Va­ca­cio­nes cuan­do el je­fe quie­ra

La ne­go­cia­ción con la em­pre­sa y los com­pa­ñe­ros li­mi­ta la elec­ción de las fe­chas de des­can­so

La Vanguardia - Dinero - - EMPLEO - Nu­ria Pe­láez

El pró­xi­mo fin de se­ma­na mi­les de es­pa­ño­les em­pie­zan el pri­mer gran éxo­do del ve­rano rum­bo a su des­tino de va­ca­cio­nes. Otros mu­chos aún ten­drán que es­pe­rar has­ta agos­to. Es­co­ger las fe­chas de des­can­so no siem­pre res­pon­de a pre­fe­ren­cias per­so­na­les: la elec­ción se ve li­mi­ta­da por las di­rec­tri­ces de la com­pa­ñía y la ne­go­cia­ción con los com­pa­ñe­ros.

En Es­pa­ña, las em­pre­sas pue­den de­ter­mi­nar cuán­do de­ben ha­cer va­ca­cio­nes sus tra­ba­ja­do­res, siem­pre que se cum­plan las cir­cuns­tan­cias re­co­gi­das en el ar­tícu­lo 38 del Es­ta­tu­to de los Tra­ba­ja­do­res. Aquí se es­ta­ble­ce que las va­ca­cio­nes de­ben ser re­tri­bui­das y du­rar un mí­ni­mo de 30 “días na­tu­ra­les”, ya que se ba­sa en las di­rec­tri­ces de la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal del Tra­ba­jo, que con­si­de­ra que las va­ca­cio­nes de­ben dis­fru­tar­se co­mo un pe­rio­do con­ti­nua­do. Sin em­bar­go, mu­chos con­ve­nios sus­ti­tu­yen es­ta ter­mi­no­lo­gía por la de 22 o 23 “días la­bo­ra­bles”, lo cual no sig­ni­fi­ca que pue­dan dis­tri­buir­se de for­ma to­tal­men­te li­bre. Marc Ca­rre­ra, director de Sa­gar­doy Abo­ga­dos en Bar­ce­lo­na, ex­pli­ca que la ju­ris­pru­den­cia ha es­ta­ble­ci­do un ma­tiz im­por­tan­te en es­te sen­ti­do: “El tra­ba­ja­dor de­be ha­cer co­mo mí­ni­mo 15 días se­gui­dos de va­ca­cio­nes y el res­to pue­de re­par­tir­los, pe­ro no se pue­den ato­mi­zar en pe­rio­dos más pe­que­ños”. Mu­chos con­ve­nios sue­len ex­pli­ci­tar có­mo de­ben re­par­tir­se es­tos pe­rio­dos, y así es ha­bi­tual que se obli­gue a ha­cer la mi­tad de las va­ca­cio­nes en ve­rano y re­par­tir el res­to en­tre Na­vi­dad y Se­ma­na San­ta.

Sin em­bar­go, los días de va­ca­cio­nes aca­ban re­gu­lán­do­se se-

La com­pa­ñía tie­ne la obli­ga­ción de pac­tar el ca­len­da­rio la­bo­ral con los tra­ba­ja­do­res o sus re­pre­sen­tan­tes

gún el ca­len­da­rio la­bo­ral, cu­ya or­ga­ni­za­ción co­rres­pon­de a la em­pre­sa, aun­que tie­ne la obli­ga­ción de ne­go­ciar­lo con el tra­ba­ja­dor o sus re­pre­sen­tan­tes. “El em­pre­sa­rio no pue­de de­ci­dir sin pac­to pre­vio cuá­les van a ser las fe­chas de dis­fru­te de las va­ca­cio­nes”, ad­vier­te Marc Ca-

GETTY

La elec­ción de las fe­chas de va­ca­cio­nes se ve li­mi­ta­da por las di­rec­tri­ces de la em­pre­sa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.