Mar­gen pa­ra es­ti­mu­lar

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

No to­do el mun­do pue­de re­cha­zar la fal­sa ló­gi­ca de la aus­te­ri­dad, ad­vier­te Si­mon Wren Le­wis de la Uni­ver­si­dad de Ox­ford. En la pe­ri­fe­ria de la zo­na eu­ro, des­de Es­pa­ña a Ir­lan­da, paí­ses de­fi­ci­ta­rios por la cuen­ta co­rrien­te, en­deu­da­dos en una di­vi­sa que no emi­ten, no tie­nen más re­me­dio que ir por el ca­mino de los ajus­tes pa­ra re­du­cir pre­cios y sa­la­rios. Mien­tras tan­to, pue­den ha­cer lo po­si­ble pa­ra que se re­di­se­ñe la unión mo­ne­ta­ria o in­clu­so ha­cer los pre­pa­ra­ti­vos pa­ra sa­lir. Pe­ro po­co más. Ni tan si­quie­ra eco­no­mis­tas key­ne­sia­nos pue­den en­con­trar una al­ter­na­ti­va a la aus­te­ri­dad en la unión mo­ne­ta­ria tal co­mo se ha di­se­ña­do. En el mis­mo sen­ti­do, Key­nes pre­con­di­cio­nó su re­vo­lu­cio­na­ria al­ter­na­ti­va a la or­to­do­xia –po­lí­ti­cas de ex­pan­sión y crea­ción de em­pleo pa­ra combatir la Gran De­pre­sión en los años trein­ta– a la sa­li­da in­me­dia­ta del pa­trón oro. De ahí el si­len­cio de eco­no­mis­tas co­mo el premio No­bel Joe Sti­glitz –de­cep­cio­nan­te pa­ra sus ad­mi­ra­do­res en la iz­quier­da– cuan­do se tra­ta de ela­bo­rar una al­ter­na­ti­va pa­ra paí­ses co­mo Gre­cia o Es­pa­ña. Es una tra­ge­dia por­que, co­mo ex­pli­ca el FMI, “cuan­do un país no tie­ne la op­ción de es­ti­mu­lar ex­por­ta­cio­nes por la ta­sa de cam­bio y no pue­de usar la política mo­ne­ta­ria de­bi­do a que los ti­pos de re­fe­ren­cia es­tán cer­ca de ce­ro, el im­pac­to ne­ga­ti­vo so­bre el PIB de la con­so­li­da­ción fis­cal es mu­cho más gran­de”.

Por eso, es po­co me­nos que ca­tas­tró­fi­co que los paí­ses que sí se en­deu­dan en su pro­pia di­vi­sa, co­mo Es­ta­dos Uni­dos o el Reino Uni­do, va­yan por el ca­mino de la aus­te­ri­dad pe­se a te­ner eco­no­mías de ba­jo cre­ci­mien­to, ex­ce­so de ca­pa­ci­dad y ele­va­dos ni­ve­les de pa­ro, di­ce Wren Le­wis. Co­mo Paul de Grau­we ha ex­pli­ca­do, el Reino Uni­do, pe­se a sus enor­mes ni­ve­les de en­deu­da­mien­to, no se en­cuen­tra en la tram­pa de Gre­cia y Es­pa­ña. Pe­se a te­ner una deu­da pú­bli­ca 17 pun­tos su­pe­rior a Es­pa­ña –89% fren­te al 72% del PIB– los ti­pos de in­te­rés so­bre el bono bri­tá­ni­co han caí­do a ni­ve­les muy ba­jos. La pri­ma de ries­go bri­tá­ni­ca en re­la­ción con el bund ale­mán es de só­lo 40 pun­tos bá­si­cos. En el ca­so es­pa­ñol es de 400. Es­to se lla­ma mar­gen pa­ra ac­tuar. Lo ló­gi­co se­ría que el Reino Uni­do lo apro­ve­cha­se pa­ra adop­tar po­lí­ti­cas fis­ca­les ex­pan­si­vas a cor­to pla­zo. En cuan­to se lle­ga­ra a ple­na ca­pa­ci­dad se apli­ca­ría el ajus­te fis­cal pa­ra ba­jar la deu­da. Es­te ca­len­da­rio de ex­pan­sión y ajus­te lo ha acon­se­ja­do el ins­ti­tu­to Niers. Pe­ro el nue­vo Go­bierno bri­tá­ni­co ha op­ta­do por la con­trac­ción ex­pan­si­va in­me­dia­ta apro­ve­chan­do la de­pre­cia­ción del 20% de la li­bra fren­te al eu­ro pa­ra in­ten­tar sa­lir (sin mu­cho éxi­to) por la vía de ex­por­ta­cio­nes. Aho­ra, el Reino Uni­do ro­za la re­ce­sión.

