rá un ba­rri­do de la co­lec­ción del usua­rio, pa­ra com­pa­rar­la con el ca­tá­lo­go de iTu­nes, y sus­ti­tui­rá las ile­gí­ti­mas por otras au­to­ri­za­das. El pre­cio de la “am­nis­tía fis­cal” se­rá de 25 dó­la­res al año (el 70% pa­ra los ti­tu­la­res del copy­right, el 30% pa­ra Ap­ple).

Con­tra­rian­do ex­pec­ta­ti­vas, Ap­ple no ha adop­ta­do el mo­de­lo strea­ming, en el que los te­mas no se des­car­gan sino que se man­tie­nen en el ser­vi­dor pa­ra es­cu­char­los tan­tas ve­ces co­mo se quie­ra. No tie­ne pri­sa en cam­biar de política, por­que el úni­co com­pe­ti­dor de cier­to pe­so que prac­ti­ca el strea­ming es la com­pa­ñía sue­ca Spo­tify, con 10 mi­llo­nes de usua­rios, pe­ro só­lo un mi­llón de pa­go.

Atrin­che­ra­da en Eu­ro­pa, Spo­tify se pre­pa­ra pa­ra dar el sal­to al mer­ca­do de EE.UU. Y con es­te fin ha re­cau­da­do 100 mi­llo­nes de dó­la­res, apor­ta­dos por dos fon­dos que son ac­cio­nis­tas de Fa­ce­book; atan­do ca­bos, se de­du­ce que la red so­cial va a coope­rar con Spo­tify pa­ra pro­mo­ver en­tre sus 600 mi­llo­nes de usua­rios un ser­vi­cio que les per­mi­ti­rá “des­cu­brir y com­par­tir la ex­pe­rien­cia de la música”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.