PER­SIS­TEN LAS DU­DAS A COR­TO PLA­ZO

La Vanguardia - Dinero - - IBEX 35 -

En las úl­ti­mas se­sio­nes al Ibex35 le es­tá cos­tan­do man­te­ner­se por en­ci­ma del ni­vel psi­co­ló­gi­co de los 10.000 pun­tos. To­das las bol­sas de los paí­ses desa­rro­lla­dos es­tán su­frien­do las con­se­cuen­cias de la trá­gi­ca si­tua­ción que Gre­cia es­tá vi­vien­do. Es cier­to que a cor­to pla­zo al­gu­nas du­das so­bre su de­li­ca­da si­tua­ción se es­tán re­sol­vien­do de ma­ne­ra fa­vo­ra­ble, pe­ro la si­tua­ción si­gue sien­do crí­ti­ca. Es­ta se­ma­na el pre­si­den­te del Go­bierno grie­go ha con­se­gui­do su­pe­rar con éxi­to el vo­to de con­fian­za que plan­teó al Par­la­men­to y ha abier­to el ca­mino pa­ra que el con­se­jo de mi­nis­tros for­mu­le la ley de es­tra­te­gia fis­cal y so­cial pa­ra los años 2012-2015 que de­be ser apro­ba­da an­tes del 29 de ju­nio. Es­ta ley con­tie­ne una re­duc­ción de 28.000 mi­llo­nes de eu­ros en gas­to pú­bli­co y pen­sio­nes, y un in­gre­so por pri­va­ti­za­cio­nes de al me­nos 50.000 mi­llo­nes.

Es­te es el re­qui­si­to que la UE y el FMI exi­gen pa­ra po­der en­tre­gar a Gre­cia el quin­to tra­mo de 12.000 mi­llo­nes de eu­ros del pro­gra­ma de res­ca­te apro­ba­do ha­ce más de un año por un to­tal de 110.000 mi­llo­nes de eu­ros y po­der aten­der sus pa­gos más ur­gen­tes. Pe­ro tam­bién es im­pres­cin­di­ble su apro­ba­ción pa­ra la ob­ten­ción de un se­gun­do plan de res­ca­te que por im­por­te de en­tre 90.000 y 120.000 mi­llo­nes los mis­mos or­ga­nis­mos es­tán ela­bo­ran­do.

El ni­vel de deu­da de Gre­cia pue­de ser a fi­na­les del año del 150% o 160% del PIB, no só­lo por­que si­ga au­men­tan­do, so­bre to­do por los ele­va­dos ti­pos de in­te­rés que el mer­ca­do exi­ge, sino tam­bién por la dura con­trac­ción que es­tá su­frien­do el PIB de­bi­do a la drás­ti­ca re­duc­ción el gas­to pú­bli­co.

GA­NAR TIEM­PO

En de­fi­ni­ti­va, se es­tá ga­nan­do tiem­po, pe­ro exis­te el con­sen­so de que la re­es­truc­tu­ra­ción de la deu­da en Gre­cia no es una cues­tión de “si se pro­du­ci­rá o no”, sino de “cuán­do se pro­du­ci­rá”. El pro­ble­ma grie­go tie­ne unas pro­fun­das raí­ces ge­ne­ra­das du­ran­te mu­chos años con in­du­da­ble res­pon­sa­bi­li­dad del pro­pio país, pe­ro tam­bién con ex­ce­si­va com­pla­cen­cia por par­te de las au­to­ri­da­des eco­nó­mi­cas eu­ro­peas y de las ins­ti­tu­cio­nes in­ter­na­cio­na­les co­mu­ni­ta­rias acree­do­res de Gre­cia. Re­sul­ta cuan­to me­nos sim­plis­ta pre­ten­der re­equi­li­brar aho­ra, en ape­nas dos años, una si­tua­ción ge­ne­ra­da du­ran­te un lar­go pe­rio­do de mal fun­cio­na­mien­to. Por lo tan­to, se es­tán ha­cien­do es­fuer­zos en ga­nar tiem­po con el ob­je­ti­vo de ais­lar o te­ner con­tro­la­da la si­tua­ción pa­ra evi­tar el tan te­mi­do con­ta­gio a otros paí­ses de la eu­ro­zo­na co­mo son Por­tu­gal e Ir­lan­da, y po­si­ble­men­te Es­pa­ña en ca­so de que no reali­ce­mos a tiem­po los ajus­tes ne­ce­sa­rios.

Es­tos acon­te­ci­mien­tos en Eu­ro­pa y el re­co­no­ci­mien­to por par­te de la Re­ser­va Fe­de­ral de que la eco­no­mía de Es­ta­dos Uni­dos. es­tá re­gis­tran­do un mo­de­ra­do rit­mo de cre­ci­mien­to, in­fe­rior al es­pe­ra­do, ha­cen que los mer­ca­dos es­tén es­pe­cial­men­te ines­ta­bles y so­bre­rreac­cio­nen en un sen­ti­do o en otro en fun­ción del signo de las úl­ti­mas no­ti­cias. De ahí las am­plias fluc­tua­cio­nes que se es­tán pro­du­cien­do en es­tos úl­ti­mos días en to­dos las bol­sas de los paí­ses desa­rro­lla­dos.

Es muy im­por­tan­te que nues­tro país man­ten­ga el ca­len­da­rio pre­vis­to pa­ra los ajus­tes y re­for­mas com­pro­me­ti­dos, y que el Go­bierno se mues­tre de­ci­di­do a su eje­cu­ción y com­ple­te el pro­ce­so re­for­mis­ta, que en es­tos mo­men-

Los mer­ca­dos es­tán es­pe­cial­men­te ines­ta­bles y so­bre­rreac­cio­nan con las úl­ti­mas no­ti­cias

tos es­tá su­frien­do un re­tra­so in­jus­ti­fi­ca­do. Sin em­bar­go, no pa­re­ce que la ba­se elec­to­ral del ac­tual Go­bierno va­ya a acep­tar más re­for­mas en la lí­nea que nos exi­gen nues­tros so­cios co­mu­ni­ta­rios, por lo que em­pie­zan a sur­gir du­das de que el im­pul­so re­for­ma­dor se va­ya a man­te­ner. En es­te sen­ti­do, cual­quier mues­tra de de­bi­li­dad es des­con­ta­da de ma­ne­ra muy ne­ga­ti­va por el mer­ca­do.

Al res­pec­to, de­be­re­mos va­lo­rar de ma­ne­ra po­si­ti­va el he­cho de que se man­ten­ga la sa­li­da a bol­sa de Ban­kia con el ob­je­ti­vo de co­lo­car has­ta 4.000 mi­llo­nes de eu­ros en ju­lio, del mis­mo mo­do que se va­lo­ró ne­ga­ti­va­men­te que Te­le­fó­ni­ca desis­tie­ra de sa­car a bol­sa su fi­lial Aten­to ale­gan­do el mo­men­to de mer­ca­do en que nos en­con­tra­mos. Tam­bién de­be­re­mos va­lo­rar de ma­ne­ra muy po­si­ti­va pa­ra la eco­no­mía en ge­ne­ral la re­cien­te caí­da del pre­cio del pe­tró­leo de­ri­va­da de la ven­ta de stocks es­tra­té­gi­cos de la Agen­cia In­ter­na­cio­nal de la Ener­gía (AIE) a par­tir del pa­sa­do jue­ves. Con to­do, de­be­ría­mos es­pe­rar la desea­ble es­ta­bi­li­za­ción del Ibex que sen­ta­ra las ba­ses de la con­so­li­da­ción de los 10.000 pun­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.