Lo que va­le pa­ra el Reino Uni­do va­le tam­bién pa­ra EE.UU.. Pe­se a los la­men­tos del Tea Party res­pec­to a la in­sos­te­ni­ble deu­da fe­de­ral, los ti­pos de in­te­rés so­bre el bono del Te­so­ro es­ta­dou­ni­den­se se si­túan cer­ca del mí­ni­mo his­tó­ri­co, en el 2,6%. En una eco­no­mía que no cre­ce lo su­fi­cien­te co­mo pa­ra ge­ne­rar em­pleo, con ex­ce­so de ca­pa­ci­dad com­pro­ba­do, lo ló­gi­co se­ría es­ti­mu­lar la eco­no­mía me­dian­te el gas­to pú­bli­co y, qui­zás, re­cor­tes tri­bu­ta­rios pa­ra las ren­tas más ba­jas. Pe­ro el ajus­te pac­ta­do en el Con­gre­so ha­ce jus­to lo con­tra­rio. Es­ta vic­to­ria de la aus­te­ri­dad es más ideo­ló­gi­ca que eco­nó­mi­ca, ex­pli­ca Wren Le­wis en un nue­vo in­for­me pa­ra el Na­tio­nal Ins­ti­tu­to Re­view (Les­sons from fai­lu­re, 3 de agos­to del 2011): “La teo­ría ma­cro­eco­nó­mi­ca es bas­tan­te cla­ra”, ex­pli­ca. “Si los ti­pos de in­te­rés es­tán pró­xi­mos a ce­ro, la con­trac­ción fis­cal re­du­ci­rá el PIB y fre­na­rá cual­quier re­cu­pe­ra­ción”. Es­to ha­ce ex­tre­ma­da­men­te di­fí­cil re­du­cir el dé­fi­cit y la deu­da. Pe­ro exis­te un pre­jui­cio ideo­ló­gi­co con­tra la política fis­cal, ad­vier­te, por “pro­fun­dos mo­ti­vos ideo­ló­gi­cos”. Sin esos pre­jui­cios “la re­cu­pe­ra­ción ha­bría si­do bas­tan­te mas rá­pi­da con una me­jo­ra sig­ni­fi­ca­ti­va de bie­nes­tar so­cial”.

En Ale­ma­nia, mu­cho más cer­ca del pleno em­pleo que Es­ta­dos Uni­dos o el Reino Uni­do, hay me­nos mo­ti­vos pa­ra de­fen­der la ex­pan­sión fis­cal. Pe­ro si el nú­cleo eu­ro­peo quie­re apo­yar la pe­ri­fe­ria de­fi­ci­ta­ria, se­ría ló­gi­co que tu­vie­ra en cuen­ta el es­ta­do de la de­man­da y del em­pleo en el res­to de la zo­na, di­ce Hei­ner Flass­beck de la Un­ctad. “Si quie­re sal­var el eu­ro, Ale­ma­nia de­be adop­tar una fuer­te ex­pan­sión fis­cal y ha­cer lo po­si­ble pa­ra su­bir sus sa­la­rios”, aña­de Flass­beck. ba­jo cre­ci­mien­to ya es el te­mor nú­me­ro uno en los mer­ca­dos de deu­da y las agencias de ra­ting. Tras de­di­car­se du­ran­te me­ses a pe­dir re­cor­tes de gas­to y sa­la­rios, Stan­dard & Poor’s aho­ra se mues­tra alar­ma­do por “una se­rie de nue­vas se­ña­les de de­bi­li­dad que ge­ne­ran cues­tio­nes so­bre las ex­pec­ta­ti­vas de cre­ci­mien­to en la zo­na eu­ro”, Bas­ta con ver el es­ta­do de las eco­no­mías pe­ri­fé­ri­cas tras año y me­dio de ajus­tes pa­ra en­ten­der el pro­ble­ma. Gre­cia ha per­di­do más del 10% del PIB en dos años y si­gue ca­yen­do. Por­tu­gal per­de­rá 5 pun­tos de PIB es­te año y el pró­xi­mo. Ir­lan­da só­lo cre­ce­rá un 0,75% es­te año tras una caí­da del PIB del 20% des­de el 2009. Es­pa­ña e Ita­lia se es­tan­can; cre­cie­ron un ra­quí­ti­co 0,2 y 0,3%, res­pec­ti­va­men­te, en el se­gun­do tri­mes­tre.

Al otro la­do del Atlán­ti­co, mien­tras los fun­da­men­ta­lis­tas fis­ca­les de Tea Party afilan sus pro­pios cu­chi­llos, cre­cen los in­di­cios de es­tan­ca­mien­to en la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se tras des­cen­sos de la pro­duc­ción in­dus­trial y la con­fian­za del con­su­mi­dor. Aun­que el em­pleo se man­tie­ne, en un mo­men­to de desapa­lan­ca­mien­to en­dé­mi­co que mer­ma tan­to el con­su­mo co­mo la in­ver­sión, no hay ex­pec­ta­ti­vas de cre­ci­mien­to ro­bus­to en EE.UU. “El ries­go de dou­ble dip no es el es­ce­na­rio más pro­ba­ble, pe­ro el cre­ci­mien­to se-

Fa­cha­da de la Cá­ma­ra de Comercio de Was­hing­ton el vier­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.